// está leyendo...

América Latina

La guerra con Colombia

I

En 1939, en las fronteras con Polonia, Alemania tenía una estación de radio en Gleiwitz que a las 8 pm del 31 de agosto fue atacada por un pelotón de soldados polacos, y radiaron una breve proclama. Una hora más tarde, Radio Berlín difundió las demandas alemanas "como prueba de la moderación y de la paciencia del Führer frente a provocaciones intolerables". Al amanecer del 1º de septiembre, por las carreteras hasta Polonia, avanzaban tanques, cañones, camiones, divisiones de infantería. A las 5:45 am, la hora y fecha exactas que en abril había fijado Hitler, tronaron los cañones y las tropas alemanas invadieron Polonia.

Después se descubrió que los "soldados polacos" eran trece criminales condenados que la Gestapo disfrazó; todos fueron muertos; más tarde llegaron los medios para mostrar "la agresión".

Así, con una planificada provocación, comenzó la II Guerra Mundial.

II

No les exagero si les digo que la pregunta que más me hicieron el domingo en la Feria del Libro fue "!¿cree que habrá una guerra con Colombia?". No creo en una guerra convencional, como parecía desprenderse de los llamados del Presidente a prepararse para la guerra.

Deliberadamente se obvió una parte sustancial de la exhortación: si quieres la paz, prepárate para la guerra.

En cambio, me parece lógico y razonable lo que dijo a El Universal el general Müller Rojas: que las tensiones que existen en las fronteras "es una guerra entendida como de cuarta generación", donde las divisiones y cuerpos de ejércitos son reemplazados por milicias, guerrillas, fuerzas especiales, paramilitares, agentes de inteligencia, etc, capaces de provocar incidentes en las fronteras y mantener las expectativas, tensiones y miedos.

Dice Müller: "Hoy día pequeños grupos aterrorizan a la población y desarrollan la acción bélica no sobre el espacio físico, sino sobre la mente de las personas: lo que se va a conquistar es esencialmente psicológico, se trata de sembrar terror y el que logre atemorizar más será el que domine el escenario".

Tienen ventaja los vecinos.

III

Repasemos el panorama colombo-venezolano. Las inestables relaciones han sido perturbadas por el gobierno de Uribe con la cesión de siete bases para que sean usadas por fuerzas militares de EEUU. Esta decisión no está dirigida a reforzar el combate al terrorismo y al narcotráfico.

Quienes leyeron las declaraciones del ex presidente Samper el pasado domingo, aquí en Últimas Noticias, y el documento de la US Air Force, estarán convencidos de que sus objetivos son otros, en primer lugar, Venezuela.

Añada usted la IV Flota en el Caribe y las bases EEUU en Curazao, Aruba y Puerto Rico. ¿A quiénes amenazan? Agrégueles paramilitares en las fronteras y algunas ciudades, organizados en armonía con planes de penetración y espionaje del DAS.

Una división, la sexta de la CIA, fue creada hace dos años para atender exclusivamente a Venezuela y Cuba.

Existe una quinta columna de dimensiones inesperadas.

¿Ha visto a los opositores criticar las 7 bases? Un aparato mediático como pocas veces había funcionado contra un país, opera desde Bogotá (reforzado con emisoras del Ejército en las fronteras) y Washington, extendido a América Latina y otros países, que influye en la inmensa mayoría de la población de la región (lo que se busca es dominar la mente de las personas, recuerda Muller). En tal sentido, es enorme el poder de la palabra, por eso debe usarse con tiento y oportunamente.

IV

Es fácil provocar incidentes como "la expulsión" de guardias nacionales, presentar la voladura de pasarelas usadas para el contrabando como atentado a los derechos humanos; las reiteradas denuncias nunca demostradas de cooperación con la guerrilla colombiana; más reciente- mente, de cooperación con el narcotráfico, y hacer aparecer la verdad y la razón del lado colombiano. Esa batalla de la opinión, es decir, la guerra de cuarta generación, puede perderse.

Compromiso de Caracas

Más oportuno no podía ser el encuentro de los partidos de izquierda clausurado ayer. Las amenazas contra el proceso de cambios en la región surgen variadas y con fuerza de todos lados.

El presidente Lula nos sorprendió cuando denunció que en alguna ocasión las fuerzas de derecha de Brasil pretendieron desplazarlo del poder.

Otro presidente, Daniel Ortega, señaló hace poco al diputado holandés Hans van Baalen como responsable de explorar la posibilidad de un golpe en Nicaragua. En Paraguay subsisten las amenazas contra el gobierno de Lugo, públicamente, la derecha le da meses de vida. Washington cierra cada vez más el rescate de la constitucionalidad en Honduras, y abre camino a la "legalidad" del nuevo presidente "electo", que es legalizar el golpe. Los riesgos de Evo Morales llegan hasta el magnicidio. Algo debe moverse en Ecuador. Innecesaria la referencia a Colombia y Venezuela, instrumento y objetivo del Pentágono.

Si no hubiesen otras razones, estas son más que suficientes para justificar la reunión.

Pero dieron otros audaces y muy concretos pasos desde la jornada mundial contra el fraude electoral en Honduras hasta la creación de mecanismos de articulación, que incluye la reunión en abril, aquí en Caracas, en el bicentenario del inicio de la lucha por la independencia, de un encuentro para constituir la V Internacional Socialista, culminación de los debates y trabajos preparatorios acordados. El Compromiso de Caracas es un reto para conmemorar los 200 años del 19 de abril de 1810.

Desde Suiza vino una misión del Instituto Internacional de Prensa para levantar un informe sobre Venezuela. No sé si tuvo algún sentido recibirlos, cuando es de suponer cuál será el contenido de sus conclusiones. Así opera también Transparencia Internacional. Bastaría preguntarles quiénes nutren el informe sobre la corrupción en Venezuela. ¿Titulares de los medios y algunos economistas y "expertos" alineados con la oposición?

Era natural que Chile negara toda acción de espionaje en Perú, así le mostraran los pelos del burro, como parece ocurrió. Lo escribí cuando aquí se demostró la acción colombiana de espionaje en territorio venezolano, negado en Bogotá

Estos Juegos Bolivarianos demuestran el progreso del deporte venezolano en casi todas las disciplinas, progreso que en buena parte hay que atribuirlo a la política estatal. Los colombianos deben descontar ventaja en el atletismo, que en una época Venezuela dominó hasta el área iberoamericana. Ya es tiempo de atenderlo con la mayor seriedad.

La derecha no soporta la ley de radiodifusión aprobada en Argentina, porque distribuye en tres partes iguales el espectro radial a los sectores privado, estatal y comunitario. En Ecuador chillaron c0n un proyecto parecido y en Brasil, donde el PT presentó un proyecto estimulado en la consigna de Lula: "Menos monopolio, más periodismo".

http://www.ultimasnoticias.com.ve/c…