// está leyendo...

Análisis de interés

Mientras acrecienta crisis económica en EEUU hay cambio geoestratégico en el Índico por desestabilización de Pakistán

Por: Enrique Muñoz Gamarra

Se agrieta, cada vez más, el poder de Occidente. Los índices son los siguientes: primero, es persistente la política terrorista del eje en el Mediterráneo, que en el caso libio, sus maniobras desde el G-8 (26 y 27 de mayo de 2011 en Deauville, Francia) han involucrado a Rusia en el desembarco de Gadafi de Libia (1). Segundo, sigue recrudeciéndose el conflicto monetario EEUU-China pero lo principal aquí es que el sistema financiero estaría acercándose a un importante Crack en estos meses (segundo semestre de 2011 para GEAB). Tercero, hay una re-configuración muy importante de geoestrategia en el Índico que avanza en un sentido favorable a los BRICS y la OCS, situación que fue clarificada, tras el super show mediático de la supuesta muerte de su agente Bin Laden en territorio pakistaní (Abbottabad, ciudad situada en la provincia de Khyber Pakhtnkhwa) que desestabilizó y empieza a romper, prácticamente, sus antiguos acuerdos político-militares con este país.

Veamos esto:

Persistente política terrorista del Eje en el Mediterráneo

Partimos del hecho que Asia Central es una región absolutamente geoestratégica para EEUU. Sobre esto algo dije en un artículo anterior: es preciso señalar que Asia Central, antes y después de la desintegración de la ex Unión soviética, ha sido y es una región muy importante para el control del mundo. Su ubicación geográfica en el centro mismo de las regiones más importantes que aspiran al control del mundo como son, por el este, China e India, por el norte, Rusia y, por el lado occidental, la Unión Europea, y que junto a los invalorables recursos energéticos (petróleo y gas natural) que guarda en sus entrañas la convierte en una región demasiado importante para Occidente. Tal vez por eso Zbigniew Brzezinski haya dicho: “Quien controla Asia Central incluyendo Afganistán controla Eurasia y por consiguiente el mundo”. Es bueno tomar nota de estas reflexiones.

Sin embargo tras la gran crisis hay una nueva situación. En efecto, los nuevos vientos geo-económicos en Eurasia y el norte de África, tras 2007 (inicio de la gran crisis económica mundial), han venido orientándose al impulso de nuevos acuerdos estratégicos que en algunos casos abarcaría un buen número de países (casi regiones enteras) como las que se estarían hilvanándose en torno al petróleo y gas y, donde habría una participación muy importante de China y Rusia (primer productor mundial de gas). Algunos de estos acuerdos estratégicos serían: Irán-OCS, Turquía-Rusia (se dice que últimamente hay acercamiento de ambos países), Libia-países emergentes (algo sobre esto empieza a relucir en las últimas notas de las prensas internacionales: Gadafi habría prometido a empresas rusa, china e hindú mayores concesiones petroleras en detrimento de las transnacionales occidentales), Francia-Alemania, incluso acuerdo Italia-Rusia (Wikileaks habla algo sobre esto: “Berlusconi es socio de los jerarcas rusos”.). Y, hace unos días, exactamente, el 23 de mayo de 2011, la Cumbre China, Japón y Corea del Sur hace pensar mayores acercamientos comerciales entre estos países.

Terror en el mediterráneo. El asunto ha venido desarrollándose de esta forma: primero, guerra de baja intensidad y, luego, abierta intervención armada con armamentos de gran potencia destructiva. Se inició el 17 de diciembre de 2010 con la inmolación de Mohamed Bouazizi en Túnez donde el presidente Ben alí finalmente cayó. Luego se pasó a Egipto en la que también sucumbió el presidente Mubarack. Fue una cadena de guerras de baja intensidad donde fue activado ese ejército paramilitar que tiene bajo cubierta y a su disposición los EEUU en casi todas las regiones del mundo y donde lo principal eran esas bandas paramilitares. Pero el asunto en Libia y Siria no es como en Egipto y Túnez, sobre todo, en Siria. Es posible que golpee en Libia, la “balcanice”, incluso comprometa a Rusia para desaforar a Gadafi, pero, de hecho, no lo hará en Siria, allí las fuerzas se medirán como debe ser, pues, Rusia, y tras él, China impedirán tal situación. Lo han dicho. China: “China se opone a la intervención extranjera en Siria”, agregando además: “El futuro de Siria debe ser decidido por su pueblo” (2). También Rusia, en este caso (sirio), ha sido insistente, no olvidemos que allí está una base militar suya en el puerto de Tartus.

