// Archivos del autor/a

José Blanco

José Blanco ha escrito 4 entradas por Stolpkin.net

"No le tengo confianza"

Por: José Blanco

Así resumió Nicolás Madurolas palabras que dirigió a Barack Obama en Panamá. Fue Maduro quien lo dijo, pero fue también, con seguridad, el sentimiento de la mayor parte de quienes acudieron a esa reunión, donde el presidente estadunidense adoptó el papel de una especie de mamá de estos polluelillos tropicales, frágiles, incapaces de entender qué es innovación y productividad y de dar de comer y educar a su población, que se han pasado la vida peleando y bailando, cuyas élites “son incapaces de comprender” que los derechos humanos son para todos, y que tampoco entienden las más mínimas reglas de la democracia. ¿La democracia gringa del gran dinero sí las comprende?

¿Qué pasó con los BRICS?

Por: José Blanco

Goldman Sachs, que fue uno de los bancos de inversión y valores más grandes del mundo, argumentó en su momento que el potencial económico de Brasil, Rusia, India y China era tal, que era muy probable que se convirtieran en las cuatro economías dominantes del mundo: fue una tesis propuesta por Jim O’Neill, economista del banco, en un ensayo titulado Building better global economic BRICs (2001). El terminajo fue adoptado por académicos y analistas, pues parecía resumir unos rasgos comunes: es un grupo de países muy poblados con economías ascendentes, clase media en expansión acelerada, crecimiento superior a la media global mundial, y una notable resistencia a la crisis financiera que se había dado inicio a fines de 2007.

Lo notorio no es que académicos y analistas hayan adoptado sin más la tesis de O’Neill, sino que los propios países incluidos en el acrónimo de marras, hayan oído esa cuasi solitaria voz proveniente de un banco gringo, para convertirla en un eje de su actuar inmediato, y constituirse en "somos el polo dominante del futuro". Hasta ahí puede llegar una voz del país dominante del planeta.

El mundo de la economía global del presente, como estamos viendo, se mueve agitadamente sin cesar, provocando cambios acelerados y continuos, y probablemente la tesis de O’Neill (y de los aludidos) era por lo menos apresurada.

Monstruosas sanguijuelas

Por: José Blanco

Es muy difícil creer que los gobernantes y partidos políticos del mundo desarrollado no entiendan los mecanismos a través de los cuales los grandes financieros del mundo avanzan tragándose bancos menores, derribando países y avanzando, apropiándose hasta ahora de riquezas inimaginables, sin pudor ni escrúpulo ninguno, llevando al límite del hambre a millones de seres humanos que no tienen cómo defenderse.

A la vista de quien quiera verlo, como hemos dicho en este espacio, la economía financiera se ha engullido enteramente a la política-política, al grado de humillarla haciéndola lamer el piso. O bien, el segmento mayor de la política y de los estados es un cómplice vil del perverso desenfreno de banqueros, agencias calificadoras y especuladores. Está el mundo absolutamente a su merced, y todos quienes operan el poder constituido, no quieren sino salvar a los amos del dinero.

Obama y su reforma financiera

Por: José Blanco

Obama probablemente comprende que la reforma financiera de Estados Unidos no puede ser una reforma nacional. La reforma del sistema financiero estadunidense es la reforma del sistema financiero mundial. Los "acuerdos" de Bretton Woods, hegemonizados por ese país en 1945, parecen estar llegando a su fin. Termina con ello la era del dólar. Pero nadie puede saber cuándo ocurrirá su inhumación, porque hablamos de tiempos históricos.

Acaso la era del dólar comenzó su declinación en 1971, cuando Nixon decidió desvincular el oro del dólar y desconocer así, apoyado en su fuerza militar y económica, las reglas establecidas en 1945.