// está leyendo...

América Latina

Todo es mentira en este Chile, ¿por qué será?

Las cárceles son la prolongación del sistema a través de otros medios; es la opresión capitalista a través de sus leyes, su institucionalidad. Hoy en día hay más de 100 mil personas en el sistema carcelario, ya sea rematados y procesados, de ellos 53 mil están privadas de libertad en su mayoría hacinados(as), sin rehabilitación y con reincidencia de más de un 50%. Las cárceles chilenas son inhumanas, los derechos humanos de estos chilenos son pisoteados, ignorados a tal punto que esa realidad carcelaria se asemeja mucho a la realidad de las cárceles de Palestina, Colombia, etc. Esta dura realidad de las cárceles chilenas se puede graficar como ejemplo la Penitenciaría, la hacinación llega al 200%; la cárcel de San Miguel sobrepasa en dos su número de internos en 1900 internos, de una cárcel para 780 personas con un nivel de hacinamiento de más de 70%, y a nivel nacional se repite. Sin ningún tino, análisis psicológico y estructural tanto como de la infraestructura como de los internos, vienen los empresarios del gobierno neoliberal de Piñera y juntan dos módulos para recibir sus visitas con ese nivel de hacinamiento, esto detona la crisis y, en consecuencia, se originan los enfrentamientos entre los internos por un espacio para recibir visitas.

Con internos calcinados, sin poder ser identificados, con un sistema de salud pésima, mercantil para todos los chilenos ¿qué se podría esperar de los más de 50 mil chilenos en prisión, que no pueden pagar por su salud? De hecho la mayoría de ellos han perdido casi toda su dentadura. Lo que puede graficar con fuerza y claridad tal situación es que el scanner que se utiliza para revisar la gravedad de las quemaduras lleva más de 4 meses sin uso, ya que está malo, no hay cardiólogo en la Posta Central y este recinto hospitalario es el único que recibe a nivel nacional a las personas con quemaduras graves. Esto es una inmoralidad que no tiene nombre. Esto viene a reafirmar que en Chile existen dos tipos de chilenos, los ricos y los pobres y cada día que pasa las desigualdades sociales se profundizan y el sistema se encarga de aquellos que se salen de su institucionalidad. De los 6 gobiernos neoliberales, es decir, desde la dictadura a la fecha, no le han interesado a los seres humanos y mucho menos los derechos humanos de los que caen en prisión. Lo inmoral de esto es que sólo están tratando de realizar negocios con las cárceles concesionadas. Cada vez que hay una desgracia de ese nivel repercute en heridos, mutilados y muertos. Esto devela la realidad de Chile, en este caso del hacinamiento en las cárceles y de la pésima salud de todos los chilenos que trabajan para vivir.

¿Qué pasa con las víctimas de la Cárcel de San Miguel? Estos chilenos que en su mayoría son jóvenes, son víctimas del Estado, señor Piñera. Recuerde sus palabras en su discurso del 21 de Mayo, “Protegeremos con eficacia y prontitud a las víctimas. A ratos pareciera que nuestro sistema judicial se preocupa más de los derechos de los delincuentes que del sufrimiento de las víctimas. Incluso hay casos en que el delincuente sale de la cárcel antes que su víctima del hospital”, pero esta vez las víctimas son los presos y el sistema carcelario no los protegió; es un sistema carcelario inhumano. Ahora estos presos chilenos no alcanzarán a salir del hospital, señor Piñera, Alianza y Concertación, y mucho menos de la cárcel, ya que están muertos. Entonces con qué cara se atreve a decir que los internos podrán trabajar y así ayudar a sus familias con esa realidad de hacinamiento, donde apenas tienen un miserable espacio para dormir. Una cosa es confundir un personaje de ficción y otra es hacer ficción con seres humanos. Transgresores de la “Ley” o no, estaban pagando sus culpas ante la sociedad, ante el Estado neoliberal y su sistema judicial por un delito concreto, pero eso no significa que se hallan transformado en animales por que trasgredieran la Ley. La Ley los castiga, pero no pierden sus derechos como personas, como seres humanos.

