// está leyendo...

Para tener en cuenta

Tras las huellas del espionaje colombiano en el exterior

[Colombia] El DAS: La CIA de Uribe

El DAS tuvo su “canciller”, espiaron en 30 países. Ejército también hace lo suyo. Proyectos operativos de espionaje y contraespionaje, detenciones, asesinatos, persecuciones, paramilitarismo, narcotráfico, propaganda negra, todo bajo el objetivo de combatir el « terrorismo »

Antecedentes del espionaje colombiano

Los antecedentes de participación de los organismos y de los aparatos de inteligencia de la Fuerza Pública de Colombia, cumpliendo órdenes del gobierno en materia de espionaje en territorio nacional y en el exterior hacia otros países no son nuevos y han sido realizados basados en los « conflictos fronterizos » de años anteriores y diferendos limítrofes de vieja data como el existente con Venezuela.

Desde finales de los años 70 y comienzos de los 80, Colombia ya ejercía inteligencia ofensiva contra Venezuela. Primero por la supuesta relación y apoyo que grupos colombo-venezolanos le venían dando a los insurgentes colombianos y segundo, por el surgimiento en 1.982 del Movimiento Bolivariano Revolucionario MBR200 con el Teniente Coronel Hugo Chávez, esto como avance del Ejército Bolivariano Revolucionario y del cual el gobierno colombiano y en especial el norteamericano, querían saber milimétricamente su evolución. Los temores de una segunda Cuba o un gobierno socialista como el de Salvador Allende en Chile, asustaba al imperialismo y sus séquitos en América Latina, la Teoría de la Seguridad Nacional se imponía, el comunismo, el socialismo y hasta una democracia con justicia social han sido sus enemigos.

Fue el incidente de la Corbeta Caldas, creado por el gobierno de Virgilio Barco el 9 de agosto de 1.987 al penetrar en aguas del Golfo de Venezuela, el que generó mayores tensiones posteriores con el gobierno venezolano en cabeza del entonces presidente Jaime Lusinchi, cuando el 17 de agosto, por poco se inicia la confrontación armada, después que Barco insistió con la corbeta Independiente en hacer presencia en aguas marítimas en litigio. Esto “indujo” fuertemente a los organismos de seguridad colombianos a procurar hacer inteligencia ofensiva y presencial contra el país hermano pensando en una guerra convencional, pero también asimétrica.

Con el ascenso al poder en 1.999 de Hugo Chávez con posiciones de izquierda, bolivarianas y revolucionarias, el gobierno colombiano impulsado siempre por el norteamericano y sus diferentes órganos de inteligencia como la CIA, se preocupó al extremo por hacer todo tipo de espionaje y desestabilización hacia el interior de Venezuela. Colombia hacia lo propio como el comejen.

Las relaciones Chávez-Pastrana no fueron muy “cordiales” debido a varias situaciones, una, que el mandatario venezolano declaró su neutralidad en el conflicto político, social y armado que vive Colombia desde hace mas de medio siglo; dos, por el incidente del guerrillero José Maria Ballestas del E.L.N capturado en Venezuela el 13 de febrero de 2.001, lo cual generó una gran controversia binacional, tres, que desde Colombia continuaron las acusaciones de supuestos vínculos del gobierno Chávez con la insurgencia colombiana y cuatro, por la fuerte crítica ejercida por Chávez, debido a la llegada del Plan Colombia, todo esto no fue visto con buenos ojos por Pastrana y menos por el imperio norteamericano. La presencia de la inteligencia militar y de organismos de seguridad colombianos en Venezuela es notoria en esa época, pero en bajo perfil.

Uribe crea su propia C.I.A.

Sin embargo es Álvaro Uribe Vélez, (2.002-2.010) quien como presidente del gobierno colombiano en materia de espionaje y contraespionaje en el exterior “decide” crear su propia CIA, basado en el DAS, nombrando como su director a Jorge Noguera y este a Rafael García como jefe de informática de dicho organismo y confeso miembro de los grupos paramilitares, los cuales inician todo el megaproyecto de espionajes, a través inicialmente del GONI (Grupo de Observación y Verificación Nacional e Internacional) que después pasó a llamarse GCOE (Grupo de Contrainteligencia Exterior)

