// Archivos del autor/a

Alexandra Nariño

Alexandra Nariño ha escrito 2 entradas por Stolpkin.net

Re-humanizar a la insurgencia

Por: Alexandra Nariño

La deshumanización y deslegitimación del enemigo en tiempos de guerra es una práctica de vieja data, usada para justificar abusos, maltratos y, en últimas, su exterminio. Lo hicieron los nazis con los judíos, los homosexuales y los gitanos, que eran calificados como Untermenschen (hombres inferiores); lo hicieron los españoles con los indígenas en la época de la Conquista; lo hicieron los hutus con los tutsis en Ruanda y los serbios con los musulmanes bosnios en la antigua Yugoslavia.

En un conflicto tan largo como el colombiano, hay varias generaciones que han interiorizado la deshumanización de los insurgentes como parte de la guerra psicológica de las élites y sus medios de comunicación. En primer lugar, han tratado de convencer a los ciudadanos “de bien” de que los guerrilleros y guerrilleras somos personas antisociales, seres totalmente extraños y ajenos a la sociedad.

[Colombia] La Fábrica de las Mentiras

Por: Tanja Nijmeijer

En los tiempos actuales, los medios de comunicación han adquirido un papel preponderante, como elemento de control del “rebaño desconcertado”. Este término fue utilizado por primera vez por Walter Lippmann, un influyente analista político estadounidense, para referirse a la gente del común. Según él, la democracia moderna consiste en dos grupos de personas: un grupo de personas inteligentes, que controlan y manejan la sociedad y los mercados; son los que piensan y los que entienden. Es un grupo minúsculo. El otro grupo, la gran mayoría, es el grupo de los espectadores, quienes –como vivimos en una Democracia- tienen cada cuanto el derecho a elegir quién les va a gobernar, pero el resto del tiempo deben convertirse en espectadores y estarse callados. Hay que controlarlos. Porque, como dijo Lippmann:”Cuando el rebaño desconcertado brama y pisotea, hay que tenerle miedo”. ¿Y cómo lo controlamos? A través del llamado ´cuarto poder´: los medios de comunicación.

Para los revolucionarios es de vital importancia darnos cuenta de la manipulación mediática a la que estamos sometidos, día tras día, en este país. En todos los países del mundo se encuentra una cierta dosis de manipulación de los medios masivos de comunicación; a través de la elección de las noticias que se emiten (Qué se transmite y qué no? Quién las escoge? Con qué fin?) y, de forma más directa, a través de eslóganes, propagandas que incitan al consumismo, películas con mensajes subliminales, etc.