// está leyendo...

Análisis de interés

El rol de Santos en la estrategia imperial en Colombia: indicadores para desechar las ilusiones

Con motivo de la nueva agresión mediática colombiana, enmarcada en una estrategia intervencionista de los EEUU ( por supuesto, de mayor envergadura y con connotaciones político-militares que han sido denunciadas por el propio presidente Chávez ) se ha desarrollado una matriz de opinión, matizada de ingenuidad o desinformación, donde se sostiene que con el arribo formal del Clan Santos al gobierno en las próximas semanas del mes de Agosto, la estrategia imperial va a cambiar y se van a disipar las amenazas .

Tamaño error de óptica que desconoce la naturaleza de la agresión imperialista en la actual coyuntura histórica, igualmente, ignora la trayectoria y ejecutoria de Santos en el Plan Colombia y en el Plan de Seguridad Democrática, hace obligante los llamados de alerta frente a tal opinión ilusa.

Es posible que existan actualmente diferencias y matices entre el narco- paramilitar Uribe y el Capo Santos, pero ello no borra que este último es el artífice (con la complicidad o anuencia de Uribe ) de los “falsos positivos”, de la violación de la soberanía de países vecinos bajo la concepción de las operaciones extraterritoriales, del asesinato selectivos de dirigentes populares, de los acuerdos para instalar bases gringas en territorio colombiano.

En tal sentido, reiteraremos de nuevo los planteamientos que hemos venido realizando en diversos ensayos donde se recoge la línea de investigación que desarrollamos desde el año 2008:

1.- “Las operaciones psicológicas de The Rendón Group en Colombia y sus proyecciones sobre Venezuela” 2008

2.- “Outsourcing de inteligencia en Colombia” 2009

3.-”Para comprender la manipulación mediática” 2009.

4.- “Dossier sobre Operaciones Psicológicas 2009.

5,. “La actual estrategia imperial: The Outsourcing de Intelligence” 2010.

6.- “El outsourcing de inteligencia: guerra psicológica, inteligencia tecnológica y operaciones encubiertas con fuerzas especiales” 2010.

7.- “Las contradicciones de la guerra secreta de Obama 2010.

Gran parte de estos trabajos fueron publicados en forma de folletos o colgados en la red: Aporrea. Org o en Kaosenlared.net, de donde pueden ser bajados.

En ese proceso de investigación documental, se caracterizan las particularidades de la guerra mediática en desarrollo, partiendo del enfoque de The Rendón Group (“gestión de percepciones vía noticia”) y el papel que juega las fuerzas contrarrevolucionarias colombianas en este ajedrez político-militar, muy particularmente trabajamos la llamada “reforma militar” impulsada por el Clan Santos inscrita en el Manual de Contrainsurgencia de las fuerzas armadas norteamericanas (FM 3-24 . US Army Field Manual) elaborado en el año 2006, conocido en la jerga castrense como “COIN”.

Veamos entonces, en forma resumida las 10 principales determinaciones de la estrategia imperial y su concreción en los actuales momentos en Colombia, como amenaza político-militar para la revolución bolivariana:

I

El telón de fondo que permite comprender las motivaciones última de la agresión imperialista, empleando como plataforma el territorio colombiano y sus fuerzas armadas, es el siguiente:

1.- La conquista de mercados y control de las materias primas (fundamentalmente las energéticas) a través de los tratados de libre comercio. Cuestión que cobra una mayor relevancia político-militar en el actual cuadro de crisis global que vive el imperio.

2.- Presencia militar norteamericana bajo el pretexto del combate global al terrorismo y al narcotráfico, permitiendo que el complejo industrial – militar, con sus empresas contratadas hagan negocio con la traída de mercenarios, vendiendo armas y equipos: helicópteros, radares. Todo esto se va a ver ampliado con la instalación de las 7 bases en territorio colombiano. Como indica un reportaje periodístico “… Cuando la maquinaria de guerra estadounidense hace un despliegue semejante, suele hacerlo a lo grande: sacos de arena, lonas, insecticidas, generadores, máquinas de Coca-Cola, vídeos, literas, uniformes, radios, explosivos, cafeteras; todos los artículos de un catálogo de operaciones sobre el terreno y otros que no figuran en él. El aparato militar norteamericano es impresionante, pero además es acaparador. No se limita a levantar un campamento, sino que importa toda la cultura de comida rápida, centro comercial y recipientes de usar y tirar”.

3.- Muro de contención a los procesos de cambio en la región.

4.- Desarrollo de aprestos operacionales para una agresión militar contra Venezuela y otros países que nos estamos enfrentando a la estrategia del pentágono en la región. En este punto sostenemos que la reforma militar colombiana tiene como coartada el combate a la insurgencia, (la cual propagandísticamente quieren homologarla con el narcotráfico), pero en prospectiva se trata de tener una fuerza de reacción rápida en la frontera sur de Venezuela como elemento de choque para una intervención en profundidad en el territorio de nuestro país.

II

Los anteriores objetivos permiten comprender las orientaciones más específicas del Plan Seguridad Democrática, desarrollado por el Clan Santos:

• El enfrentamiento a la insurgencia Colombiana hace parte de un combate global a la revolución en la región.

• La necesidad de la presencia militar yanky obliga a oponerse a la solución política del conflicto y boicotear el intercambio humanitario de prisioneros.

• La solución militar involucra desconocer la soberanía nacional de los países vecinos y el desarrollo de “operaciones extraterritoriales” o persecución en caliente de los guerrilleros.

