// está leyendo...

Para tener en cuenta

Portal de EEUU prevé disintegración del país en 2017 y abandono de bases militares de ultramar

El portal norteamericano “infowars.com” publicó el 28 de julio un artículo, en el cual se afirma que la expansión a ciegas de las fuerzas estadounidenses en ultramar ha traído aparejada una grave crisis para el esquema de dominacion de EEUU. En los próximos años, dice, EEUU enfrentará un derrumbe político, económico y militar, proceso que concluirá con la desintegración del país, a causa de su empeño en establecer un imperio mundial.

Policía anti-terrorista se militariza; actúa irresponsablemente

En 2017, EEUU estará dominado por fuerzas patriarcales, que en un principio actuarán como agentes locales del orden. En las postrimerías del siglo XX los conservadores combatían al crimen, mientras que en la primera década del siglo XXI los gobiernos de Bush y Obama desataron guerras anti-terroristas. Como resultado, la policía se militarizó y comenzó a actuar sin orden ni concierto. El derrumbe social dará paso a la conversión de la policía en señores de la guerra. De ahí, estos grupos adquirirán la categoría de fuerzas patriarcales, tras absorber a otros sectores.

En 2012 el dólar de EEUU perderá su predominio mundial

En 2010 el dólar norteamericano perderá su condición de moneda de reserva mundial. La depresión económica hará que los acreedores de EEUU se lancen frenéticamente a imprimir billetes, como respuesta al déficit estadounidense. Tras el derrumbe del dólar, los precios de las exportaciones subirán drásticamente. Como los estadounidenses no podrán asimilar las importaciones de productos extranjeros, y las transnacionales que proveen artículos al mercado de EEUU se declararán en bancarrota sucesiva, el Gobierno irá perdiendo sus fuentes de ingresos. Así, la Administración deberá imprimir gran cantidad de billetes para hacer frente a los gastos, y los precios en el mercado interno subirán a un ritmo acelerado. Frente a la seria inflación, Washington tendrá que abandonar los sistemas de seguro social y médico, y suspender más tarde la concesión de pensiones de vejez.

El sistema de intercambio de alimentos se desintegrará, porque el Gobierno establecerá precios fijos para combatir la inflación y exigirá que todas las adquisiciones y compras sean efectuadas en billetes verdes. Al no poderse cambiar los alimentos con precios inflados por dinero depreciado, los productos desaparecerán del mercado. Washington adoptará una política semejante a la que aplicó Vladímir Lenin en la URSS en tiempos de guerra. El Gobierno enviará tropas para confiscar mercancías y las distribuirá entre las masas. Como los productos disponibles se agotarán muy pronto y la perspctiva de producción no será favorable, estas medidas serán transitorias. Además, las tropas se apropiarán de buena parte de las mercancías confiscadas. Los señores de guerra locales sacarán luego estas mercancías al mercado, para trocarlas por oro, plata y monedas de cobre.

Otras fuerzas patriarcales se establecerán en torno a los clanes y personas poseedores de alimentos, oro y plata, armas y municiones. Las fuerzas patriarcales formarán alianzas poco seguras, y se traicionarán entre ellas con frecuencia para equilibrar sus fuerzas. Los señores de la guerra cobrarán impuestos sobre el transporte de mercancías, lo que provocará parálisis de la producción de alimentos y otros artículos. Washington controlará la producción y la refinación de petróleo en el país, pero el petróleo del Gobierno se empleará en su mayoría para la seguridad de transporte en las regiones patriarcales.

Tropas de EEUU abandonarán mayoría de bases de ultramar

Las tropas abandonarán la mayoría de sus bases de ultramar. Como las reservas de recursos se agotarán muy pronto, los soldados abandonados se verán en la necesidad de formar alianzas con sus ex contricantes. Washington descubrirá que es cada vez más difícil mantener su situación. Como habrá perdido control de todo el país, no podrá asegurar el sumistro que habitualmente le llegaba de países que ahora le amenazan con ataques nucleares. Estos países irán adquirendo gradual conciencia de que Washington es su único objetivo en EEUU, lo que desatará una huida masiva de la población capitalina.

El fin de la globalización

En su época inicial el Imperio Romano adoptó las monedas de oro y plata para la compra de bienes y servicios. Con su alta capacidad logística, las tropas romanas mantuvieron constantes campañas bélicas que les permitieron extender su dominio. Para el imperio estadounidense, la expansión por ultramar conllevará el desplazamiento de su industria manufacturera y de servicios hacia otros países. A seguido se producirá el debilitamiento de las bases fiscales del Gobierno, la aprobación de descomunales presupuestos y un mayúsculo déficit comercial. Se registrarán depreciaciones continuas de la moneda nacional y se agravará la dependencia de deudores extranjeros y gobernantes títeres. El Imperio Romano se mantuvo durante varios siglos, pero EEUU se derrumbará de la noche a la mañana. La corrupción del Imperio Romano fortaleció a las fuerzas enemigas. Cuando se derrumbe EEUU, su Gobierno dejará de representar al pueblo, pasando a ser instrumento de dominación oligárquica. Las decisiones que tome el Ejecutivo apenas serán eco de los deseos de una minoría. Aplastado por una deuda insoportable, el Gobierno de derrumabrá, como preámbulo al fin de la globalización.

http://spanish.peopledaily.com.cn/3…

Ver en línea : Portal de EEUU prevé disintegración del país en 2017 y abandono de bases militares de ultramar