// está leyendo...

Conociendo al Enemigo

William M. Daley: Con un pie en Wall Street y otro en el armamentismo

Desde el 13 de enero de 2011 William M. Daley ex secretario de Comercio de Bill Clinton (1997-2000) pasó a desempeñar el cargo de Jefe de Estado Mayor de la Casa Blanca (White House Chief of Staff). Perteneciente a una familia de la clase política de Chicago, estrechamente relacionada con el presidente Barack Obama, Daley es en primer lugar un excelso representante de la alianza Wall Street – industria armamentística. Obama, en su tercer año de gobierno, al colocar a Daley como jefe de gabinete, ha logrado sintetizar en un personaje la orientación de su gobierno en economía-política.

William M. Daley, hijo de Richard Joseph Daley, pertenece a una familia que domina Chicago desde hace más de medio siglo. Su padre gobernó como alcalde de Chicago desde mediados de 1955 a fines de 1976, falleciendo en el ejercicio del cargo.

Richard gobernó la ciudad de Chicago durante 21 años seguidos apoyado en una aceitada máquina electoral, pero sobre todo sostenido por millares de patrocinios empresariales Veremos que el actual Chief of Staff de la Casa Blanca cultivó con destreza esos relacionamientos. El alcalde Richard J. Daley durante sus dos décadas de gobierno fue acusado reiteradamente de corrupción, pero aunque encarcelaron a muchos de sus subordinados nunca fue procesado personalmente.

Su conducción de la alcaldía no se caracterizó por los métodos democráticos. Tuvo dos grandes enfrentamientos sociales. El primero en 1966 cuando Martin Luther King desafió la máquina política de Daley. King pretendió impulsar los derechos civiles en el norte y animar la integración racial en las vecindades de Chicago. “No hay ghettos en Chicago”, dijo Daley de una ciudad rotundamente considerada una de las más segregadas del país. Daley maniobró por medio de un equívoco acuerdo con King y malogró en gran medida los esfuerzos del líder integracionista en esa ciudad, resultando un revés para el movimiento de los derechos civiles.

El segundo desafío se dio en las movilizaciones de 1968 en Chicago, que fueron reprimidas con vigor. Jesse Jackson definió la acción policial como “la respuesta de un fascista”. El país estaba dividido por la guerra de Vietnam y los asesinatos de Luther King y Robert Kennedy. En ese contexto Chicago se convirtió en un campo de batalla para las protestas pacifistas. Las confrontaciones entre manifestantes y policías fueron violentísimas. En 1973 el alcalde Daley fue acusado de inducir un soborno al gobernador Otto Kerner de Illinois. Durante los dos años siguientes se desarrolló una controversia sobre la integridad del alcalde, y su gobierno fue muy cuestionado.

William es hermano del actual alcalde de Chicago Richard M. Daley, que accedió por primera vez al puesto de su padre en 1989. Fue reelegido en 1991, 1995, 1999, 2003 y 2007. El 16 de enero de 2011, Richard M. Daley sobrepasó el récord de 7.916 días como alcalde de Chicago que había establecido su padre, convirtiéndose en el alcalde con mayor permanencia en el cargo en la historia de la ciudad.

La administración del segundo Daley se marcó por el escándalo de Hired Truck, una investigación federal que descubrió soborno, compañías fantasmas y facturas falsas. Los Daley eludieron la indagación y no obstaculizaron que sus ayudantes fueran a la cárcel. La usanza de la corrupción no se limita a la ciudad de Chicago. A escala del estado de Illinois los escándalos de corrupción se han sucedido de forma sistemática. El 9 de diciembre de 2008, el gobernador demócrata de Illinois, Rod Blagojevich fue detenido por el FBI, por el intento de vender el asiento que el presidente electo Barack Obama dejó vacante en el Senado de Estados Unidos. Cuando un senador es elegido para otro cargo, el gobernador del estado que representa debe nombrar a un sustituto hasta las próximas elecciones legislativas.

Blagojevich no ha sido el único gobernador de Illinois que terminó en la cárcel. Su predecesor, el republicano George Ryan, fue también arrestado en medio de acusaciones de conspiración y fraude, dos años antes, en 2006. En 1996, la Operación Silver Shovel llevó a la cárcel a 18 funcionarios públicos, entre ellos seis concejales. Ese mismo año, el legislador demócrata Daniel Rostenkowski fue condenado por fraude vinculado a corrupción pública. En 1991, el fiscal general del estado, William Scott, fue condenado por evasión fiscal en un caso de malversación de fondos de campaña. La justicia también tuvo sus escándalos: en 1988, la investigación federal conocida como Operación Greylord, concluyó con el arresto y las condenas de 87 empleados judiciales y abogados de Chicago, entre ellos 13 jueces. Y en 1972, el también gobernador ya mencionado de ese estado, Otto Kerner, fue condenado en un proceso por evasión fiscal.