Por otro lado la piratería occidental contra Libia es muy descarada. Occidente no cesa en apropiarse los recursos financieros de Libia que se dice son aproximadamente de 160,000 millones dólares en inversiones en Europa. Sólo el banco británico HSBC tendría en su poder unos 25,000 millones de euros. Ahora todo ese capital estaría siendo transferido a las bandas paramilitares hoy establecidas en Bengasi armados y dirigidos por el Pentágono. El petróleo libio ya empieza a correr a chorros para llenar los bolsillos de las transnacionales occidentales. Bengasi ahora está casi reconocida. Hasta allí han ido apresurados EEUU y la UE. La furia de la OTAN y las fuerzas del eje por asesinar a Gadafi y golpear aún más los puntos estratégicos de Trípoli (hospitales, colegios, universidades, mercados, etc.) son extremadamente letales, incluso, desde hace unos días el bombardeo es durante el día.

El G-8 sigue siendo un importante bastión de la reacción mundial. Es de conocimiento público que cualquier evento de magnitud en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas era antecedido por sendas reuniones en el Club Bilderberg, después, en el G.7 (ahora ya sin nada de legitimidad) y, finalmente, en el G-8 (entretejida para engalanar la postura rusa). Esa fue la regla en los últimos tiempos en materia de imposición mundial. Sin embargo en los últimos años, tras la gran crisis, el G-8 también perdió legitimidad y fue desplazado por el G-20 en el 2008.

Sin embargo, los últimos acontecimientos mundiales, sobre todo, referentes al caso Libia muestran que este G-8 es aún útil a las potencias occidentales. EEUU se ha valido de sus reuniones para engatusar a Rusia, indisponiéndolo, incluso, con sus propios aliados en la OCS. Realmente es preocupante el compromiso adquirido por Rusia en el G-8, según se dice, para “mediar en la salida de Muammar Gadafi del gobierno de Libia” (3). Moscú ha dicho que Gadafi “ha perdido toda legitimidad” (4). Y, aún más claro fue el presidente ruso Dmitri Medvedev, que en una rueda de prensa al cierre de la última Cumbre del G-8 en Francia, anunció que no recibirá a Gadafi en el Kremlin (5).

Pero, aún así, el conflicto estratégico EEUU-Rusia es muy agudo, sobre todo, tras el último acuerdo alcanzado entre el Presidente estadounidense Barack Obama y el primer ministro polaco, Donald Tusk, en la instalación de una base militar aérea estadounidense en Polonia que empezará a funcionar a partir de 2013 (6). Además es de conocimiento público que EEUU ya tiene instalado una base de misiles en este país. Tal vez por eso, el embajador de Rusia ante la OTAN, Dmitri Rogozin, habría señalado que Rusia consideraba el armamento estratégico nuclear el mejor garante de seguridad (7), advirtiendo, además, que este país podría abandonar el tratado de desarme nuclear (START) si EEUU continuaba desplegando elementos de su escudo antimisiles en Europa.

Recrudece guerra económica EEUU-China, mientras economía mundial marcha a un gran Crack

El conflicto económico entre EEUU y China es persistente. Las notas frescas son las siguientes: hay protesta de China contra sanciones a empresas chinas por parte de EEUU que los acusa de suministrar artículos y tecnologías a Irán y Siria que podrían ser utilizados en la fabricación de armas de destrucción masiva (8). De igual modo China exige a los EEUU respete la voluntad de los países africanos a la hora de concretar sus acuerdos y cooperación con inversionistas extranjeros (9).

Por otra parte EEUU ingresa a una honda fase depresiva. Sobre esto hay conmoción en la sociedad estadounidense a raíz de las declaraciones del ex presidente Bill Clinton (25 de mayo de 2011 en la influyente Fundación Peter G Peterson”) que alertó sobre las consecuencias de las brechas presupuestales. Por lo demás EEUU ya sobrepasó el nivel record de deuda permitido de 14.3 billones de dólares. Además las cifras son muy desalentadoras para EEUU que indican que hay una importante reducción del consumo en un orden de los 30% muy grave en una sociedad caracterizada, justamente, por el consumismo (10). Mientras tanto el Secretario de Defensa estadounidense ha pedido expresamente al Congreso estadounidense que no se recorte el gasto militar.

Y, en una época así, es aún más preocupante la situación de la UE. Ahora las agencias de rating o calificadoras de riesgo están en gran movimiento. La agencia calificadora FICH, el 23 de mayo de este año, ha dispuesto a la baja, de estable a negativa, a Bélgica. El Diario “De Standaard” ha dicho lo siguiente: “La crisis política continua amenazando la credibilidad del país” (11). También Italia ha sido observada por Standard Poor’s que redujo sus perspectivas de deuda el 20 de mayo de 2011 (12).

