// está leyendo...

Notas Periodísticas Dstcdas

[Euskal Herria] La izquierda abertzale afirma que el Estado usa la violencia por «miedo a las palabras»

En la operación policial de Hego Euskal Herria participaron gran número de agentes, fuertemente armados, y se centró sobre todo en Iruñerria. La redada fue ordenada por el juez Fernando Grande-Marlaska y comenzó en plena noche, en torno a las 2.20 de la madrugada. A partir de esa hora, la Policía española arrestó en Sarriguren a Edurne Sauzo Madariaga, de 33 años; en Gasteiz a Koldo García Llorens, de 30 años; en Noain a Miguel Ángel Llamas Montoya, de 30 años; y en Azoz a Oihana Odria Montenegro, también de 30 años.

Todos ellos fueron acusados de formar parte de «la estructura de propaganda de Askatasuna», y en concreto de gestionar la web apurtu.org.

Por su parte, la Guardia Civil comenzó a sacar de sus domicilios a otras seis personas, acusadas de formar parte de «la estructura de Ekin» en Nafarroa. En concreto, fueron arrestados Xabier Beortegi Martínez, en el barrio de Errotxapea de la capital navarra; Iñigo González Etayo, en Barañain; Gorka Zabala Zia, en Zizur; Jon Patxi Arratibel Garziandia, en Etxarri Aranatz; Gorka Mayo Hermoso de Mendoza, en Bidaurreta; e Iker Moreno Ibáñez, de 24 años.

La detención de este último, hijo del dirigiente de la izquierda abertzale Txelui Moreno, se llevó a cabo en Atarrabia, en casa de una prima. «A las 3.15 o así han tocado el timbre de mi casa, he abierto la puerta y he visto que traían a mi hijo a modo de parapeto -relató el propio Txelui Moreno-. A mi mujer y a mí nos han hecho salir al rellano de la escalera, y al otro hijo lo han sacado en volandas, en pijama y descalzo. Han entrado cinco o seis agentes como locos, con escudos, cascos y armados hasta los dientes, como si fueran a enfrentarse a un gran enemigo o a derribar algo. Han ido por toda la casa pegando gritos y abriendo puertas y armarios».

Txelui Moreno les pidió la orden judicial de registro y les preguntó por qué entraban a su vivienda sin testigos, a lo que le respondieron que «allí mandaban ellos» y que «iban a hacer lo que quisieran».

Unos 20 minutos después llegó la secretaria judicial, quien no dio importancia a la actuación de los agentes. «Vienen aquí a precintar el piso y lo van a precintar», se limitó a decir.

Sobre las 3.45 les sacaron a la calle y después los agentes llevaron a Iker Moreno a su piso de Uharte, que también fue registrado. Un par de horas después regresaron al piso de Txelui Moreno, sito en Burlata, y se llevaron documentos que él utiliza en ruedas de prensa, de análisis políticos, de la situación en Nafarroa, un disco duro, pegatinas, fotografías y camisetas del instituto Askatasuna que habían hecho para sacar dinero para el viaje de estudios. «Como pone Askatasuna, ya han deducido que es ETA», comentó Txelui Moreno, quien recordó que su hijo está operado de neumotórax. «Espero que no se os quede cuando le hagáis `la bolsa’», les dijo él mismo a los agentes, quienes le respondieron que «no le vamos a hacer nada».

Junto a su domicilio se congregaron familiares y amigos. «Ésta es vuestra paz», gritaba a los agentes una de las personas, mientras otras lanzaban gritos de «¡ánimo!» y «¡te queremos!». Más tarde registraron el lugar donde trabaja Iker Moreno, la sociedad Karrikaluze de Atarrabia, de donde se llevaron todos los ordenadores. Al tratarse de un local municipal, el alcalde (Peio Gurbindo, de NaBai) intentó estar presente en el registro, pero se lo impidieron.

Ayer por la tarde, todavía sin dormir, Txelui Moreno seguía «muy afectado, sobre todo porque ves que todo es una patraña sin pies ni cabeza y que lo está pagando mi hijo, supongo que por venganza».

También se realizaron registros en un local del movimiento ciudadano sito en la calle Nabarreria, de Alde Zaharra de Iruñea, y en la sociedad Garrazta, de Zizur Nagusia, a donde acudieron varias decenas de agentes de la Guardia Civil junto con Gorka Zabala, socio de la misma.

En Zizur Nagusia

El registro en Garrazta comenzó antes de las ocho de la mañana y los agentes no permitieron acceder a nadie más al interior del local, ni siquiera al alcalde, Pedro Uharte (NaBai). Poco después se concentraron en el lugar unos treinta familiares, amigos y vecinos de Gorka Zabala, pero no pudieron acercarse porque la Guardia Civil colocó cintas de plástico para evitarlo. Tampoco se permitió el acceso al padre del detenido, Josu Zabala, que es presidente de Garrazta. Además, participa en el grupo municipal de trabajo de la izquierda abertzale y es una persona muy conocida y querida en la localidad.

El registro concluyó en torno a las 8.30. En ese momento sacaron de la sociedad a Gorka Zabala y sus familiares y amigos comenzaron a dar gritos de áni- mo. La Guardia Civil les amenazó por ello con sus porras. Poco después, pudieron entrar en Garrazta y comprobaron que los agentes habían destrozado la puerta de la bodega.

Se da la circunstancia de que, según comprobaron vecinos de la zona, la noche anterior ya habían suprimido la iluminación de la calle San Cristóbal, en la que está ubicada esta sociedad. «Está claro que no querían que pudiéramos ver nada de lo que hacían», comentó un vecino.