Todo el mundo daba por hecho en Chicago que Richard M. Daley permanecería en la alcaldía por el resto de su vida. Pero en setiembre de 2010 anunció que no aspirará a su reelección el próximo año. La prensa afirma que su renuncia, debe de obedecer a razones poderosas, pero por el momento estas no se han identificado.

Daley: con un pie en Wall Street…

Mientras su padre se impuso como jefe absoluto de Chicago, con fuerte influencia en el estado de Illinois y predicamento en el Partido Demócrata, William Daley desarrolló una estrategia para convertirse en una figura política a escala nacional.

Su relación con el capital financiero se inicio en Amalgamated Bank of Chicago donde fue vicepresidente primero, entre 1989 y 1990 y luego presidente y jefe de operaciones entre 1990 y 1993. En 1993 Bill Clinton lo nombró miembro de la junta directiva de la empresa hipotecaria Fannie Mae, dependiente del gobierno de EEUU. Fannie Mae junto con Freddie Mac fueron empujadas a la quiebra por las hipotecas sub-prime en la crisis financiera 2007-2008 y según estimativas su reflote costará US$ 1 billón (millón de millones) a los contribuyentes estadounidenses. En Fannie Mae estuvo hasta 1997.

De enero de 1997 a julio del 2000 ejerció el cargo de secretario de Comercio del presidente Clinton. Desde ese puesto realizó una intervención destacada en la formulación de la normativa de los Tratados de Libre Comercio (TLC) impulsados por EEUU. Aspecto importante de recordar para aquellos que alientan ilusiones en las diferencias programáticas entre republicanos y demócratas. De junio de 2000 hasta diciembre del mismo año, fue jefe -sin éxito- de la campaña a la presidencia de Al Gore.

Entre enero 2001 y noviembre de 2001 Daley se desenvolvió como vicepresidente de Evercore Partners retomando su relación con el capital financiero. Evercore Partners es un holding que actúa como banco de inversión, de gestión de inversiones, de gestión de patrimonio, fusión de corporaciones y private equity (fondo de capital privado). Por medio de una subsidiaria intervino en la reestructuración de General Motors y representó a Wyeth en la fusión con Pfizer (un negocio de US$ 68.000 millones). Fue fundado en 1996 por Roger Altman, ex co-jefe de banca de inversión y miembro en la junta del malhadado Lehman Brothers y su comité de gestión. Altman hasta 1994 se desempeñó como subsecretario del Tesoro bajo Bill Clinton (1). De la misma laya que Robert Rubin, Laurence Summers y Tim Geithner.

De diciembre de 2001 a mayo de 2004 Daley fue presidente de SBC Communications Inc. una enorme corporación dedicada a las telecomunicaciones (telefonía fija, celular, TV cable e Internet). Fundada en 1983 y originalmente llamada Southwestern Bell Corporation, fue bautizada en 1995 como SBC Communications. En los últimos años la empresa absorbió otras del mismo ramo (Pacific Bell, Ameritech, SNET y Bell Nevada), llegando a ser el más grande proveedor local de EEUU. Daley intervino en las negociaciones iniciales de la fusión con AT&T. SBC terminó fusionándose en 2005 con AT&T Corporation y pasaron a llamarse AT&T Inc.

Entre mayo de 2004 y enero de 2011 fue presidente de la región del Medio Oeste de JP Morgan Chase & Co (2), y miembro de su junta ejecutiva. El cargo implicaba un retorno a Chicago. Según Forbes.com su responsabilidad empresarial incluía las relaciones con el gobierno. Desde esta función en uno de los grandes bancos estadounidenses, William M. Daley pasaba a integrar la tropa de élite de Wall Street. Daley es integrante también del consejo de administración de Merck & Co. Inc., también conocida como Merck Sharp & Dohme o MSD (como se la identifica en Brasil). Hoy en día, la compañía tiene cerca de 56.700 empleados en 120 países y 31 fábricas en todo el planeta. Es una de las 7 compañías farmacéuticas mayores de todo el mundo, mucho más grande que su antecesora alemana. En noviembre de 2009, Merck se fusionó con Schering-Plough.

…y otro en el armamentismo

La síntesis del personaje W. M. Daley se manifiesta cuando ocupa su sillón en el consejo de administración de Boeing. Como ejecutivo de una de las tres mayores empresas armamentistas del imperio –junto con Lockheed Martin y Northrop Grumman- es un representante líder de la industria. Boeing empresa aeronáutica y de defensa, es uno de los principales fabricantes de aviones y equipos aeroespaciales del mundo. Su sede central se encuentra en la ciudad de Chicago. Según su sitio en Internet tiene 158 mil empleados. En el mundo quedan en la actualidad únicamente tres grandes fabricantes de aviones de pasajeros por encima de los 100 asientos, Boeing, Airbus y Embraer. Boeing fabrica 23 modelos de aviones militares, 4 modelos experimentales y 3 tipos de helicópteros de combate. También produce misiles y otras municiones, sistemas espaciales y servicios informáticos. Los contratos de la Boeing con el Pentágono en 2010 revelan las intenciones “pacifistas” del premio Nobel de la Paz 2009. Y el poder de lobby de la corporación sobre el gobierno demócrata. El Departamento de Defensa de Estados Unidos en las manos de Bob Gates encargó al fabricante de aviones Boeing la modernización de su flota de bombarderos de largo alcance B-52, mediante un contrato por unos US$ 11.900 millones, según informó el Pentágono en Washington el 30 de setiembre de 2010. La revisión y modernización de los aviones se extenderá por un período de ocho años.