Finalmente tras el escándalo de Strauss Kahn en la dirección del lánguido FMI, últimamente en proceso de una importante descapitalización por haberse convertido en un nato vendedor de oro, China y los países emergentes han pedido una selección, del nuevo jefe de este organismo, a través de consultas democráticas y de acuerdo a las nuevas condiciones de la economía mundial.

Entonces, la ruptura del acuerdo estratégico en economía entre EEUU y China, empieza a mostrar sus consecuencias. Está demasiado claro que China empieza a observar el mundo desde la perspectiva de una potencia en ascenso.

Desestabilización de Pakistán cambia geoestrategia en el Índico que repercute, incluso, en la geoestrategia mundial

La historia corrió más o menos así:

Primero, en 1947 India y Pakistán (que en ese momento eran un solo país) logran independizarse del dominio británico dirigidos por Mohandes K. Gandhi (Mahatma). Pero la labor divisionista de las fuerzas colonialistas británicas, comprometidas en una extensa manipulación ideológica desde el flanco religioso, llevó a partir de esos mismos momentos a la ruptura y a la división territorial por el que emergió Pakistán como un país soberano. Y, a partir de ahí, la historia de ambos países estuvo signada por cuatro guerras: 1947, 1965, 1971 y 1974. Incluso, India tuvo un conflicto armado con China en 1962.

Luego las décadas de los cincuenta, sesenta, setenta y ochenta del siglo XX indican el periodo de la bi-polaridad. EEUU y la ex Unión Soviética estuvieron en la cumbre del poder mundial. Pero, eso sí, hubo fuertes contradicciones ideológicas entre la ex Unión Soviética y China. India fue un país líder de los “países no alineados” y cercano a la ex Unión Soviética. En cambio Pakistán estuvo muy cerca de los EEUU y China.

Entonces, ciertamente, las contradicciones entre estos dos países (India y Pakistán) han sido históricas. Pero se entiende que el mundo no es estacionario, por el contrario, es cambiante e indetenible, y las consecuencias inmediatas son los cambios no sólo en la estructura de estos países, sino, fundamentalmente, en la estructura mundial. En efecto, después del ingreso del sistema capitalista a su ciclo largo de contracción en 1973 y, sobre todo, tras la nueva configuración de los poderes mundiales en 2001 con la aparición del conglomerado de Shangai al empuje de los países emergentes, India y Pakistán se vieron alineados en este conglomerado y, en este momento, son miembros observadores y con cargo a ser admitidos como miembros plenos en la próxima cumbre de esta organización a realizarse el 15 de junio de 2011 en Astana (Kazajstán).

Sin embargo la gran crisis que azota el mundo capitalista actual es muy intensa que agudizó muy fuertemente las contradicciones inter-imperialistas. China es un país con un gran desarrollo económico que ha sobrepasado a Japón y ahora se apresta a superar a los EEUU. Los análisis indican nuevas re-configuraciones de poderes regionales que erosionan el poder de los EEUU.

Entonces el dilema estadounidense actual es como contener el avance Chino. Desde algún tiempo EEUU ha estado observando a India como un alfil suyo. Al parecer ha firmado contratos armamentísticos muy importante con este país, se dice, incluso, que habría desplazado a su máximo e histórico proveedor de armas que es Rusia.

En este contexto ocurren los siguientes hechos: primero, la guerra de baja intensidad en el norte de África y los países árabes y luego la intervención armada en Libia, junto con las amenazas de intervención en Siria, por parte del eje, encabezado, en este caso, por los EEUU. Segundo, el show mediático en torno a la supuesta muerte de Bin Laden en territorio pakistaní (abbottabad) que ha creado una sensación de debilidad y desprestigio al gobierno pakistaní. Y, tercero, los rumores que hizo circular Henry Kissinger sobre un supuesto conflicto armado entre India y Pakistán para desestabilizar a los países del BRICS y la OCS.

Y, la respuesta de estos países miembros de la OCS no se hizo esperar. En primer lugar India ha respondido desechando la compra de aviones de combate de EEUU y de Rusia que se había establecido en los mercados tal vez en procura de mantener su neutralidad y asegurar su ingreso como miembro pleno a la OCS (13). Por su parte Pakistán, en medio del conflicto interno, ha cerrado el importante paso de Khyber que abastece el 80% de los suministros en material de guerra a las tropas estadounidenses estacionadas en Afganistán. China también ha respondido, y no podía esperarse otra cosa, con la voz de su primer ministro, Wen Jiabao, en pleno diálogo estratégico económico sostenido con EEUU los días 09 y 10 de Mayo en Washington e informada por el periódico The News, en el sentido de que “Cualquier ataque contra Pakistán es un ataque contra China”, en sí, una respuesta muy clara (14).