III

En la Jornada de México con fecha agosto de 2008 José Steinsleger analisa la presencia de The rendon Group en Colombia y nos señala lo siguiente:

“Antes de ocupar el Ministerio de Defensa de Colombia, en plena campaña presidencial de Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos contrató los servicios de The Rendón Group para el "partido de la U". Casi 50 por ciento de la ayuda estadunidense para el Plan Colombia se dedicó a una campaña de imagen del Ministerio de Defensa, encabezado por Santos.

Simultáneamente, Rendón Group se concentró en su especialidad: reclutar y subcontratar "agentes" (periodistas, académicos) dispuestos a justificar ideológicamente el Plan Colombia o Plan Patriota y, finalmente, la estrategia de "seguridad democrática" del presidente Uribe.

A modo de cobertura institucional para el desarrollo de los planes guerreristas del Pentágono en la subregión andina, Rendón Group impulsó la creación de la Fundación Seguridad y Democracia (FSD, Bogotá, 19/11/02), integrada por un "selecto grupo de personas".

Entre ellas figura Enrique Santos, primo del ministro de Defensa y director de El Tiempo (legendario periódico liberal de Bogotá, afiliado a la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP). En estatutos, la FSD asegura corresponder a una entidad de carácter "independiente" y sin vínculo con "… ningún gobierno, partido político o credo religioso" (sic).

La FSD y sus operadores tarifados (subcontratados) han venido legitimando el gasto militar, el cambio en la doctrina que apunta a no respetar la soberanía nacional, los cambios organizativos y tecnológicos en las fuerzas armadas colombiana que permitan tener la capacidad operativa con fuerza de choque del imperio en la región.

En los diversos ensayos publicados por la Fundación Seguridad y Democracia encontramos lineamientos estratégicos para la solución militar, incluyendo la intervención en Ecuador y Venezuela. Veamos los productos “literarios” de estos autores:

Uno de las figuras destacadas de la FSD es Alfredo Rangel, director general. Editorialista de El Tiempo y la revista Cambio, Rangel posa de "violentólogo" (sic) en la Universidad de los Andes y ha sido consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es autor de un par de libros a la carta del Pentágono: Guerra irregular en el fin de siglo (2001) y Guerreros y políticos: diálogo y conflicto en Colombia (1998-2002).

La FSD tiene también entre sus miembros a Germán Espejo, personaje "reclutado" por Rendón Group que trabaja directamente con Uribe. Experto en "comunicación estratégica" (sic) y asuntos militares y consultor en seguridad y asuntos internacionales (2001-04) para el Ministerio de Defensa. Germán Espejo en el texto “Operaciones Extraterritoriales: Riesgos y Alternativas” (Publicaciones FSD, 25/01/2005 ) justifica la persecución en caliente invocando razones de seguridad. El mismo Germán Espejo, junto con Andrés Villamizar, justifica el aumento del gasto militar, en el ensayo “El Gasto en Seguridad y Defensa en Colombia: De la Contención a la Ofensiva”. (publicación FSD.2004).

También encontramos a Andrés Villamizar, actuando como operador subcontratado de la FSD, donde desarrolla algunos planteamientos de los instructores gringos en su ensayo “Fuerzas Militares para la guerra. La agenda pendiente de la reforma militar” (FSD.Bogotá. Noviembre de 2003) donde descendiendo en detalles de la reforma militar que ha elaborado la FSD para el Clan Santos.

IV

Los principales aspectos de la reforma militar promovida por los yankys en Colombia (bajo las premisas del FM 3-24 . US Army Field Manual ) y reproducida por los anteriores agentes ideológicos “subcontratados” que hemos citado, están referido a:

1.- Control territorial y justificación de las operaciones extraterritoriales, tal como lo intenta justificar Germán Espejo:

“…En una situación de pre-conflicto, es decir en los días o meses anteriores al inicio de las confrontaciones entre fuerzas armadas de dos o más países se puede notar un tipo de operaciones extraterritoriales. Estas corresponden normalmente a misiones desarrolladas por unidades de fuerzas especiales de las fuerzas armadas o de unidades operativas de los servicios de inteligencia de un Estado, que realizan operaciones encubiertas en territorio enemigo para facilitar o hacer más contundente las acciones ofensivas de las propias fuerzas cuando se inicie la confrontación…”

2.- El mejoramiento de la capacidad de movilización, de respuestas rápidas. Esto lo planteo Andrés Villamizar de la siguiente manera:

“…Una de las misiones más importantes, la de multiplicar la fuerza, incluye el asalto aéreo, es decir, transportar por vía helitransportada unidades terrestres al campo de batalla. Las fuerzas de asalto aéreo son capaces de proyectar poder de combate sin la limitación impuesta por el terreno o los accidentes geográficos.

La versatilidad y fuerza de este tipo de operaciones se logra al combinar las capacidades de las aeronaves modernas de ala rotatoria, velocidad, agilidad y capacidad de fuego con las de las tropas terrestres.