Mientras, ante las cámaras de televisión el ministro de salud dice “que no se hará cargo de la denuncia hecha porque no hay scanner en la Posta Central”, eso habla del nivel de incompetencia, desvergüenza del ministro de salud. En el discurso del 21 de mayo pasado el administrador del Estado neoliberal, Piñera, dijo: “…quedaron derrumbadas o seriamente dañadas, 79 hospitales, 56 consultorios…” y, para colmo el hospital de Talca, que tenia su financiamiento desde antes del cataclismo, hoy no va a ser construido. Mientras existe este nivel de abandono, la alianza (Piñera) como no tienen nada que mostrar, se dedica al show gastando el dinero de todos los chilenos que producen y son millones de dólares los que se pierden en sus fiestas y carnavales para distorsionar la realidad de Chile. En plena sequía los alcaldes de la Alianza han gastado la energía eléctrica de meses en pleno invierno, llenado de luces las calles, plazas y avenidas, como intentando trasformar su gobierno en una fantasía, en un sueño o bien en una película Hollywoodense para niños escondiendo la realidad, la amarga realidad que nos rodea, nos azota y golpea.

Lo que usted calla señor Piñera junto a la Alianza, Concertación y convertidos al neoliberalismo, por pega o unos dólares sucios, es que la pobreza genera delincuencia, y la pobreza la genera el capitalismo neoliberal, ya que para generar riqueza bajo la lógica capitalista debo generar pobreza, salarios bajos, pésimos trabajos y flexibilidad laboral, prostitución de ambos sexos; paralelo a esto vendo el sistema, lo adorno con luces fantasiosas, lo lleno de serpentinas, e introduzco -y debo destacar-, que el neoliberalismo no solo es político, económico, militar, sino también ideológico, psicológico, por eso introduce la idea (alienado) en la mente de los débiles, oprimidos, casi esclavizados que trepar socialmente, beber, usar tal marca, tener un auto, son símbolos de opulencia social, es estar casi a la altura de los 4 dueños de Chile -y uno de esos amos de Chile es usted señor Piñera.

Ahora se entiende la imagen del nuevo logo, que lejos de parecer una goma, más parece una tarjeta de RED COMPRA O DE CREDITO. Es esa la visión de Chile, y de su escudo, que llega a tal punto mercantil que ven Chile como una gigantesca empresa. Todo debe ser competencia, colegios de “excelencia”… Y, dicho sea de paso, la mejor educación del mundo no está en Estados Unidos, no está en Alemania, no está en Inglaterra, menos en Japón y mucho menos en Corea del Sur, sino, por el contrario, la mejor educación está en China y en sus escuelas públicas, lo otro es una falacia, un embuste, un ardid, o como se dice en buen chileno, maña para impulsar un producto, una idea.

Sigamos… Ahora Cecilia Morel se traslada hasta el Biobío para celebrar y compartir la Navidad con más de 2.000 niños de esta región, “para celebrar la pascua con niños desvalidos por el cataclismo”. Qué hermoso ¿no? Pero sólo es show del barato señor Piñera. Mientras usted y sus ministros junto a la Alianza se llenan la boca diciendo que se han entregado 100 mil subsidios que en muchos de los casos apenas llega a los 7 millones, puede subir a 12 millones si la casa encontrada tiene ciertas características, como un colegio cerca, un reten de carabineros, etc. En sí esa suma solo sirve para construir casas prefabricadas que no durarán más de 5 a 8 años, ya que son de maderas los bancos. El Banco Estado obliga a cientos de chilenos a seguir pagando dividendos de casas que no existen mientras el gobierno sale diciendo por los medios masivos de desinformación que se han pagado todos los seguros por siniestro. Y hay casos como en Talca, donde un anciano inválido, que perdió su casa, hoy demolida, está obligado a pagar dividendos al Banco Estado cuando dicha casa tiene seguro contra sismo y, a 10 meses de trascurrido el cataclismo, nadie le ayudado ni con un vaso de agua, señor Piñera. Este anciano vive de una miserable pensión, debe pagar arriendo, 140 mil pesos más el dividendo de una casa que no existe. Es más, el Banco Estado ante los medios de desinformación plateó que el Banco pagaría hasta 6 meses los arriendos. Entonces ¿qué pasa en Talca, con el Banco Estado y la aseguradora señor Piñera?