Posteriormente, el propio Uribe nombra a otros cuatro directores Joaquin Polo, Andrés Peñate, Maria del Pilar Hurtado y Felipe Muñoz (que junto con 30 funcionarios más están procesados, judicializados unos, condenados otros) estos continúan los planes espiatorios, no solo operando en el país persiguiendo a sus opositores y contradictores nacionales o extranjeros, sino fuera de las fronteras a los refugiados políticos, organizaciones de DD.HH. y hasta en países lejanos. Pero no era espiar para Colombia como Estado, fue más que todo espiar para Uribe, su circulo y sus intereses, y para el imperio norteamericano, el DAS fue convertido en la “CIA gemela” de los gringos, y también como instrumento de espionaje del Mossad, que es el Instituto Central de Operaciones y Estrategias Especiales, que es una de las agencias de inteligencia de Israel y su ámbito de operaciones es todo el mundo fuera de su territorio.

El DAS: proyectos para delinquir adentro y fuera de Colombia

Una vez el DAS fue convertida en la “CIA de Uribe”, elaboró megaproyectos y « proyectos » tanto internos como para cada país cercano y áreas de distintos continentes “blancos” de sus objetivos políticos, operó en casi 30 países, tuvo su propio “Canciller”, hizo seguimientos a una Nobel de Paz, a eurodiputados, al Parlamento Europeo, así como a importantes directores y oficinas de Derechos Humanos en el mundo. Casi ninguna organización nacional e internacional importante en el planeta que tuviera relaciones de Derechos humanos con Colombia estaba fuera de su “vigilancia”.

Dentro de los “proyectos” de espionaje y contraespionaje de la CIA de Uribe están plenamente identificados dos variantes: los proyectos internos denominados Operaciones “Amazonas”, “Imprenta”, “Halloween”, “Arauca”, “Risaralda” , “Internet”, varios de estos manejados por los grupos “Venus” y “Bahía”, con la utilización de estrategias tales como sabotajes, presiones, amenazas, chantajes, panfletos, grafitis, volantes, afiches, comunicados, denuncias, montajes de desfalcos financieros y de narcotráfico, así como con los grupos insurgentes y hasta con los paramilitares, infidelidades conyugales, deportaciones etc. Y la temida operación “Bahía” donde están implicados funcionarios de la embajada norteamericana en Bogotá y de la que casi nadie quiere hablar porque implica terrorismo, sabotaje, utilización de explosivos, artefactos incendiarios etc.

Cada vez que un insurgente cae, es asesinado, apresado o un campamento allanado, aparecen decenas de computadores mágicos e indestructibles a las bombas, con informaciones, nombres, teléfonos, fotomontajes, etc. de media humanidad, si los marcianos y venusianos existiesen de seguro ya hubiesen aparecido en los mismos y declarados “insurgentes terroristas”. La propaganda negra juega su papel y la “CIA de Uribe” lo sabe hacer.

Y la variante con carácter internacional son las Operaciones “Transmilenio”, “Intercambio”, “Europa”, sin dejar de lado la misma operación “Bahía” que también tiene su componente hacia el exterior. Los antecedentes de este tipo de actuaciones en América, las conocimos con la macabra “Operación Cóndor en el Chile de Pinochet, que dejó decenas de muertes en Chile y fuera de ese país.

Germán Villalba: “El canciller del DAS”

La CIA de Uribe con el DAS, tenían su “canciller” en la persona de Germán Villalba Sánchez quien con 46 años, fue subdirector de fuentes humanas y trabajó en llave con Jaime Fernando Ovalle, entonces jefe del grupo G-3, encargado de rastrear hasta en las canecas de la basura toda la información de defensores de Derechos Humanos.

Villalba actuó como oficial de enlace ante la Dirección Antidrogas de Italia y desde allí durante más de dos años, en Europa, monitoreó y espió a personas colombianas y extranjeras, así como organizaciones de derechos humanos colombianas e internacionales e interceptó correos electrónicos. El « Canciller del DAS » se movió por toda Europa y desde allí, manejó listas de “blancos” del DAS y con apariencia de indagar presuntos nexos de estas ONG con las guerrillas, hizo verificaciones ilícitas en territorio europeo. Germán Villalba que viajaba cada cierto tiempo a Bogotá a rendir cuentas a sus jefes, ha aceptado cargos por los delitos de concierto para delinquir, interceptación ilegal de comunicaciones y abuso de autoridad.