Se debe resaltar el enorme incremento de la capacidad aérea de las Fuerzas militares colombianas, tanto en el transporte de tropa como en el apoyo de fuego cercano, es decir, el apoyo de fuego que los helicópteros o aviones brindan a las tropas terrestres, volando muy cerca de la tierra y a una relativa baja velocidad. Actualmente, Colombia cuenta con una flota de unos 230 helicópteros…”

También Andrés Villamizar en su ensayo nos describe los avances en la inteligencia tecnológica:

“Las Fuerzas Militares colombianas han fortalecido considerablemente sus capacidades de inteligencia técnica, entendida esta como la recolección de información por medios distintos a las fuentes humanas. Incluye la capacidad de interceptar señales, comunicaciones y de tomar aerofotografías, entre otras.

Un componente fundamental de estas capacidades son los llamados rastreadores o trackers y las plataformas de inteligencia.”

De la misma manera, este subcontratado desarrolla algunas líneas del mejoramiento de la capacidad para realizar operaciones nocturnas:

“Muchos ejércitos tienen alguna capacidad de operar en la noche. Es relativamente fácil adquirir algunos de los equipos y tecnología a precios razonables en el mercado mundial. Pero para ser usados de manera efectiva, las organizaciones deben desarrollar las tácticas, técnicas y procedimientos que maximizan la ventaja de poder operar en la noche…Para poder hacerlo, un ejército requiere no solo contar con los equipos adecuados, sino también a doctrina y el entrenamiento que les permite enfrentar un ambiente operacional riesgoso y complejo.”

El mismo autor, nos describe el progresivo proceso de “mercenarización” de las fuerzas armadas colombianas:

“Uno de los cambios institucionales más importantes que se han implementado es el paulatino pero constante profesionalización de las tropas. Tanto el Ejército como la Infantería de Marina (cuerpo terrestre de la Armada, cuya misión incluye el patrullaje de costas, ríos y litorales) avanzaron en este proceso. Las Fuerzas Militares adelantaron un proceso de profesionalización de sus soldados e infantes de marina, reemplazando los llamados bachilleres (soldados e infantes conscriptos con diploma de bachiller) por soldados profesionales. Estos últimos son aquellos que tras concluir su servicio militar obligatorio deciden voluntariamente continuar en las Fuerzas Militares, luego de recibir un reentrenamiento y que a partir de ese momento reciben un sueldo por su trabajo.”

Estos y otros cambios en las fuerzas armadas colombianas vienen siendo implementados desde el año 2004 bajo la tutela norteamericana, ejecutado en la práctica por el Clan Santos y los equipos tarifados como los de la FSD.

V

El ministro de la defensa de Colombia Gabriel Silva, en múltiples declaraciones en los últimos meses, en diversas ocasiones y a través de variados medios, ha venido argumentando el peligro de un ataque exterior, donde se denota un viraje estratégico: de la coartada del combate a la insurgencia están pasando a otro justificativo, el conflicto con fuerzas externas , con lo cual pretenden ampliar la estrategia político-militar del Clan Santos:

 “ el ejército está dispuesto a atacar bases guerrilleras en otros países”

 “algunos jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) estarían en territorio venezolano”.

 “ Hay que reforzar y modernizar el armamento para enfrentar “agresiones” exteriores de países con “aspiraciones expansionistas ideológicas y territoriales” que amenazan a Colombia.

 “ES necesario aumentar la capacidad militar del país para defenderse de ataques externo de países vecinos que estaban adquiriendo equipamiento militar.

 “Se plantea reforzar la presencia militar en su frontera con Venezuela con la construcción de una nueva base y la activación inmediata de dos batallones aéreos en otros puntos de la frontera.

 “anunció la activación de seis batallones de aviación y uno de fuerzas especiales, dos de ellos en la frontera con Venezuela”.

 “ argumentando la necesidad de construir la nueva instalación militar fronteriza, Silva manifestó que ningún estado puede evadir las "obligaciones internacionales de perseguir el terrorismo, enfrentar el crimen y buscar que sean castigados aquellos que han cometido delitos, no importa dónde se oculten o se resguarden".

 “También dejó entrever que no descarta un ataque a una posible base guerrillera en territorio venezolano.

La referidas citas que son anuncios públicos, están recogidas en un documento internos de las FFAA colombianas que lleva por título “La Fuerza Pública y los Retos del Futuro” donde se observa la huella de los asesores de la FSD y la línea de continuidad con las orientaciones estratégicas trazadas por el imperio a través de las ejecutorias de Juan Manuel Santos como ministro saliente de la cartera de defensa en Colombia y los tarifados Alfredo Rangel, Germán Espejo y Andrés Villamizar. Una simple lectura comparativa de los ejes temáticos, la jerga técnica y las propuestas operacionales que ya reseñamos con anterioridad, nos conduce a la conclusión que estamos en presencia de un escalamiento de los planteamientos realizados por estos autores en el año 2004 y ratificados en el año 2009 antes que Santos dejara el ministerio de defensa. Particularmente esto está sintetizado en el discurso que examinaremos posteriormente, dado por el ex ministro en el seminario de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras –ANIF- con el nombre de “EL FUTURO DE LAS FUERZAS ARMADAS”, realizado en Bogotá el 30 de Abril del 2009.

Volviendo al texto “La fuerza pública y los Retos del Futuro”, podemos indicar que se trata de un trabajo de 59 páginas que comenzó a circular en medios masivos en los últimos días de Diciembre de 2009, pero en la edición en PDF que se consigue en internet aparece como editado por la imprenta nacional de Colombia en Julio de 2009. Igualmente aparecen una series de referencias de sus supuestos autores: Grupo de Análisis Estratégico TC . Pedro Villaquirán Ramos, TC . Jorge Alberto Chacón Zapata, TC . Dagoberto Blanco Barragán. Como hemos visto las actividades encubiertas de la FSD, puede demandar medidas de contrainteligencia, donde no aparezcan directamente señalados.

