// está leyendo...

Análisis de interés

LAURENCE KOTLIKOFF: “ESTADOS UNIDOS ESTÁ EN BANCARROTA Y NADIE LO SABE”

Seamos realistas, Estados Unidos está en bancarrota. Ni un aumento del gasto público (para reactivar la economía) y/o de los impuestos ayudará al país a pagar su deuda.

Lo que puede y debe hacerse es una simplificación radical de los impuestos, de la atención sanitaria, del sistema de pensiones y del sistema financiero. Todos son un completo desastre. Pero la buena noticia es que cada uno puede ser rediseñado para lograr sus fines legítimos, con unos menores costes, y revitalizar así la economía.

El mes pasado el Fondo Monetario Internacional dio a conocer su revisión anual de la política económica estadounidense. El sumario contenía estas palabras conciliadoras sobre la política fiscal de Estados Unidos: “Los directores aplaudieron el compromiso de las autoridades con la estabilización fiscal, pero señalaron que un ajuste mayor del presupuesto sería necesario para estabilizar el ratio deuda/PIB”.

Estas palabras dejaron entrever la delicada situación que el FMI ve en la quebrada economía estadounidense. Además, el 6 de julio de 2010 dijeron: “El déficit fiscal asociado con la política federal fiscal es hoy enorme… una normalización de la situación requeriría un ajuste fiscal anual equivalente al 14% del PIB”.

El FMI está diciendo así que Estados Unidos necesita duplicar inmediatamente los ingresos personales, los impuestos federales y a las empresas, así como el gravamen sobre las nóminas.

Este aumento de impuestos permitiría al país obtener este año un superávit fiscal del 5%, en lugar del actual déficit del 9%. El FMI está diciendo así que Estados Unidos necesita en realidad obtener un enorme excedente monetario para poder hacer frente a los pagos pendientes. También admitieron que cuanto más tiempo dejen pasar antes de hacer este ajuste fiscal, más doloroso será el ajuste.

¿Esta loco el FMI?

No. Simplemente hace su trabajo. Las previsiones a largo plazo de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), publicadas en junio, muestran un problema aún más grande que el dibujado por el FMI.

Según la base de datos del CBO, el déficit fiscal es de 202 billones de dólares, 15 veces superior al importe de la deuda pública. Esta discrepancia entre los datos “oficiales” y nuestra deuda neta real no es sorpresiva. Refleja lo que los economistas denominan el “problema de etiquetado”. El Congreso ha sido muy cuidadoso durante estos años con el etiquetado de la mayoría de los pasivos “no oficiales”, intentando mantenerlos fuera de balance.

Igualmente hay en el país 78 millones de "baby boomers" que cuando se retiren cobrarán de la seguridad social, excediendo en promedio el PIB per cápita, con un coste anual de unos 4 billones de dólares.

Lo más probable es que veamos un aumento de la pobreza, de impuestos, tipos de interés y precios al consumidor. Es terrible, pero es lo que hay. Los operadores de bonos, una vez que se despierten, comprenderán que Estados Unidos está en peores condiciones fiscales que Grecia.


http://www.diariodemercados.com/not…

Ver en línea : LAURENCE KOTLIKOFF: “ESTADOS UNIDOS ESTÁ EN BANCARROTA Y NADIE LO SABE”