// Archivos del autor/a

Rodrigo Vélez

Rodrigo Vélez ha escrito 1 entrada por Stolpkin.net

Miguel Enríquez: Donde mora la alta pupila del fusil, mirando lejos

Por: Rodrigo Vélez

Miles de jóvenes latinoamericanos abrazan desde temprano las ideas revolucionarias. Muchos de ellos canalizan sus inquietudes políticas por medio de una militancia orgánica y por medio de un intenso trabajo social. Allí por lo general, esta su escuela fundamental donde desarrollan su conciencia de clase. Otros, los menos, llegan a la idea de revolución, por medio de lecturas de algunos de los clásicos del marxismo, u otros textos de teoría. Todos por lo general aspiran a contribuir en distinta medida con la consecución de un mundo mejor para los explotados.

Algunos de nuestros jóvenes entienden como una contradicción la práctica política militante y un fuerte trabajo en torno a la teoría. Más allá de los lugares comunes, que nos hablan de lo necesario de la teoría para desarrollar el trabajo práctico, vemos como muchas veces estos dos elementos marchan por caminos separados. No son pocos los jóvenes que se concentran en uno u otro de los elementos mencionados produciéndose en la práctica la contradicción de la que hablamos.

Pero lo que se da en realidad muy pocas veces, es que una muchacha o un muchacho, animado por una sensibilidad social y comprometido con su clase, tome la teoría revolucionaria, la someta a una fuerte crítica en relación con la práctica y la desarrolle al calor de implementar una nueva herramienta política para la clase obrera que responda a los desafíos de su tiempo histórico.

Uno de esos jóvenes se llamaba Miguel Enríquez, el genial conductor revolucionario chileno. A este revolucionario lo podemos situar en lo más alto del desarrollo de un original marxismo latinoamericano. Miguel vivió la lucha revolucionaria de su pueblo como un joven rebelde. No solamente por su corta edad sino además por su mente abierta y su desafío de las jerarquías establecidas en la derecha y también en la izquierda.