Veamos a continuación algunos fragmentos del citado documento:

“Este documento pretende ser el primero de una serie de documentos sobre el futuro de la Fuerza Pública, buscando generar debates alrededor de los interrogantes necesa¬rios para definir la estructura de Fuerza y enfrentar estos retos del futuro. El documen¬to está dividido en tres partes. En la primera se analiza el contexto estratégico, a través de una evaluación de las tendencias globales, para plantear los retos que en materia de seguridad se deben enfrentar en el futuro. La segunda parte presenta una discusión sobre los cambios y adaptaciones que debe enfrentar la Fuerza Pública colombiana de cara a las tendencias y los nuevos retos. En la tercera parte se introducen los debates en torno a las diferentes alternativas que surgen, su impacto en el gasto y su sostenibilidad en el futuro.”

Esto lo podemos sintetizar como el telón de fondo:

1.- Colocar a Venezuela como una amenaza, ubicada en un contexto global con aspiraciones expansionistas.

2.- Reestructurar las fuerzas armadas para ponerlas a tono con ese reto

3.- Realizar una serie de adquisiciones de material bélico.

4.- Incrementar el gasto militar, dándole continuidad a los impuestos de guerra.

En el referido trabajo, la contextualización está planteada de la siguiente manera:

“… teniendo en cuenta el cambio en el entorno estratégico regional, la ten¬dencia a la polarización política y las aspiraciones expansionistas manifiestas por al¬gunos países, tanto en términos ideológicos como territoriales, surge la necesidad de hacer un mayor énfasis en la protección de la soberanía nacional. Este tipo de amenaza se inserta en la tendencia de que las guerras son cada vez más complejas y combinan una serie de elementos que hacen que al mismo tiempo se enfrenten formas de guerra convencionales y asimétricas. “

Contextualizadas las amenazas, también plantean una caracterización del tipo de guerra a enfrentar:

“Desde la perspectiva de diversos analistas militares, en la coyuntura actual se presen¬ta una reconfiguración de los conflictos. Estos han dejado de ser de alta intensidad, en¬frentando a ejércitos organizados de diferentes Estados, para convertirse en conflictos asimétricos o multivariantes, que difieren de la caracterización en blanco y negro que ha tenido tradicionalmente la guerra. “

Los distintos escenarios y el tipo de conflicto que se dibuja en el futuro, es también reiterado de la siguiente manera:

“Tal como se describe en la primera parte de este documento, la seguridad y la defensa en Colombia se enfrentan a un escenario futuro extremadamente complejo en el que interactúan nuevas y viejas amenazas. En buena parte del mundo, se ha superado la etapa en la que ejércitos con fuerzas comparables se enfren¬taban y se ha iniciado otra en la que los combatientes, que en muchos casos no pueden ser homologados con ejércitos, utilizan diferentes tipos de armas y de tácticas no con¬vencionales para alcanzar sus fines.

Teniendo en cuenta el cambio en el entorno estratégico regional, la tendencia a la polarización ideológica y las aspiraciones expansionistas manifiestas por algunos países, tanto en tér¬minos ideológicos como territoriales, pone de presente la necesidad de hacer un mayor énfasis en la protección de la soberanía nacional. Este tipo de amenaza se inserta en la tendencia de que las guerras son cada vez más complejas y combinan una serie de elementos que hacen que al mismo tiempo se enfrenten formas de guerra convenciona¬les y asimétricas. “

“…ya no se puede hablar de un conflicto regular basado únicamente en las capacidades estratégicas convencionales de los ejércitos, sino de una combinación de formas de guerra no convencionales o asimétricas, que van desde la guerra de guerrillas que el país ha aprendido a enfrentar, hasta guerras biológicas, químicas y cibernéticas.”

Finalmente, en el documento citado, se desarrollan las líneas maestras que van a impulsar en esta nueva etapa:

“Sin embargo, teniendo en cuenta el carácter híbrido de las formas de guerra actual, para que Colombia adquiera una capacidad estratégica no se deben cambiar las capaci¬dades existentes o comenzar de cero. En este sentido, los esfuerzos deben encaminarse a la obtención de dos objetivos primordiales: mantener las capacidades actuales que le dan una ventaja comparativa en términos de fuerzas especiales y operaciones asimétri¬cas, y desarrollar otras capacidades de tipo convencional y algunas no convencionales que se encuentran limitadas. Estas acciones deben estar acompañadas por una flexibi¬lización en la organización de las Fuerzas Militares, orientando los esfuerzos hacia una lógica conjunta. El reto consiste en lograr un equilibrio entre las capacidades conven¬cionales y las no convencionales.

Todo esto supone esfuerzos importantes en materia de entrenamiento y una integra¬ción combatiente-equipo acorde con la realidad tecnológica militar vigente. Adicional¬mente, dado que la defensa de la soberanía implica el desarrollo de operaciones defen¬sivas y ofensivas, es necesario considerar la creación y reestructuración de unidades con responsabilidad principal sobre todos los sectores fronterizos. Para estos efectos se debe avanzar en el fortalecimiento de las capacidades de vigi¬lancia, control de fronteras y monitoreo satelital, así como las de movilidad, contramo¬vilidad y cobertura. Además, se debe profundizar el desarrollo de las capacidades ya existentes en operacio¬nes especiales, aerotácticas, de movilidad y nocturnas.

