// está leyendo...

Para tener en cuenta

[Argentina] Dolor popular tras la muerte de Néstor Kirchner

El pasado 27 de octubre murió Néstor Kirchner quien, además de ser un carismático político argentino, era Secretario de la Unión de Naciones Suramericanas, presidente del Partido Justicialista y Diputado de su país.

Sus primeros pasos en la política los realizó militando en la Juventud Peronista la cual estaba vinculada con la izquierda y en donde conoció a su esposa, y actual presidenta argentina, Cristina Kirchner. Tras el golpe militar del año 1976, que provocó el debacle económico argentino y la desaparición de 30.000 personas, Néstor y Cristina abandonaron la militancia política y se refugiaron en el sur argentino en donde empezaron a trabajar en la actividad privada.

Poco tiempo antes de la vuelta de la democracia argentina Néstor Kirchner retomó su militancia, ocupó diferentes cargos políticos y desde 1991, hasta el 2003, gobernó la provincia de Santa Cruz. Durante su gestión gubernamental realizó numerosas obras públicas, favoreció la inversión privada en los ámbitos de la minería y el turismo, apoyó la privatización de la empresa petrolífera argentina (YPF) y recibió del estado argentino US$654 millones en concepto de regalías petroleras mal liquidas que depositó fuera del país.

El 25 de mayo de 2003 asumió la presidencia argentina y, con un fuerte liderazgo basado en su carisma y habilidad política, logró sortear la crisis institucional y social que su país. A lo largo de su presidencia estabilizó la economía argentina, bajó los índices de desocupación, políticamente se alejó de los Estados Unidos y del ALCA, impulsó la creación del ALBA y promovió el afianzamiento del MERCOSUR, renovó la Corte Suprema Argentina cuyos nuevos integrantes anularon los indultos que gozaban los militares que habían intervenido en el golpe de estado de 1976.

Desde el 10 de diciembre del 2007, hasta el día de su fallecimiento, Néstor Kirchner acompañó en su gestión presidencial a su esposa Cristina. En el transcurso de estos años ambos promovieron la estatización de Aerolíneas Argentinas, la eliminación de las jubilaciones privadas, la utilización de fondos públicos para la realización de obras estatales, la creación de la Asignación Universal por Hijo y la promulgación de una ley de medios para impedir la formación de monopolios mediáticos.

En el transcurso de los últimos años Néstor Kirchner tuvo una relación formal, y muchas veces tensa, con la jerarquía católica ya que pensaba que muchos de sus integrantes tenían visiones discriminatorias, oscurantistas y cercanas a la represión del último gobierno militar. Por su parte numerosos miembros de la cúpula católica criticaban a Néstor Kirchner por que consideraban que él creaba antagonismos entre los argentinos, ocultaba los verdaderos índices de pobreza y no promovía una equitativa distribución de la riqueza.

Además de las mencionadas críticas Néstor Kirchner también fue cuestionado por numerosos movimientos sociales por comprar decenas de terrenos fiscales mientras gobernaba Santa Cruz; construir un fastuoso hotel y participar en numerosas empresas privadas mientras presidía su país; enarbolar la bandera de los derechos humanos cuando menos de un 5 por ciento de los represores están en la cárcel; aumentar su fortuna mas de un 150% desde el 2003 en adelante; no impulsar una profunda democratización sindical; avalar la utilización de los fondos del Banco Central para seducir al mercado financiero internacional y volver a relacionarse con el FMI; y poseer una estrecha relación con el líder de la Confederación General del Trabajo que, según Hebe de Bonafini, delató a trabajadores de izquierda en la última dictadura militar, etc.

Ahora bien, más allá de los posibles análisis políticos y cristianos que pueden realizarse sobre la persona de Néstor Kirchner, nadie puede negar que su muerte originó un profundo dolor en gran parte de los sectores más pobres argentinos que veían en él al abanderado de los humildes.


http://www.deigualaigual.net/es/act…

Ver en línea : Argentina: Dolor popular tras la muerte de Néstor Kirchner