// Archivos del autor/a

Rubén Kotler

Historiador, periodista y activista argentino de Tucumán, donde nació en 1974. Ese judío antisionista escribió su tesis de licenciatura en la Universidad de Tucumán sobre Los Movimientos sociales: Formas de Resistencia a la dictadura. Madres de Detenidos – Desaparecidos de Tucumán y su tesis de doctorado en la Universidad de Salamanca sobre Pasado y Presente de los Derechos Humanos. Además es docente de historia y idioma hebreos.

http://rubenkotler.com.ar/

Rubén Kotler ha escrito 4 entradas por Stolpkin.net

Enviar un mensaje

Villa Quinteros se rebela: El Tucumanazo del ‘69 y la lucha contra el cierre de los ingenios*

Por: Rubén Kotler

“¡Silvia tuvo un varón! ¡Silvia tuvo un varón!”. El grito rebotó en el comedor enorme y saltó por encima de los petardos que estallaban para saludar a la Virgen de la Reducción, ese domingo 27 de abril, en Villa Quinteros, a 70 kilómetros de San Miguel de Tucumán”[1]

Introducción

Mientras el 29 de mayo de 2009 se llevaban a cabo todo tipo de celebraciones y actos de homenajes por los 40 años del Cordobazo, casi nadie recordaba que paralelo al Cordobazo otros movimientos que valieron ser denominados AZOS marcaban el camino de la protesta en Argentina. Uno de esos AZOS es sin lugar a dudas el primer “El Tucumanazo” o mejor dicho, los Tucumanazos, que desde 1969 hasta 1972 sacudieron los cimientos políticos de la provincia de Tucumán. No reconocer estos movimientos con sus particularidades o anclajes y la importancia que tuvieron en el devenir político de la entonces dictadura encarnada en la autoproclamada Revolución Argentina, es no comprender, en primer lugar, la magnitud de los fenómenos acaecidos en el norte, en segundo lugar es faltar a la historia pretender solapar los otros AZOS detrás del Cordobazo, como si hubieran sido mera imitaciones de aquel.

El arte de denuncia como víctima de la difamación del sionismo mundial

Por: Rubén Kotler

“En los últimos años, dada la escasa oferta de antisemitismo, se ha declarado una enconada rivalidad entre las principales organizaciones judías “defensivas”; en particular la LAD y el Centro Simon Wiesenthal. Cuando se trata de recaudar fondos, las supuestas amenazas contra Israel cumplen una función similar”.[1]

En el mes de noviembre el Centro norteamericano Simon Wiesenthal (CSW) elaboró un listado de los principales “antisemitas” del mundo y lo difundió en su sitio al mejor estilo de los criminales buscados del lejano oeste, propio de las películas del western. En el tercer lugar de ese listado y subido al podio de los principales antisemitas de fama mundial, el Centro Wiesenthal ubicó al gran caricaturista brasilero Carlos Latuff.[2]

Quienes seguimos hace años a Latuff y conocemos sus caricaturas, no podemos más que repudiar este vil intento de difamación de una organización, reconocida internacionalmente, alineada con un país cuyo pasado y presente bélico pone permanentemente en peligro a la paz mundial[3] y que lleva adelante, desde su nacimiento, una limpieza étnica de su población nativa.

El pseudo progresismo argentino llora a Kirchner, un continuador del modelo

Por: Rubén Kotler

Las reflexiones que siguen están dedicadas a mis amigos kirchneristas, convencidos ellos que nos deja un “revolucionario luchador por su patria”. Sé que caerán antipáticos algunos conceptos, pero creo que así como tenemos la libertad de expresar nuestras ideas, tenemos la obligación de denunciar el modelo, modelo, que mal que le pese a mis amigos kirchneristas, sigue generando desigualdad social, pobreza y marginalidad.

No hay medias tintas a la hora de definir un proyecto político. No existe un capitalismo con rostro humano, como no existe modelo alternativo que solo se defina como tal en lo discursivo. La muerte del ex presidente Néstor Kirchner debe servirnos entonces para repensar una cantidad de cuestiones que los intelectuales orgánicos que lo acompañan no están dispuestos a pensar, simplemente porque viven y comen del modelo.

En los siete años que lleva el kirchnerismo en el poder no ha cambiado el modelo económico sostenido en este país desde 1966 a la fecha. Hay que decir sin eufemismos y llamando a las cosas por su nombre, que el modelo de producción capitalista sigue dominando en las estructuras sociales, económicas, políticas y culturales de nuestro país. Creo que quienes afirman lo contrario no entienden cómo funcionan determinadas relaciones, pero además se niegan a mirar los datos de la realidad con la suficiente inteligencia para ver que poco y nada ha cambiado respecto al tan cuestionado modelo de los años 90. Y simplemente no ha cambiado porque el extinto ex presidente Kirchner es hijo de aquel modelo.

No ha sido un acto pirático, ha sido un acto de genocidio

Por: Rubén Kotler

Mucho se ha hablado y mucho se ha escrito desde que Israel invadiera las aguas internacionales del mar Mediterráneo para abordar de manera criminal y salvaje a la “Flotilla Libertad” e impedir, a sangre y fuego, que ésta llegara a la Gaza bloqueada con la ayuda humanitaria. Todo el mundo se ha apresurado a emitir opinión y a procurar echar luz sobre tanta oscuridad. Desde medios incluso “amigos” de Israel se ha cuestionado con cierta dureza el criminal ataque y el asesinato de un hasta ahora indeterminado número de militantes sociales y humanitarios. Sin embargo ha quedado la idea en el mundo que se trató de un acto pirático en el que los “piratas israelíes” abordaron un buque en altamar y asaltaron a sus ocupantes. El hecho, desde mi percepción, es mucho más grave y atendiendo al derecho internacional, debe ser inscrito en el marco de un genocidio planificado y ejecutado por mandos civiles y militares.