Paralelamente, es necesario plantear una distribución geográfica de la Fuerza acorde con las necesidades estratégicas. Esto puede realizarse bajo la forma de centros de des¬pliegue militar que concentren la fuerza en sitios estratégicos, de manera que puedan responder a cualquier eventualidad en las fronteras de manera rápida y efectiva.

Aquí aparecen los lineamientos trazados por los asesores gringos, los cuales fueron desarrollados por Andrés Villamizar en el texto que citamos anteriormente:

1.-Mantener la ventaja comparativa que posee Colombia en cuanto a fuerzas especiales y de contraguerrilla, operaciones aerotácticas y nocturnas.

2.- Desarrollar cambios organizativos que desarrollen los comandos y operaciones conjuntas.

3.-Esfuerzo en el entrenamiento en el uso de las nuevas tecnologías.

4.- Creación y reestructuración de unidades en las fronteras.

5.- Vigilancia y control de los pasos fronterizos.

6.- Concentración de fuerzas en términos territoriales – fronterizos.

VI

En el trabajo investigativo que hemos realizado encontramos soportes documentales donde los anteriores lineamientos estratégicos del documento “Fuerza pública y los retos del futuro” están reivindicados y avalados por Juan Manuel Santos ex ministro de la defensa y ahora elegido como presidente de la república, tal como lo vamos a ver a continuación.

En tal sentido, analizaremos el discurso Santos en el seminario de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras –ANIF- que tuvo como nombre “EL FUTURO DE LAS FUERZAS ARMADAS”, realizado en Bogotá el 30 de Abril de 2009. En la intervención se observa una línea de continuidad en los planteamientos reseñados e incluso Santos asume la paternidad del organismo que elabora el documento en discusión pública actualmente:

“Dentro de la nueva estructura del Ministerio de Defensa, ha sido fundamental la creación de la Dirección de Estudios Sectoriales, que está dedicada a planear el futuro, sobre modelos de países desarrollados, de forma prospectiva pero realista. El objetivo es avanzar desde hoy en los retos del mañana, y definir la manera en que las Fuerzas Armadas deben adaptarse en su estructura, equipos y logística para enfrentarlos.”

Del mismo modo, vanagloriándose de los éxitos obtenidos contra la insurgencia, a partir de la estrategia guerrerista, dice Santos:

“Estamos en capacidad de desarrollar operaciones con altos componentes de inteligencia y precisión en sus objetivos, como la Operación Fénix que dio de baja a Raúl Reyes, o la ya épica Operación Jaque. Esto no sucedió de la noche a la mañana, sino que es el resultado de muchos años de trabajo cuyos frutos hoy estamos consolidando, para construir las Fuerzas Armadas del porvenir. Ha sido un esfuerzo de más de ocho años, que ha tenido especial desarrollo durante el gobierno del presidente Uribe, en el que incrementamos la capacidad militar y policial como no se había hecho en mucho tiempo.”

“En el campo operacional, los resultados están a la vista. Ustedes y el país han sido testigos en los dos últimos años de los más grandes éxitos operacionales de la Fuerza Pública en muchísimo tiempo. No tengo que enumerarlos. Todos guardan en la memoria los golpes estratégicos que hemos dado… ¿Cómo hemos logrado todo esto?:

 Fortaleciendo el trabajo conjunto y coordinado de las diversas instituciones armadas, y centralizando su inteligencia y las decisiones sobre objetivos de alto valor estratégico en la Jefatura de Operaciones Especiales Conjuntas.

 La adecuada información de inteligencia, conocida en tiempo real por los encargados de las operaciones, nos ha permitido alcanzar un nivel de éxitos sin precedentes.”

Igualmente en su intervención en este seminario, da cuenta de los lineamientos trazados por los gringos desde el año 2004 (ensamblados ideológicamente por la FSD como ya lo anotamos ), bajo un lente militar:

 “Pasamos de 313 mil hombres en 2002 a 430 mil al finalizar el 2008, un incremento del 40%. Adquirimos equipo esencial para el desempeño de nuestras tropas, en todas las fuerzas, que ya hemos recibido y seguiremos recibiendo este año y el próximo.”

 “Se han comprado, entre otros equipos, 44 helicópteros, 52 aviones y 500 automotores de todo tipo para darle mayor movilidad, efectividad de reacción y capacidad de operación a nuestra Fuerza Pública.”

 “También compramos 161 unidades navales y fluviales como lanchas, patrulleras, y botes de apoyo fluvial y de combate, e iniciamos la repotenciación de 4 fragatas y tres submarinos.”

 “Estas adquisiciones las realizamos con recursos extraordinarios por 8,25 billones de pesos que aprobó el Conpes en febrero de 2007, y que son producto del impuesto al patrimonio que han pagado cerca de 3 mil contribuyentes con patrimonios superiores a los 3 mil millones de pesos”.

 “El eje para la construcción de las Fuerzas Armadas del futuro es la educación. La reforma está en marcha: 837 oficiales están cursando especializaciones, maestrías o doctorados y 15 viajaron como becarios de Colfuturo a estudiar posgrados en el exterior. 1.450 suboficiales se han nivelado con título tecnológico y 104 están cursando especializaciones tecnológicas. En los últimos dos años cerca de 9 mil soldados recibieron su título de bachiller. Además, más de 63 mil miembros de las Fuerzas Armadas están estudiando inglés.”