El nuevo contrato se dio a conocer apenas un día después de informarse sobre la adquisición por parte de la Marina estadounidense de 124 nuevos aviones de combate para sus portaaviones, encargados también a Boeing, por un valor de 5.300 millones de dólares. Las acciones de la empresa subieron un 2,25 % un día después del anuncio. La compra de la Marina consiste en 66 aviones Super Hornet y 58 del nuevo modelo Growler, que deberán ser entregados entre 2012 y 2015.

Una semana antes (23 de setiembre de 2010) el Departamento de Defensa de los Estados Unidos había concluido un contrato con la compañía de la industria aeroespacial Lockheed Martin sobre la producción de 30 cazas F-35 Lightning II por un valor de US$ 5.000 millones. La industria armamentista no sufre las limitaciones económicas del consumidor ciudadano en medio de la crisis. El Pentágono es experto en poner un signo de igual entre oferta y demanda en el mercado armamentista.

Como toda la suprema élite corporativa estadounidense Daley tiene un asiento estable en el Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations - CFR) (3).

Su nombramiento para dirigir el gabinete de la presidencia fue apoyado con entusiasmo por Jamie Dimon, presidente de JP Morgan Chase y Co., la Cámara de Comercio de EEUU y el inefable Karl Rove (4).

William M. Daley es un indiscutible representante de la alianza Wall Street -industria armamentística. Y como jefe de gabinete de la Casa Blanca sintetiza en su persona la orientación del gobierno Obama en economía-política.

Notas:

1) Roger C. Altman, Co-Presidente de la Conferencia Bilderberg, está en la lista de asistentes de la reunión que se celebró del 3 al 6 de junio de 2010, en Luxury Hotel Dolce Sitges, al sur de Barcelona.

2) JP Morgan Chase, es una empresa financiera creada el año 2000 a partir de la fusión del Chase Manhattan Corporation y la JP Morgan & Co (Banca Morgan). Es una de las empresas de servicios financieros más antiguas del mundo. También opera en el mercado de frutas y vegetales en Londres. La empresa, con oficina centrales en N York, es líder en inversiones bancarias, servicios financieros, gestión de activos financieros e inversiones privadas. Con activos financieros de US$ 1,3 billones (millones de millones), JPMorgan Chase es actualmente la tercera institución bancaria de EEUU detrás del Bank of America y el Citigroup. La unidad de fondos de inversión libre (hedge fund) del banco es la más grande de los Estados Unidos con inversiones por US$ 34 mil millones en 2007. En 2004, la empresa volvió a fusionarse con el Bank One de Chicago, incorporando al director ejecutivo de éste último, Jamie Dimon, como presidente y director ejecutivo de la empresa fusionada. Es a partir del contacto con Dimon que W. M. Daley se integra al JP Morgan Chase en 2004. En enero de 2006, Dimon fue finalmente nombrado director ejecutivo y en diciembre también presidente del JP Morgan Chase. JP Morgan Chase opera como marca del holding.

3) Council on Foreign Relations. (CFR) es la sombra del secretario de Estado en EEUU. Este Consejo está integrado por más de una decena de ex secretarios de estado, ex presidentes, ex directores de seguridad, banqueros, abogados, ex agentes de la CIA, oficiales de las fuerzas armadas, miembros del primer escalón de las 250 corporaciones más grandes de EEUU, periodistas, dueños de medios de comunicación, etc. Lo integran también Paul Volcker, Zbigniew Brzezinski, George Bush senior, Dick Cheney, George Soros, Robert Zoellick, Robert Rubin, Robert Gates, Madeleine Albright, etc. David Rockefeller fue presidente del consejo entre 1970 y 1985.

4) Karl Christian Rove es un consultor político reconocido por haber sido consejero mayor y principal estratega político del ex-presidente Bush Junior. Se hizo notorio por el “caso Plame”. Rove reveló la identidad de Valerie Plame, una agente encubierta de la CIA, y la de su marido, Joseph C. Wilson, como venganza por la oposición de este último a la invasión de Irak.


http://www.argenpress.info/2011/01/…

Ver en línea : Daley: Con un pie en Wall Street y otro en el armamentismo