// está leyendo...

Entrevistas

“Por qué Barack Obama no tiene ninguna intención de arreglar la situación”

Entrevista con John R. Macarthur, Director de Harper´s Magazine

El inicio de la temporada de huracanes va a perturbar mucho las operaciones de recuperación del petróleo. Se plantea una verdadera carrera contra reloj, ya que las corrientes presentes llevan el petróleo hacia costas hasta ahora preservadas.

HD.- ¿Algunos aseguran que los diputados estadounidenses están corrompidos por las compañías petroleras ?

J.R.M.- Sí. Luisiana, por ejemplo, es famosa por su corrupción por la industria petrolera. Desde hace mucho tiempo, jueces, políticos están vinculados a ella, y este fenómeno domina la vida económica local. También ocurre lo mismo a nivel federal, Ken Salazar, el secretario de Interior (El equivalente a ministro de Interior NDLR), se beneficia de mucho dinero de la industria de la energía de Colorado, de donde procede. En este Estado, ninguna campaña puede ser llevada a cabo sin estar ligado a las grandes compañías de la energía. Salazar ha sido colocado en este puesto precisamente para presionar a las sociedades petroleras, y obtener más dinero para las campañas de los demócratas. Y Bush hacía lo mismo. Hay siempre una conexión entre el dinero, la financiación de las campañas y las personas que se sitúa en los puestos sensibles. Si Obama hubiera tenido la intención de reformar el departamento que se ocupa de las concesiones otorgadas a las compañías petroleras o a las que explotan el carbón, habría nombrado a alguien originario de un Estado que dispusiese de muy pocos recursos de carbón, petróleo o gas, como Maine. Pero no es éste el caso, porque los grupos de la energía juegan un papel muy importante en la captación de fondos pare las elecciones de noviembre de 2010.

HD.- ¿Estos grupos de presión podrían perder influencia como consecuencia de la catástrofe del golfo de México ?

J.R.M.- Probablemente no, porque son muy ricos y poderosos. Sólo las empresas relacionadas a la energía ganan tanto dinero. Estos grupos siempre tienen los medios para financiar a los partidos y de subvencionar las elecciones. Tienen tanto poder que las críticas de Obama son únicamente simbólicas. No tiene ninguna intención ni de arreglar la situación ni de perder este maná financiero para los partidos. Demócratas y republicanos financian sus campañas con el dinero de las compañías petroleras y de los bancos comerciales y de negocios… Si Obama quisiera reformar este sector, impondría una tasa sobre el petróleo para reducir el consumo de los norteamericanos. Pero no quiere, viendo lo que los norteamericanos aman su coche y el petróleo barato.

HD.- ¿Surge una opinión publica para presionar sobre el poder y reclamar un cambio en el sector petrolero ?

J.R.M.- Sería necesario que hubiera un levantamiento de la población, asqueada por la corrupción. Pero no veo que esto pueda suceder. Además, los periódicos norteamericanos hablaron mucho de la catástrofe las tres primeros semanas, mucha gente se quejaba. Pero ahora, vemos muchas menos noticias sobre la fuga de petróleo. Además, el ala izquierda de los demócratas está realmente encantada con que Obama esté en la Casa Blanca. Así ella este “incluida” en el poder. Resultado : se le permiten a la Casa Blanca comportamientos horribles. Por ejemplo, los grupos medioambientales se han quejado, pero realmente no han hecho presión sobre la Casa Blanca para despedir a Salazar. Están comprometidos. Hay un conflicto de intereses entre su deber, proteger el medio ambiente y su adoración por Obama. Lo digo desde hace tiempo : sin la acción de los militantes de izquierda, de los liberales del Partido Demócrata, la reforma es imposible.

L’Humanite en español

http://www.humanite-en-espanol.com/…

Ver en línea : “Por qué Barack Obama no tiene ninguna intención de arreglar la situación”