El megaproyecto de espionaje de la CIA de Uribe con el fin de seguir, infiltrar, y « comprar » funcionarios y hacer trabajos en los distintos países blancos, involucra unos 150 funcionarios del DAS y estaba discriminada así: Venezuela, Operación FALCON; Ecuador, Operación ARCO IRIS y SALOMON; Cuba, Operación FENIX; Países, dirigentes y organizaciones del Medio Oriente y ligados al Islam, Operación CONDOR. El actual director del DAS, Felipe Muñoz, ha dicho sin embargo que las operaciones Falcón, Fénix y Cóndor no tienen nada que ver con interceptaciones porque es información de contrainteligencia de Estado con carácter de seguridad nacional (sic).

¿Pero en que países en forma directa e indirecta y a través de las embajadas y los « famosos 100 mil amigos de Uribe » estuvieron haciendo seguimientos a los opositores colombianos en el exterior? Además de Venezuela, Ecuador, Cuba y países del Medio Oriente, también en Argentina, Bolivia, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, México, Canadá y en los mismos Estados Unidos, también en España, Bélgica, Suiza, Austria, Suecia, Portugal, Holanda, Italia, Alemania, Francia, Dinamarca, Noruega, Inglaterra, Australia, así como las Oficinas del Parlamento Europeo, las del Alto comisionado para los DD.HH de la ONU, seguimientos a Eurodiputados y se sospecha que en la misma Cruz Roja Internacional.

Espiaron una Nóbel de Paz y …

Entre los seguimientos y escuchas ilegales contra personalidades internacionales se encuentran la del Director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco; la premio Nobel de Paz iraní, Shirin Ebadi, que estuvo en Colombia en 2004, también fue objeto de "detallados seguimientos" directamente por Germán Villalba Chávez, « el canciller del DAS » a la Nobel se le siguió e indagó, sobre todo el DAS quiso saber y supo quienes le acompañaron y con quienes se entrevistó la Nobel, tuvieron siempre monitoreo directo sobre los vehículos que participaron en la caravana que la acompañaba y los mismos agentes del DAS encabezados por Villalba Sánchez, se hicieron pasar por periodistas y participaron de reuniones que tuvo con los medios de comunicación, muy seguramente con el apoyo del Mossad israelí.

Se conoce ampliamente de seguimientos a la ex-senadora Piedad Córdoba en sus viajes a Costa Rica, México y los mismos Estados Unidos cuando se reunió en la cárcel con Simón Trinidad, seguimientos fuera del país al periodista Carlos Lozano y otras personalidades más.

Se sabe de seguimientos realizados desde Europa a dirigentes colombianos y europeos, a refugiados políticos, etc que por diversas razones han tenido que viajar a América Latina, y estos espías han vuelto a retornar en el seguimiento a su “blanco” a territorio europeo.

De igual manera se ha detectado la presencia en Europa de personas con estatus de asilados políticos que estando comprometidos con grupos paramilitares, asesinatos, desapariciones etc están realizando trabajos de espionaje e informantes para las embajadas y el gobierno colombiano, no sabemos si gratis o pagos.

Además se ha denunciado que los grupos paramilitares colombianos siguen teniendo fuerte presencia en Europa, especialmente en España. Se ha sabido de la presencia de personal militar colombiano en bares y restaurantes de países europeos los cuales al calor de copas de licor han “soltado la lengua” de sus misiones en Europa de hacer seguimientos a refugiados y activistas políticos colombianos y europeos, han sido escuchados por personal europeo, hablando de sus planes en español, sin que estos se hayan percatado, ya que piensan que en otros países europeos no hispanófonos no entienden o comprenden el español.

La CIA norteamericana acompañó a la “CIA de Uribe”

En declaraciones a la fiscalía, el ex funcionario del DAS Germán Albeiro Ospina, ha indicado que la Central de Inteligencia de los Estados Unidos, CIA, estuvo presente en las reuniones bimensuales que se realizaban en el noveno piso de la Institución, para hacer seguimientos a las embajadas y senadores opositores “En las reuniones de trabajo que se realizaban una vez cada dos meses en la sala de juntas del piso nueve del DAS, asistíamos el capitán (Fernando) Tabares, el capitán (Jorge) Lagos, director de Contrainteligencia- y funcionarios de la CIA”, indicó el antiguo miembro del DAS, aclarando que allí se publicaban los informes de las interceptaciones hechas a las embajadas de Cuba, Venezuela y algunas de Oriente Medio.

