// Archivos del autor/a

José Ignacio Torreblanca

José Ignacio Torreblanca es Profesor Titular en el Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la la Universidad Nacional de Educación a Distancia y Doctor Miembro del Instituto Juan March de Estudios e Investigaciones. Ha sido becario del Programa Fulbright Unión Europea-Estados Unidos, Profesor en la George Washington University en Washington D.C. así como investigador en el Instituto Universitario Europeo de Florencia.

Desde 2004 hasta 2007 fue Investigador Principal, Área Europa, en el Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales. En la actualidad es Investigador Principal y Director de la Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (European Council on Foreign Relations, ECFR)

Es también miembro del Consejo Editorial de la revista "Foreign Policy en español", del Consejo Asesor del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas y Editor Asociado de la bitácora BlogEuropa. Desde junio de 2008 escribe todos los viernes una columna sobre relaciones internacionales y política exterior en el diario El País.

Es autor de varios libros, capítulos en libros y artículos en revistas acerca del proceso de toma de decisiones en la Unión Europea, la política de ampliación de la Unión y la política europea de España. Entre ellos destacan: "The Reuniting of Europe: promises, negotiations and compromises" (Asghate, 2001); "La europeización de la política exterior española" (en Closa, ed. Istmo 2001) y "Consecuencias de la ampliación al Este para España: aspectos políticos e institucionales" (en Hay, FRIDE-Siddharta 2003). Ha publicado también en West European Politics, European Integration Online Papers, Papeles de Economía Española, Foreign Policy en Español, Politique Européenne, Política Exterior y la Revista Española de Ciencia Política.

José Ignacio Torreblanca ha escrito 1 entrada por Stolpkin.net

Cinco razones por las que Europa se resquebraja

Por: José Ignacio Torreblanca

Dinamarca reintroduce los controles fronterizos con la excusa de una criminalidad inexistente. Con ello, el país que fue un modelo de democracia, tolerancia y justicia social se sitúa en la avanzadilla de la rendición europea ante el miedo y la xenofobia. Grecia lleva más de un año al borde del precipicio sin que parezca que haya muchos Gobiernos que lamentaran su eventual salida de la zona euro; algunos incluso azuzan secretamente a los mercados contra Atenas. Finlandia se resiste hasta el último minuto, a la zaga de Eslovaquia, a financiar el rescate de Portugal. Francia e Italia aprovechan la crisis tunecina para, en periodo electoral, limitar la libertad de circulación dentro de la Unión Europea. Y qué decir de Alemania, que no contenta con gestionar la crisis del euro a golpe de elecciones regionales, rompe filas con Francia y Reino Unido en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se desentiende de la crisis libia y revienta diez años de política de seguridad europea.

Con el futuro del euro en entredicho y el mundo árabe en erupción, los líderes europeos gobiernan a golpe de encuestas y procesos electorales, aferrándose al poder por cualquier vía, aunque para ello tengan que deshacer la Europa que tanto tiempo y sacrificios ha costado construir. Pocas veces el proyecto europeo ha estado tan en entredicho y sus vergüenzas tan públicamente expuestas. Pareciera que en esta Europa de hoy, tener un gran partido xenófobo fuera obligado. El hecho es que Europa se resquebraja. De no mediar un cambio radical, el proceso de integración podría colapsarse, dejando en el aire el futuro de Europa como entidad económica y políticamente relevante.