Pero lo cierto es que esta acción ha terminado desestabilizando a Pakistán y, lo más importante, aislándolo de EEUU. Entonces la llamada “Sociedad Civil” tuvo la oportunidad de hacerle conocer al gobierno pakistaní (Azif Alí Zardari) su rechazo a la ingerencia estadounidense en la política interna de este país. Realmente es una situación excepcional lo que hoy está ocurriendo en Pakistán. Claro esto no es de ahora, viene desde hace muchos años, por lo menos esto es así en uno de los actores: China. En efecto, China que ha mantenido cooperación política con Pakistán durante varias décadas ahora se alza como un gran protagonista en las relaciones económicas y militares. Por su ubicación geográfica involucra a una serie de países entre ellos India e Irán que están deseosos en la estabilización de Afganistán y donde precisamente la OCS induce a la cooperación con vistas a la seguridad regional y esto, indudablemente, cambia toda la geoestrategia en el Índico, incluso, con proyecciones a nivel mundial.

Ya, en los últimos años las relaciones comerciales chino-pakistaní habían venido aumentando considerablemente. También la cooperación en el ámbito militar. Este último va desde la entrega acelerada de parte de China a Pakistán de 50 cazas JF-17 Thunder y, antes, de los cazas J-10, también de algunas unidades de submarinos diesel, fragatas de la clase F-22P, de fabricación conjunta, que con EEUU, jamás se hubiera logrado (15). Y, lo más importante, que lo hemos estado hablando en anteriores artículos, es la concesión del puerto Gwadar a China por varios años (ubicada a solo 100 kilómetros del superestratégico estrecho de Ormuz en Irán) en el que Pakistán estaría construyendo una base naval con ayuda China y con capacidad de despliegue de defensa antimisiles.

Entonces el asunto pakistaní es muy importante que influye en todo lo que es el océano índico y da la oportunidad a China y los países emergentes asumir un mayor protagonismo en esta región, sobre todo, en la región del Golfo Pérsico y el Golfo de Adén. Por lo menos se estaría estableciéndose una alianza muy importante entre Pekín, Islamabad y Teherán. Lo que en otras palabras sería, nada más y nada menos, un golpe demoledor al militarismo estadounidense y su eje en formación.

www.enriquemunozgamarra.org

NOTAS:

1.- “Rusia se compromete a mediar en la salida de Gadafi”. Noticia publicada el 27 e mayo de 2011, en: Al jazeera.

2.- “China se opone a intervención extranjera en Siria” Noticia publicada el 24 de mayo de 2011, enSpanish.news.cn

3.- “Rusia se compromete a mediar en la salida de Gadafi”. Noticia publicada el 27 de mayo de 2011, en: Al Jazeera.

4.- “Moscú considera que Gadafi perdió toda legitimidad y se debe ayudarle a marcharse”. Noticia publicado el 27 de mayo de 2011, en RIA NOVOSTI.

5.- “Medvedev declara que Rusia no recibirá a Gadafi”. Noticia publicada el 27 de mayo de 2011, en: RIA NOVOSTI.

6.- “EEUU instalará una base militar aérea en Polonia”. Noticia publicada el 29 de mayo de 2011, en: Librered.net con información de ANSA.

7.- “El embajador de Rusia ante la OTAN considera el armamento estratégico nuclear mejor garante de seguridad”). Noticia publicada el 16 de mayo de 2011, en: Argenpress.

8.- “China se opone a sanciones de EEUU contra empresas chinas”. Noticia publicada el 26 de mayo de 2011, en:spanish.news.cn

9.- “China insta a respetar la voluntad de los países africanos a la hora de invertir”. Noticia publicada el 26 de mayo de 2011, en: spanish.news.cn

10.- “La crisis económica global: la espiral indetenible”. Autor: Miguel Guiglianone. Artículo publicado el 09 de mayo de 2011, en: Agencia Matriz del Sur.

11.- “Las agencias de calificación hacen presión”. Noticia publicada el 24 de mayo de 2011, en: www.presseurop.eu

12.- “Las dudas en torno a Europa y China derriban los mercados”. Autores: Tom Lauricella, Alex Fran Gos y Jonathan House, articulo publicado el 26 de mayo de 2011, en: IAR NOTICIAS.

13.- “India rechaza una millonaria compra de aviones”. Autor: Shashi Tharor. Artículo publicado el 13 de mayo de 2011, en: www.rebelion.org

14.- “China pide a EEUU que respete la soberanía de Pakistán”. Noticia aparecida el 21 de mayo de 2011, en:www.rebelion.org

15.- “China puede sacar provecho del divorcio entre EEUU y Pakistán”. Autor: Armando Pérez. Artículo publicado el 30 de mayo de 2011, en: RIA NOVOSTI.