Los detenidos de “la CIA de Uribe” en Venezuela

Tenemos los casos de agentes del DAS apresados en territorio venezolano, Julio Enrique Tocora Parra, con 8 años de servicio, capturado por la División de Inteligencia Militar (DIM) de la Fuerza Armada de Venezuela (FAV) en el Hotel Las Delicias de la ciudad de Maracaibo, capital zuliana, el día 26 de septiembre de 2.009. Agente este que estuvo detenido en ese país durante un año y tres días, ya que nunca pudo demostrar que andaba en planes diferentes al de hacer inteligencia en suelo extranjero. Siete días después, el 2 de octubre de 2.009 en Maracay, al Oeste de Caracas fueron detenidos otros funcionarios también del DAS, Eduardo González Muñoz (C-17.338.964) , Ángel Jacinto Guanare (C-17.587.584), y Miguel Adeliz Gutiérrez, (V-2.478.956). Fueron acusados de formar parte de un plan de espionaje contra Venezuela, denominado proyecto Falcón.

Los militares también espían fuera de Colombia

Además de la CIA se tiene la certeza que más de 300 integrantes de servicios de inteligencia extranjeros tienen como base a Colombia y en especial a Bogotá donde desarrollan actividades de pesquisas y seguimientos de los fenómenos de violencia, narcotráfico y guerrilla que tienen como escenario el país.

Se sabe que además de la CIA colombiana de Uribe a través del DAS, convertida en su Policía política secreta, tanto interior como exterior, hay otros organismos militares colombianos que ha venido o sigue haciendo espionaje y seguimientos presenciales en el exterior. Lo ha hecho inteligencia militar colombiana a través del ejército en asocio con la CIA, en Ecuador, con la interceptación de comunicaciones a través de la base militar de Tres Esquinas y participación directa con personal colombiano en los seguimientos, grabaciones y posterior captura de Simón Trinidad de las FARC en Quito. Y con el bombardeo al campamento temporal de las FARC en la frontera ecuatoriana, donde murió Raúl Reyes y otros insurgentes así como civiles.

En Venezuela fue clara la participación de inteligencia del ejército colombiano en el secuestro, llamadas “capturas” de Gustavo Mendoza, presunto miembro del E.L.N el 30 de enero de 2.003 en San Antonio del Táchira y de Rodrigo Granda de las FARC, el 13 de diciembre de 2.004 en Caracas, traídos ambos hasta la frontera en Cúcuta.

Colombianos de inteligencia militar muertos en Venezuela

¿Qué hacían dos miembros de inteligencia militar del ejército colombiano desafortunadamente muertos en forma violenta a finales de marzo de 2.007, cerca a Santa Barbará del Zulia, paraje Laguna, Municipio Colon, en Venezuela? Ellos eran el capitán Camilo Gonzales, adscrito a la regional de inteligencia de la primera división del ejercito, conocida como Rime uno, en Santa Marta y el cabo Gregorio Martínez .La Revista Semana de esa fecha, que documentó el suceso dijo “Ambos militares estaban desde hacía más de un año en Venezuela, “trabajando” como (buhoneros) vendedores ambulantes, pero tenían como misión, realizar una operación encubierta contra importantes jefes de las FARC que se refugian en ese país, sus cadáveres fueron repatriados por Paraguachón y velados sin honores por los militares y en silencio por sus familiares en Bogotá”.

Es que dentro de las estrategias de espionaje que están utilizando para operar fuera del territorio colombiano están: Hacer instalaciones de oficinas y cabinas telefónicas e Internet, taxistas, vendedores estacionarios y ambulantes, comerciantes entre otras.

La máquina asesina también actúa fuera de las fronteras

Y que pensar de los asesinatos en territorio venezolano del vicepresidente de la Asociación campesina de Arauca, Pedro Jaime Mosquera, después de haber sido detenido arbitrariamente 17 veces por el ejército y calumniado por el DAS y la Fiscalía se refugió en Venezuela y allí fue secuestrado, para luego aparecer en Arauca torturado y asesinado, el 6 de octubre de 2.004. Y lo ocurrido el día 19 de enero de 2008, cuando es asesinado Alirio Quiñones, miembro del Comité Central de la Juventud Comunista Colombiana, quien se encontraba exiliado en la hermana República Bolivariana de Venezuela. Los hechos ocurrieron en localidad fronteriza de Guasdualito en el Estado de Apure, República Bolivariana de Venezuela zona limítrofe con Colombia específicamente con el Departamento de Arauca (Colombia). Siendo las 7:00 p.m. dos hombres sin identificar dispararon en repetidas ocasiones sobre la vida del joven dirigente comunista. ¿Quiénes lo hicieron? ¿Militares, paramilitares o los dos?

