// está leyendo...

América Latina

El peón del imperio

Voz edición 2518

Los grandes medios de comunicación, acostumbrados a manipular a la opinión pública, al fin y al cabo es su labor como aparatos ideológicos del Estado dominante al servicio del gran capital, se inventaron que el presidente Chávez amenazó con la guerra a los colombianos. Es el sofisma de distracción, aprovechado por el gobierno de Uribe Vélez, a manera de cortina de humo, precisamente cuando está acorralado por el escándalo de Agro Ingreso Seguro, uno de los peores actos de corrupción del uribismo, porque repartió dinero en cantidades a sus amigos latifundistas, ricos empresarios, paramilitares y narcotraficantes.

Nada más oportuno para Uribe Vélez, que declararse amenazado por el presidente Chávez, acudiendo con el favor de la “gran prensa” al chovinismo, al nacionalismo radical y a los ridículos cantos a la bandera, propios de los regímenes fascistas o en trance de serlo. Atrás queda lo demás, el lastre que arrastran; toda la oligarquía y algunos timoratos de la oposición cierran filas para defender a Uribe, con el cuento de que el ataque exterior debe unirnos.

En realidad, el presidente Hugo Chávez le hizo la advertencia al presidente Obama, declaró el estado de guerra ante la próxima presencia de los militares gringos en territorio colombiano, que no llegan a este país a construir escuelitas como se dijo en el pasado. Un documento conocido de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, asegura que la base militar de Palanquero, en Colombia, “garantiza la oportunidad para conducir operaciones de espectro completo por toda América del Sur”. ¿Por qué se da por aludido el mandatario colombiano? Salta como un cachorro del imperio a defender al amo.

El mismo documento dice: “Estableciendo una Localidad de Cooperación en Seguridad (CSL) en Palanquero apoyará la Estrategia de Postura del Teatro del Comando Combatiente (COCOM) y demostrará nuestro compromiso con la relación con Colombia. El desarrollo de este CSL nos da una oportunidad única para las operaciones de espectro completo en una subregión crítica en nuestro hemisferio, donde la seguridad y estabilidad están bajo amenaza constante de las insurgencias terroristas financiadas por el narcotráfico, los gobiernos antiestadounidenses, la pobreza endémica y los frecuentes desastres naturales…”.

¿Puede quedar alguna duda sobre cuáles son los objetivos de las bases militares en poder de los gringos? ¿Cuáles serán los países antiestadounidenses? Uribe es el peón del imperio en la desestabilización de Venezuela y de otros países. Las bases militares en Colombia son una amenaza continental. Lo reconocen con descaro los propios yanquis: son para realizar operaciones contra los países antiestadounidenses.

http://carloslozanoguillen1.blogspo…