El gobierno (Alianza) o Piñera, se hacen parte por la querella de quien sea responsable del crimen de José Tohá, a través del subsecretario del Interior Rodrigo Ubilla; anunció que se interpondrá una querella en contra de los responsables de la muerte del ex ministro José Tohá, caso que se investiga como un posible homicidio. El subsecretario Ubilla afirmó que la querella será presentada por funcionarios del programa de Derechos Humanos que dependen de esa cartera, debido a la cantidad de datos conocidos en los últimos días, que hacen al menos dudoso que Tohá, quien tenía dificultad para moverse debido a su bajo peso con el que llegó desde la isla Dawson, pudiera colgarse en el closet por sí solo. Ahora lo que indigna y molesta es que Piñera o la Alianza, saben mejor que nadie que jamás se sabrá quiénes lo asesinaron directamente. Todos sabemos bajo qué gobierno (Pinochet 1973-1989) no se movía un papel sin su consentimiento, pero en los otros casos de violaciones a los derechos humanos el gobierno, la alianza o Piñera, guarda silencio hipócrita, una elipsis cómplice casi concomitantes con los violadores de los derechos humanos, con el terrorismo de Estado: su “Ley antiterrorista” o con todas sus letras, formas y artículos.

Mientras esto ocurre, la Concertación está más perdida que Adán en el día de la madre. Como nació podrida, es decir, traicionó el programa de gobierno, que dicho sea de paso el programa de gobierno fue estregado por el Pentágono, vía embajador de aquella época, del cual la Concertación planteó que desmantelarían la institucionalidad pinochetista y neoliberal, llega a tal punto su descomposición moral y ética que el 5 de octubre pasado escuchamos a una de sus dirigentes, Carolina Tohá, en una suerte de autocrítica, pero con un discurso en tercera persona, casi al borde de la esquizofrenia diciendo: “Muchos dejaron de escuchar y se acostumbraron al poder”, y sigue, “muchos confundieron el logro alcanzado, que fue real y contundente, con el exitismo y la arrogancia, dejaron de escuchar y se acostumbraron al poder”, continua, “Muchos llegaron a creer que los espacios de participación les pertenecían y consideraron una ofensa que alguien quisiera competir”, y ahora están mandando mensaje de unidad a Marcos Ominami, cuando este extraño y burgués personaje no sacó a nadie en las últimas elecciones pasadas. Esto grafica que es una burbuja que sólo refleja el descontento hacia los políticos en general, pero ese descontento no se expresa al llegar a la urna y votan por la Alianza-Concertación en lo particular, ya que no existe una real opción a la institucionalidad pinochetista y al capitalismo neoliberal, es decir, el SOCIALSIMO.

Lo que olvida de adrede Tohá es que lejos de acostumbrarse al poder, la arrogancia que genera el poder mismo, el no escuchar, al transformarse en caciques de la política, lo que sucedió fue simple: terminaron de administrar la institucionalidad pinochetista y el capitalismo neoliberal. Esto refuerza la tesis que la socialdemocracia abrazó con fuerza el neoliberalismo en la década de los 80s y 90s, principalmente con la caída de los países mal llamados “socialistas”.

Para seguir dentro la contingencia, la Concertación encontró la fórmula para esto, y nada MEJOR que cuestionar a la señora del senador UDI Hernán Larraín, la ministra Magdalena Matte. A través de una interpelación a la ministra, los diputados Concertacionistas y del Partido Comunista llegaron a la oficina de partes de la Cámara, donde concretaron la anunciada acción que pretendía interrogar a Matte respecto a las labores de reconstrucción. Pero como somos chilenos explotados y vemos el show, la utilización política electoral de la alianza, lo que saldría de la interpelación no sería humo blanco ni negro, sino por el contrario sería humo gris y con olor a carne quemada. De hecho los parlamentarios radicales, del PPD y socialistas dudaron de que fuera el momento oportuno para emprender una acción de este tipo. Además de cuestionar su efectividad, sin ir más lejos el responsable de la bancada de diputados del Partido Radical, Marcos Espinoza, precisó “la interpelación sólo ha servido para obtener dividendos políticos, algo que no sirve al proceso de reconstrucción” y afirma que, “además, la ministra de Vivienda podría quedar como víctima”. Y para rematarla son cobardes, ya que no funcionan por hacer lo correcto, sino por los intereses políticos inmediatos, mirando el circo electoral.

Revisado y corregido por: Stolpkin.net


http://hijosdelarebeldia.blogspot.com/