 “Colombia, al terminar este año, tendrá más de 80 helicópteros Black Hawk, convirtiéndose en la fuerza de Black Hawk más importante en el hemisferio, después de Estados Unidos, y una de las cuatro más grandes del mundo. Con semejante fuerza aeromóvil, el secreto está en poder tener adecuado entrenamiento para los pilotos y mantenimiento”.

Dentro de la prospectiva de estas líneas estratégicas, Santo se adelanta a lo que queda patentizado en el documento “La fuerza pública y los Retos del Futuro” y describe algunos de los lineamientos que vienen adelantando en los últimos meses, donde aparece el rearme belicista, la estrategia disuasiva contra Venezuela y los aprestos operacionales para una intervención en la frontera:

 ”Las fuerzas públicas deben desarrollar una nueva infraestructura en las zonas alejadas, con una lógica de centros de despliegue –algo así como los fuertes militares–, con pistas aéreas y movilidad fluvial…”

 “Las Fuerzas Militares tienen que continuar avanzando, también, en sus conceptos comandos conjuntos. Una organización fundamental en este aspecto será el Comando de Operaciones Especiales Conjuntas, que contará con las tropas más calificadas, que podrán movilizarse en muy corto tiempo a cualquier punto de la geografía nacional.”

 “Un trabajo especial de inteligencia.”

 “Un esfuerzo de contención en las fronteras y en otras áreas estratégicas.”

 “Tendremos que mantener una capacidad militar que proporcione un poder de disuasión creíble frente a eventuales agresiones externas."

Sin ningún tapujo éste militarista confiesa la existencia también de un outsourcing en el área militar con grupos económicos de la oligarquía:

 “El apoyo logístico y de bienestar que representan las 18 empresas que componen el Grupo Social y Empresarial de la Defensa –GSED– también ha sido fundamental. El GSED se ha convertido en un poderoso grupo empresarial, administrado con modernos criterios gerenciales, que maneja un presupuesto de 8 billones de pesos, vale decir, la tercera parte del total de presupuesto del sector Defensa”.

Si a este reconocimiento explicito de la contratación privada por 8 billones de pesos en el área militar, le sumamos la intervención de las empresas yanky, tendremos el mapa de actores y de relaciones que subyacen en estos objetivos de los planes guerreristas en Colombia.

Del análisis anterior, se puede deducir que estamos frente algunas particularidades de la doctrina militar yanky y su reproducción en algunos teatros de operaciones como el colombiano, donde se da una combinación también específica de lo convencional como son las bases y despliegue de grande volúmenes de fuerzas y lo no convencional que se refleja en la guerra asimétrica donde el conflicto bélico se hace irregular.

Algunas de las características de esta nueva modalidad de lucha tienen que ver con lo siguiente:

1.- Articulación de la manipulación propagandística subcontratada con el trabajo de inteligencia (humana y tecnológica).

2.- Y finalmente, ambos procesos se combinan con el empleo de comandos o fuerzas especiales en actividades encubiertas.

Esta combinatoria ha permitido acuñar el término de “guerra secreta” para remitirse a los escenarios de Afganistán, Gaza o Colombia.

VII

Considerando los aspectos anteriormente reseñados aquí cobra importancia citar brevemente algunos contenidos del manual de contrainsurgencia de EEUU como teoría militar de la actual estrategia imperial o guerra secreta.

Si examinamos el papel que juegan estos manuales en las fuerzas armadas de los EEUU y sus aliados en todo el mundo, incluidos muchos de los ejércitos de nuestro continente que se asumen “coinistas” (donde destaca el papel que le ha imprimido el Clan Santos a las FFAA colombianas como repetidoras en nuestro contexto del COIN ) se hace relevante destacar las principales orientaciones contempladas en dicho manual, resumiéndolas así:

1.- Intentos de conceptualización de la guerra asimétrica o guerra de resistencia desarrollada por los pueblos que luchan por su liberación. En el manual se reconoce y se analiza en detalles como esta modalidad de lucha puede neutralizar el poder de fuego concentrado o masivo empleado por fuerzas armadas convencionales, así como también inutilizar la tecnología asociada a la forma tradicional de combatir la guerrilla.

2.- Reconoce la importancia del contexto socio-cultural y las especificidades locales y nacionales, por lo que intentan dar respuestas concretas a situaciones singulares.

3.- Asume como básico el control territorial y el dominio de corredores estratégicos, donde se incluye el manejo ofensivo de pasos fronterizos, justificando el empleo de operaciones “extraterritoriales” o persecución en caliente en países vecinos.

4.- Desarrolla la doctrina de operaciones conjuntas con un mando único.

5.- Promueve el papel preponderante de las fuerzas especiales y fuerzas de despliegue rápido aerotransportadas, integrando un solo equipo para operaciones encubiertas. En el caso de los EEUU, el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) coordina los siguientes componentes de las fuerzas armadas y de la comunidad de inteligencia: los Rangers y Boinas Verdes del ejército, los Seal de la marina, los "Night Stalkers" (apodo del 160o Regimiento de Operaciones Especiales de Aviación del Ejército de los EEUU) todos conformando la DELTA FORCE, sumándole las fuerzas de los paramilitares de la CIA, que se activan en el Comité Nacional Clandestino (NSC), más específicamente en la División Especial de Actividades .

6.- Localización y muerte de los líderes insurgentes, empleando la inteligencia tecnológica y los aviones no tripulados: drone o Predator.