El 7 de agosto del año 2.007 se detectó en Caracas la presencia del coronel retirado Mauricio Alfonso Santoyo, de la Policía Nacional de Colombia, vinculado estrechamente a la CIA, la que le protegió luego de que fuera destituido tras el escándalo de espionaje contra personalidades de izquierda, funcionarios públicos del gobierno, periodistas y diversas organizaciones y entidades colombianas, que involucró fuertemente al DAS, nos preguntamos ¿que hacia ese señor allá?

El DAS: El cartel de las 3 letras (Espionaje, narcotráfico y paramilitarismo)

También lo han confesado los mismos ex-directivos del DAS, que ellos venían trabajando con sus socios los paramilitares, en materia de narcotráfico y suministro de información para que se asesinaran líderes opositores al gobierno en Colombia, estos (los paramilitares) también hacen su trabajo sucio fuera de Colombia a parte de llevar droga hasta los Estados Unidos y Europa a través del denominado cartel de las 3 letras en alusión al DAS, tal como lo dijeron los propios ex-funcionarios implicados, vienen haciendo su trabajo de desestabilización del gobierno Bolivariano de Venezuela, siguiendo ordenes del imperio norteamericano. Y si no basta mirar los archivos de las denuncias de las reuniones en Puerto Santander del opositor venezolano, Manuel Rosales y los paramilitares colombianos.

Justicia europea investiga, en U.S.A también se inquietan

Algunos expertos han dicho que toda esta serie de actuaciones irregulares del gobierno colombiano en principio ha violado la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 18 de abril de 1961 y que entró en vigor el 24 de abril de 1964. Afortunadamente la dirigencia, la opinión y la justicia de la mayoría de los países especialmente europeos han abierto los ojos ante tantos hechos delictivos y violatorios de los códigos penales de estos países, cometidos por “la CIA de Uribe “y sus funcionarios y de los cuales no se tiene duda que fue una política del Estado Colombiano ¿o aún es? Recordemos que aun hay muchas cosas por salir a la luz pública y muchos implicados callados y testigos silenciados, ya veremos.

En España, la juez María Inmaculada Iglesias basa la aceptación de la denuncia así:"Pudiendo ser los hechos denunciados apoderamiento subrepticio de documentos o efectos personales, captación de correos electrónicos, números de teléfono y llamadas telefónicas, con intención de descubrir los secretos o vulnerar su intimidad constitutivos de delito de descubrimiento y revelación de secretos tipificado en el artículo 197.1 del Código Penal y reuniendo la querella los requisitos que establece el artículo 277 de la L. E. Criminal, procede su admisión a trámite". Esto en España da cárcel.

En Bélgica el Juez de Instrucción del Tribunal de Primera Instancia de Bruselas, Olivier Leroux; está haciendo las investigaciones correspondientes posterior a la aceptación de las querellas y denuncias instauradas contra ex-funcionarios, directivos y la misma institución del DAS colombiano. Igualmente el gobierno sueco, dijo en respuesta al periodista DICK EMANUELSSON que: “Suecia y la Unión Europea vemos con gran preocupación que un gran número de personas de los medios de comunicación, el sistema judicial y la sociedad civil son objetos de persecución e interceptación de comunicaciones. Es muy importante que el asunto sea investigado y que los responsables sean llevados ante la justicia”.

En Suiza, Carlo Sommaruga consejero nacional suizo, quien viajó en el 2.010 a Colombia, en el marco de una gira organizada por Swissaid, para reunirse con organizaciones campesinas, indígenas, sindicales y de defensa de los derechos humanos, asistió a una audiencia del proceso contra Jorge Noguera, destituido del cargo por transmitir información del máximo organismo de seguridad colombiano a los paramilitares. Dijo a swissinfo.ch “Lo que tenemos que hacer ahora nosotros como políticos y con las organizaciones de defensa de los derechos humanos y los abogados que trabajan en Colombia, es recoger los elementos factuales para poder presentar una queja penal contra el Estado colombiano por esas fachadas ilegales en Suiza”.

Y en un reciente encuentro público en Berna, el consejero nacional anunció su decisión de investigar los hechos. “Si se confirman esas versiones, insistió en entrevista con swissinfo.ch, el DAS habría violado la soberanía nacional suiza”. Agregó que es menester reunir los elementos de prueba suficiente “para ponerlos en la mesa del procurador fiscal suizo” y, en su caso, “iniciar un proceso jurídico”.

