// está leyendo...

Análisis de interés

Mayor dosis de pragmatismo en reciente diálogo China-EEUU

El Diálogo Estratégico y Económico entre Estados Unidos y China se celebró los días 9 y 10 de mayo en Washington. La actual ronda de pláticas ocurre pocos meses después de la exitosa visita, en enero pasado, del presidente chino, Hu Jintao, a EEUU, como parte de una nueva etapa en la promoción de una asociación cooperativa bilateral. En esta ocasión el diálogo se caracterizó por ser más profundo, efectivo y pragmático.

Desde el comienzo de la segunda ronda de conversaciones, ambas partes alcanzaron consensos en varios temas, tras lo cual procedieron a rubricar documentos pertinentes, lo que evidencia resultados fructíferos muy concretos. El mecanismo de diálogo no solo ha ofrecido una oportunidad a ambas partes de colocar sobre el tapete sus respectivos enfoques, sino que el mismo ha devenido además plataforma ideal para promover la cooperación pragmática.

El presente diálogo se enfocó con mayor énfasis en el fomento de la cooperación y beneficios mutuos, abordando temas muy concretos. Ejemplo de ello es la atención que las partes otorgaron a sus respectivos accesos a los mercados de cada una. EEUU aspira a un trato sobre pie de igualdad en el mecanismo chino de adquisiciones públicas. Por su parte, China quiere que EEUU retire los obstáculos que impiden la entrada de las inversiones chinas al país norteamericano.

No es difícil aprehender la trascendencia estratégica de las actuales relaciones chino-estadounidenses, al apreciar el panorama general en que se desenvuelven las mismas. Para ello es menester ubicar los vínculos bilaterales en el contexto de la globalización, si se quiere aquilatar en su justa medida el alcance de los mismos. Muestra de ello es la interdependencia existente entre ambos países, la cual es posible percibir en sus supermercados, centros docentes y en la vida cotidiana de sus habitantes. Sin embargo, se notan carencias cuando el tema se aborda desde el ángulo estratégico, de ahí la necesidad de resolver problemas concretos, como forma de profundizar las relaciones bilaterales y mejorar el estado de la opinión pública en ambos países.

La trayectoria del desarrollo de las relaciones económicas y comerciales bilaterales ha demostrado que el enfoque pragmático contribuye a profundizar estas relaciones. Tal visión no significa entablar una pulseada perenne, ni someter al competidor por la fuerza, sino resolver las divergencias y los problemas concretos de manera adecuada y mediante negociaciones.

Actualmente, la opinión pública de ambas partes se centra en problemas antiguos y difíciles de resolver. Al parecer, la resolución de estos problemas sería el criterio para juzgar los progresos del diálogo. En realidad, los resultados fructíferos de la anterior ronda de diálogo muestran que la promoción de la cooperación en las esferas donde se detectan puntos comunes, así como el fomento de intercambios de opiniones sobre temas difíciles de resolver, requieren de un abordaje más pragmático.

En la anterior ronda de diálogo, ambas partes hicieron público un comunicado conjunto sobre la cooperación en seguridad energética, y acordaron aunar esfuerzos para impedir el transporte ilegal de material nuclear y otros elementos radioactivos. El tema de los derechos humanos se trató partiendo del consenso alcanzado en el anterior diálogo.

Basándose en el mecanismo de diálogo estratégico y económico, y otras vías de intercambio de opiniones y consultas, ambos países pueden conocer más a fondo la posición de la otra parte, promover la resolución de algunos problemas concretos y fortalecer la confianza mutua, como vía de garantizar el desarrollo de las relaciones bilaterales, de acuerdo con el principio de respeto mutuo y beneficio recíproco.


http://spanish.peopledaily.com.cn/3…

Ver en línea : Mayor dosis de pragmatismo en reciente diálogo China-EEUU