// Archivos del autor/a

Libardo Sánchez Gómez

Libardo Sánchez Gómez ha escrito 4 entradas por Stolpkin.net

El “ternurismo” de las FARC-EP

Por: Libardo Sánchez Gómez

La “paz”, vacía de cualquier contenido social, que, aún, se discute entre las FARC y el Gobierno de Juan Manuel Santos y que está ad portas de concretarse en la “mesa de sometimiento” en La Habana, nació como un anzuelo, para apuntalar su reelección, así lo entendió todo el mundo menos las FARC quienes lo mordieron y quedaron enganchadas para siempre.

El punto final de la lucha armada que se avizora en la “mesa de sometimiento” de La Habana (¿victoria, derrota, cansancio?) por parte de las guerrillas colombinas, por ahora de las FARC, el ELN está haciendo fila para entrar al proceso, tiene y tendrá en el futuro mediano múltiples explicaciones o interpretaciones las cuales son difíciles de precisar, por lo tanto no son objeto de este escrito. Pero en cambio sí es dable pasar la vista de reojo sobre los desarrollos y, probables, resultados de dichas conversaciones entre FARC - Gobierno. ¿“Mesa de sometimiento”? La plena aceptación por parte de los insurgentes de las líneas rojas trazadas por la oligarquía así lo indica; da la impresión que las FARC-EP actúan con afán y como si hubiesen sido derrotados en el campo de batalla. De las posiciones altivas iniciales de los rebeldes ya no quedan sino ecos inaudibles. Sus líneas rojas, una tras otra, han sido borradas y reemplazadas por los infranqueables muros rojos del Gobierno. Comenzaron aceptando que ellos no son ni han sido víctimas del régimen inhumano y criminal sino crueles victimarios. Así mismo, del “no pagaremos un solo día de cárcel” pasaron a negociar algún cómo y cuándo someterse a los caprichos jurídicos de la burguesía. Y el grito de “tierra para el que la trabaja” quedó atrapado en una de las tantas “salvedades”, línea roja no negociable por parte de la oligarquía agraria.

¿Todo está perdido?

Por: Libardo Sánchez Gómez

Parece  que para las grandes mayorías todo está perdido, pues no hay la mínima posibilidad en el horizonte cercano que  puedan acceder al  disfrute de un techo propio, a gozar de salud y educación, pues  se volvió normal que los bienes, de por sí escasos, estén en manos de unos pocos; el 1% de los habitantes de la tierra se han apropiado de bienes, servicios, mente y conciencia del 99% de los humanos.

[Colombia] Conversaciones en La Habana, ¿diálogo de sordos e inútil?

Por: Libardo Sánchez Gómez

Si algo dejado claro el “inexistente” Paro Agrario Nacional es que el modelo económico capitalista en su máxima expresión, el neoliberalismo, ha colapsado, y no sólo en Colombia sino a nivel global.

Ha quedado evidenciado que se necesita una transformación social y económica urgente. Y se ha hecho evidente que la solución de la problemática campesina y minera pasa por una democratización de la tenencia de la tierra, concentrada en un puñado de latifundios improductivos y/o en manos de empresas transnacionales dedicadas a producir vegetales destinados a la generación de biocombustibles, nada que ver con la seguridad alimentaria de la población en general. Los campesinos dedicados a sembrar papa y criar vacas de leche son víctimas de la pérdida de la soberanía nacional, expresada en la ocupación de facto por parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos (bases militares) lo que le ha permitido imponer un Tratado de Libre Comercio fabricado a su medida.

[Colombia] Santos reta la razón, ¿No tiene la solución al Paro?

Por: Libardo Sánchez Gómez

El viernes 23 de agosto de 2013 los productores de leche, los paperos, mineros y transportadores de la provincia del Valle de Ubaté, establecieron un punto de inflexión en las luchas populares por los cambios con justicia social del modelo capitalista de corte neoliberal, y que tiene sumida en la miseria a millones de colombianos. Las últimas medidas económicas del gobierno de turno, en cabeza de J. J Santos, acabaron con las fuentes de subsistencia de la de los habitantes de una de las regiones más prósperas de Colombia, la Provincia de Ubaté; por cierto, abundante en riquezas minerales, principalmente carbón, el cual desde principios del siglo pasado ha venido siendo explotado de manera tradicional, ocupando el 90% de la mano de obra no calificada y moviendo el 70% de la economía. Las tierras de los valles y partes altas están entre las más feraces y costosas del país. La ganadería está altamente tecnificada; el mejoramiento genético ha hecho que se obtengan niveles de producción de leche similares a los obtenidos en países desarrollados, razón por la cual se le considera la capital lechera de Colombia.