7.- Tercerización o privatización de una serie de servicios, donde se incluye desde el apoyo logístico, las comunicaciones, el transporte hasta la inteligencia y las operaciones psicológicas.

8.- Búsqueda de apoyo o adhesión de la población a través de operaciones psicológicas, contemplando en una de sus aristas evitar las bajas civiles, por lo que se plantean reglas de combates restrictivas que deben ser cumplidas por las tropas en el campo de batalla.

9.- Formación y Estabilización de un gobierno aliado que permita traspasar las responsabilidades de la seguridad interna y permita una retirada honrosa. Esfuerzos en la formación de fuerzas militares y policiales, para tal relevo.

En el marco de operacionalización del FM 3-24 . US Army Field Manual, hay que destacar la infraestructura organizativa clandestina y las modalidades operativas de las fuerzas especiales y de inteligencia.

Ya anteriormente señalamos que en el caso de los EEUU, el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) coordina los componentes de las fuerzas armadas (los Rangers y Boinas Verdes del ejército, los Seal de la marina, los "Night Stalkers" ( apodo del 160o Regimiento de Operaciones Especiales de Aviación del Ejército), todos conformando la DELTA FORCE, sumándole los paramilitares de la CIA, que se activan en el Comité Nacional Clandestino (NSC), más específicamente en la División de Actividades Especiales (SAD ) y en el Grupo de Operaciones Especiales (SOG).

Más allá de estas nomenclaturas, siglas y códigos, que muchas veces cumplen funciones de contra información, se encuentra una maquinaria secreta con recursos e infraestructuras responsable del terrorismo de estado.

Entre estas variadas estructuras de las operaciones encubiertas existen enfrentamientos y rivalidades, sobre todo cuando hay fracasos y no hay quien los asuma. Pero también hay analistas que sostienen que la División de Actividades Especiales (SAD) y, más concretamente, su élite Grupo de Operaciones Especiales (SOG) recluta sus miembros de la Delta Force. El dúo SAD / SOG son los brazos ejecutores de operaciones políticas y militares del Comité Nacional Clandestino ( NSC) de la CIA, en tal sentido, se encargan de tareas no convencionales que van desde montar un fraude electoral hasta organizar sabotajes y asesinatos. En los equipos de SAD para cumplir sus misiones se dividen el trabajo:

- Hay un grupo de tareas que asumen las actividades políticas encubiertas, donde se promueven organizaciones como “franquicias” o estructuras artificiales, penetran grupos o partidos tradiciones, coptan a sus dirigentes, capacitan los cuadros de relevo. También desarrollan acciones en el campo económico como son los paros, rumores y alarmas para producir corridas financieras, provocan desabastecimientos. Todo lo anterior, catalizado por operaciones psicológicas y manipulaciones mediáticas.

- Desde el ángulo militar, conforman grupos para-militares que se encargan de la búsqueda y rastreo de la insurgencia, realizar asesinatos selectivos y sabotajes de distintas naturaleza. Este conjunto de operaciones encubiertas, no las asume frontalmente ningún gobierno ni nadie es responsable de sus resultados. Tales prácticas han sido largamente explotadas por la CIA y el Pentágono, a quienes les convienen usar las operaciones secretas que evaden controles y escrutinios públicos. Los beneficios incluyen “negación plausible” con respecto al asesinato, la tortura, las desapariciones, el sicariato, la guerra sucia en propaganda y operaciones psicológicas, así como la capacidad para eludir el Código Militar de Honor y los acuerdos de la Convención de Ginebra. De esta manera el terrorismo de estado queda encubierto y en consecuencia los asesinatos, las torturas, las desapariciones, el sicariato y las operaciones psicológicas, se “privatizan”.

VIII

Las actuales acusaciones, en el marco de típicas operaciones psicológicas, realizadas por Colombia contra Venezuela pueden ser ubicadas como parte de estas operaciones encubiertas:

- El vecino país cuenta con recursos diversos (mercenarios, para-militares, comando de la Delta Force y de la CIA, Fuerzas Especiales del Ejército, operadores privados de Opsic) que pueden construir y simular campamentos e instalaciones guerrilleras en territorio venezolano.

- Igualmente pueden construir expedientes, como el de las Laptop de Raúl Reyes, o las declaraciones de falsos guerrilleros, desertores u organizaciones de bolsillo-franquicias, ONG, etc.

- Pueden realizar ataques bidireccionales, en algunos casos con fuerzas disfrazadas de guerrilleros, en otros como soldados regulares, los cuales pueden ser empleados en ocasiones contra tropas colombianas o venezolanas.

- En los casos típicos de intoxicación informativas, las fuerzas especiales realizan operaciones encubiertas para darle credibilidad a algunas matrices de opinión. De allí que en la actual coyuntura no pueda sorprender a nadie que ocurra en las próximas horas o días, acciones del lado colombiano que estén dirigidas a tal propósito.

- Este tipo de accionar puede ser un detonador o catalizador de un escalamiento del conflicto.

Sería una tremenda ingenuidad y una falta de perspicacia esperar un reconocimiento formal o una declaración oficial del Clan Santos al respecto. No se puede creer a quien no tuvo escrúpulos para contratar a JJ Rendón, para que dirigiera la estrategia comunicativa de su campaña, tal como ya lo había hecho en ocasiones anteriores en el año 2004, cuando también fue cuestionada su presencia en Colombia.