Se sabe que en Italia, Holanda y Dinamarca también se están haciendo averiguaciones sobre como fueron los hechos ocurridos en sus países para poder tomar determinaciones judiciales al respecto en contra de los culpables.

La Consultoría para los Derechos Humanos y el desplazamiento (Codhes) también ha puesto en conocimiento del Departamento de Estado, al Congreso de los Estados Unidos y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA., un documento con más de cien casos de violaciones y abusos cometidos por el gobierno colombiano con los seguimientos e interceptaciones ilegales.

Adam Isacson, Director de Asuntos de Seguridad – Wola. Que es una organización estadounidense que promueve los derechos humanos y la democracia en Latinoamérica y es uno de los norteamericanos, que mas a estudiado y seguido la política seguridad de su gobierno frente a América Latina, ha dicho “Esto es tan delicado que se está hablando de comprar conciencias de personal de la misma institucionalidad de otro país, no son gente rasa, para que traicione a su país, y eso es tan delicado que han llamado a los Estados Unidos para involucrarse, a meterse en algo tan delicado. Infiltrar un cónsul o embajada viola cualquier tratado con otro país y muchos congresistas norteamericanos están preocupados por esta situación.”. Y muchos de estos congresistas se estarán preguntando ¿por que la CIA utiliza el DAS para estas infiltraciones y operativos en vez de hacerlo por sí mismo?” Se demandó el norteamericano experto en materia de seguridad.

El Parlamento Europeo sigue con el debate abierto y está interesado en que se castigue moral y judicialmente a los culpables; parlamentarios y ONGs canadienses han condenado estas actuaciones violatorias de normas internacionales y la misma oficina de DD.HH de la ONU ha exigido al gobierno colombiano respuestas, las cuales no se han dado con claridad.

Si la justicia colombiana no ha actuado, o si la justicia de los países, donde dirigentes, organizaciones, parlamentarios y ciudadanos ofendidos y afectados no actúan, ¿será que el maletín con algunos documentos con serias denuncias de delitos de lesa humanidad, que va camino a la C.P.I surtirá algún efecto? No por nada se comenta que un grupo de funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica cansados de Uribe y sus desafueros como presidente en 8 años, fue a Colombia a pedirle a la Corte Constitucional que no se diera la aprobación del referendo reeleccionista.

Sin embargo lo más preocupante de todo es que muchos de los implicados en la conformación de esta “CIA de Uribe”, directa o indirectamente inmersos en toda esta serie de actos delictivos ocurridos en Colombia y el exterior contra dirigentes, periodistas, magistrados, los refugiados en el exterior, opositores, organizaciones nacionales internacionales y extranjeras etc. Han continuado y están en el gobierno actual, empezando por el propio presidente Juan Manuel Santos quien como Ministro de Defensa conoció de cerca muchas cosas.

Recordemos que no son solo las “chuza-DAS “y la “CIA de Uribe”, lo que pide el pueblo colombiano y la comunidad internacional, es que se investigue y castigue, tanto a nivel nacional e internacional, a los responsables intelectuales y materiales de los miles de muertos, heridos, desaparecidos, los “falsos positivos”, los miles de amenazados, centenares de masacres, de fosas comunes, millones de desplazados, de refugiados en el exterior, millones de hectáreas de tierra robadas a los campesinos etc.

Se exige reparación a las víctimas y castigo a los autores materiales e intelectuales que a nombre de la seguridad nacional y en nombre de la lucha contra el “terrorismo” y la insurgencia, han venido cometiendo los gobiernos “demócratas” de Colombia, aplicando la teoría de la seguridad nacional y el Terrorismo de Estado, demostrándose que en Colombia lo que hay no es otra cosa que una dictadura civil.

La confrontación social, política y armada (guerra) en Colombia no terminará mientras no haya diálogo sin condiciones de las partes en conflicto, que permitan crear una propuesta para la búsqueda de una paz con justicia social para el pueblo colombiano.

- Avances del libro “LA CIA DE URIBE” Tras las Huellas del Espionaje Colombiano, de Eliécer Jiménez Julio, periodista, investigador social con estudios en Relaciones Internacionales. ARLAC-Suiza


http://alainet.org/active/43560

Ver en línea : El DAS: La CIA de Uribe