Miles de euros y menús

Otro de los locales registrados fue la herriko taberna, sita en la calle El Carmen, de Alde Zaharra de Iruñea. Este registro se llevó a cabo tras la detención de Jon Patxi Arratibel. Según pudieron comprobar posteriormente los propios trabajadores, los agentes se llevaron miles de euros «que nada tienen que ver» con su compañero, «salvo lo estrictamente laboral».

También se llevaron un disco duro con la música que suele utilizar el bar, otro con las cartas y menús y un tercero con todo lo relativo a nóminas, horarios de trabajo, etc., así como dinero de la venta de CD de grupos de música locales.

Además de mostrar su solidaridad con sus familiares y allegados, así como su «más sincero cariño en estos difíciles momentos», los compañeros de Xafan Arratibel expresaron su preocupación por el trato que puedan estar recibiendo los detenidos. Todos ellos seguían ayer incomunicados.

Uriarte y Zaldibar bajo control judicial, y Gesalaga sigue preso

Igor Uriarte López de Vicuña y Aiala Zaldibar Alvarado, detenidos ayer por la mañana en Baiona, quedaron libres hacia las 16.40 tras comparecer ante el fiscal de Pau, que les notificó sendas peticiones de euroorden emitidas en su contra por la Audiencia Nacional española.

Uriarte fue arrestado por la Policía francesa a las 9.45 cuando salía de su domicilio en la capital labortana. A su compañera la apresaron una hora y media más tarde, también cuando abandonó la vivienda.

En la detención de esta última se produjeron momentos de tensión, ya que los agentes policiales de paisano rehusaron identificarse como tales y tampoco accedieron a mostrarle la preceptiva orden de arresto. Testigos presenciales corroboraron que la detención fue violenta ya que taparon la boca a Zaldibar para impedir que siguiera lanzando gritos y la empujaron sin miramientos al interior del vehículo policial.

El fiscal accedió a la puesta en libertad de los dos, que deberán presentarse en el Tribunal de Pau el próximo martes, 25 de enero, tras imponerles estrictas medidas cautelares como la de presentarse en comisaría todos los días, no abandonar Baiona y la prohibición de relacionarse con ciudadanos «vasco-españoles» ni tan siquiera familiares, según manifestó a GARA el propio Uriarte. Una concentración tuvo lugar en Baiona para denunciar estas detenciones.

Por otro lado, el juez denegó ayer la puesta en libertad de Iraitz Gesalaga, detenido el 11 de enero en Ziburu. El zarauztarra fue trasladado de nuevo a la cárcel de Seysses el lunes, después de que la Fiscalía decidiera, a petición de la defensa, retrasar el examen de la euroorden en su contra también al 25 de enero. Allegados y amigos se desplazaron el lunes hasta la capital bearnesa para mostrar su solidaridad a Gesalaga, a quien la Audiencia Nacional imputa colaborar con ETA. A. M.

Castigo a «apurtu.org» y arresto en Andoain por hechos de 2002

Aunque se llevaron a cabo ayer, las cuatro detenciones efectuadas por la Policía española están relacionadas con un asunto que se remonta a hace dos años, según reconocieron fuentes del Gobierno español. En concreto, Miguel Ángel Llamas, Koldo García, Edurne Sauzo y Ohiana Odria están acusados de poner en marcha y gestionar la página web «apurtu.org», así como «Kronika Nafarroa».

Según la Policía española, en el año 2008 el periodista Jesús María Zuloaga, subdirector del diario ultraderechista «La Razón», «descubrió amenazas de muerte contra su persona» en dicha página web y presentó una denuncia judicial.

A raíz de aquella denuncia se inició una investigación que se ha prolongado precisamente hasta el momento en que el Gobierno español ha considerado oportuno. El argumento para justificar «la dilatación de la investigación» ha sido «la complejidad técnica de la verificación de las direcciones IP desde las que se alimentaba esta página web y de las personas bajo cuya responsabilidad operaba».

A últimas horas de ayer la página «apurtu.org» no había sido desactivada. En respuesta a este ataque, las páginas «sare antifaxista», «llibertat.cat», «boltxe kolektiboa» y «la haine» dieron a conocer una declaración conjunta bajo el título «Todos somos apurtu», y animaron a poner en marcha nuevas iniciativas.

Por otra parte, agentes de la Ertzaintza detuvieron ayer en Andoain a Urtzi Azpiroz Usandizaga. Al parecer, el arresto se llevó a cabo en el lugar donde trabaja, y posteriormente lo trasladaron a su vivienda para registrarla. En torno a las 9.00 los agentes lo condujeron a un local de la calle Berria, donde permanecieron registrándolo hasta pasadas las 17.00. A última hora se desconocía el paradero del joven.

El consejero de Interior del Gobierno de Lakua, Rodolfo Ares, fue el encargado de justificar esta detención, acusando a Azpiroz de llevar a cabo en abril de 2002 sendos «ataques» contra el domicilio de un ertzaina y contra el coche de una familiar de un concejal del PSE, ambos en Andoain. Además, Ares vinculó esos «ataques» con ETA, al decir que mientras esta organización «no deje definitivamente la violencia, las distintas policías no van a bajar la guardia, porque ninguna está en tregua».


http://www.gara.net/paperezkoa/2011…

Ver en línea : La izquierda abertzale afirma que el Estado usa la violencia por «miedo a las palabras»