IX

En el caso de las operaciones psicológicas en curso se observa la huella del enfoque de The Rendón Group, donde se arma un pasticho informativo extrapolando datos, imágenes y testimonios. Para Rendón inicialmente no le preocupa en demasía la “veracidad” si no la pegada publicitaria como percepción del hecho o suceso, por esto la tecnología para producir la noticia y difundirla masivamente. Posteriormente el que venga recoge los vidrios, tal como ocurrió en Irak con la versión sobre las armas de destrucción masiva supuestamente en manos de Hussein. Tales armas nunca existieron pero justificó una invasión y una guerra que no termina.

Aquí es bueno aclarar que The Rendón Group no está vinculado familiarmente al venezolano JJ. Rendón, aunque en la lógica del outsourcing es un tarifado de la guerra sucia que trabaja bajo cubierta, hasta tal punto que Rendón Group ha querido demarcarse de sus ejecutorias puestas en tela de juicio. También es importante tener claro que en la subcontratación o alquiler de mercenarios de todo tipo, hay una larga cadena de individuos y organizaciones de fachada, algunas con membrecía y otras que aparecen y desaparecen. En el caso Colombiano The Rendón Group opera reclutando a mucha gente, algunos permanentes y otros ocasionales. Con esta empresa por ejemplo, no sólo actúan los tarifados de la FSD, sino que también están subcontratados empresas y profesionales de área comunicacional, incluido el Sindicato Internacional de Palangristas, la llamada SIP. Rastreando los directorios que se consiguen en internet (LinkedIn Corporation ) se encuentran estos subcontratados de Rendon Group:

1.- Mauricio Bejarano Senior Global Strategist at The Rendon Group Chief of Staff at Vice Presidency of Colombia

2.- Daniel Reyes Empresa: Marketstrategies Coordinador Nacional de Internet at Campaña Presidencial Noemí Sanin Media Strategist at The Rendon Group

3.- Ana cuellar Empresa: Responsabilidad Social+Comunicaciones Ministerio de Defensa - The Rendon Group: Asesoría permanente de 3 años en el diseño de piezas de comunicación sobre Derechos Humanos, programas de integración y divulgación del trabajo del MDN y la Vicepresidencia de Colombia. n2005 - 2008

Embajada de Estados Unidos - Colombia: Proceso de renovación imagen corporativa.

Si esto ocurre con datos de fuentes abiertas, de libre acceso, cómo será el fenómeno del outsourcing que está encubierto.

X

Frente a una eventual agresión del imperio, es necesario desarrollar una guerra de resistencia, donde se ponen en juego todas las enseñanzas acumuladas, desde las lecciones del Vietnam heroico, hasta nuestra experiencia reciente. En esa perspectiva, vamos a resumir los criterios que esbozamos en el ensayo sobre “CONTRADICCIONES DE LA GUERRA SECRETA DE OBAMA”:

1.- Las fuerzas extranjeras pueden desplegarse y ocupar territorio, pero en el largo plazo no pueden sostenerse. Por ello la insurgencia no puede ser cortoplacista, ni se confronta en términos de guerra de posiciones, tampoco se emplea a fondo en la fase en que las fuerzas de ocupación están a la ofensiva.

2.-Organización en pequeños grupos o unidades, difíciles de localizar e identificar porque están mimetizadas en el terreno y en el seno del pueblo, desarrollando de mil maneras el principio de dispersión y concentración de las fuerzas.

3.- El manejo táctico del terreno: montañas, cuevas, túneles, piedras, senderos escarpados, permite mantener la iniciativa y compensar la escasez de recursos logísticos, atacar sorpresivamente y preservar sus fuerzas. Control territorial y manejo de corredores estratégicos, construcción de bases de apoyo.

4.- El empleo generalizado de las redes de inteligencia social es otra dimensión de esta guerra asimétrica, lo cual garantiza la información oportuna, conociendo con antelación planes enemigos, sus movimientos y desplazamientos.

5.- Desarrollo de una Estrategia Comunicativa Integral, basada en el conocimiento del enemigo, el despliegue de nuestra propia agenda, el empleo de toda nuestra capacidad comunicativa, la diversificación de vocería y el marcaje de actores oponentes.

6.- Seguridad en el sistema de comunicación y enlace, acudiendo a la creatividad y la improvisación para neutralizar la inteligencia tecnológica que emplea el imperio, particularmente la vigilancia electrónica. En tal dirección, es clave la compartimentación rigurosa en los organismos de dirección y la adopción de un sistema de contactos impersonales en los enlaces (uso de buzones y escondrijos), medidas de contrainteligencia en el empleo de teléfonos, transmisiones radiales y la utilización de la web.

7.-Combates de decisión rápida que evitan ser fijado en el terreno y de esta manera neutralizar la movilización (fundamentalmente aerotransportadas ) y el poder de fuego enemigo.

8.- Contundencia operativa con el empleo masivo de explosivos populares que puedan garantizar la cobertura de fuego con minas y metrallas de todo tipo, los cuales tienen efectos devastadores en tropas de a pies o en vehículos. Articulación orgánica del armamento popular con los recursos bélicos como el AK, RPG, Minas.

Nos toca a nosotros, los revolucionarios y revolucionarias en todo el continente, prepararnos al calor de estas premisas, no por afanes guerreristas, sino por una simple enseñanza de la historia: el imperio hoy no respeta frontera, no tiene controles ni límites.