// está leyendo...

América Latina

En Chile hace falta la chispa que haga arder el paraìso de los cerdos

La atmósfera de “crisis financiera” aún se puede respirar. Sigue estando en “carne viva”. Todos están expectantes de lo que pueda ocurrir fuera o dentro de nuestros países. El miedo y la incertidumbre han sido instalados de manera magistral frente al pueblo para que los grupos económicos puedan reajustar las reglas de acuerdo a sus propios intereses. Es el viejo truco del acondicionamiento para recibir las respuestas requeridas por las élites del poder.

Ahora los expertos tendrán el desafío de volver las cosas a su lugar. Nuestros pueblos, en cambio, tendrán la “responsabilidad” de adecuarse como siempre a las circunstancias y no “dificultar” la labor de los expertos. Mantener a la plebe a cierta distancia requerirá de mayor esfuerzo, variando ese esfuerzo según los niveles de desarrollo.

Por el momento se nos hace difícil descartar que surja más de algún estallido social. No haberlos podría significar un síntoma de debilidad dentro de nuestras organizaciones marcadamente revolucionarias. Encauzar el descontento social en un momento histórico como el que se está viviendo es un deber y obligación de nuestras fuerzas revolucionarias avanzadas.

El capitalismo está seriamente en crisis, pero para el bien de los capitalistas no existe aún una amenaza real que pueda enfrentarse de igual a igual a este gigante, por lo que tarde o temprano podría regenerarse. Aún se desconoce el costo que traerá dicha regeneración. Todo habrá de depender de las políticas “inteligentes” que se habrán de implementar o que hoy ya se están desplegando. El trabajo de nuestras organizaciones revolucionarias por tanto, debe dirigirse a no dar tregua a este sistema herido de muerte.

(Nota 1: Algo importante a señalar, es que el trabajo a realizar dependerá de los grados de maduración en la que se encuentre determinada organización. En países como Chile, por poner como un ejemplo, antes de pasar a una lucha más avanzada debería haber una maduración en cuanto a la agitación y la propaganda elementos indispensables a la hora de echar andar la rueda. Las fuerzas revolucionarias con mayor grado de desarrollo o madurez serán quienes tengan el privilegio de avanzar significativamente).

Aún el impacto no se ha dejado caer plenamente en territorio chileno. Se tiene la sensación de que el fuerte impacto está por llegar, así como si se tratara de un tsunami que está por dirigirse a nuestras costas. Las consecuencias podrían ser insospechadas. Sólo existe especulación al respecto. El llamado “oficial” es a la “calma” y para justificar el llamado se les comunica al pueblo de que el Estado chileno tiene guardado en su “chanchito” unos veintitantos miles de millones de dólares. ¿El “chanchito” del Estado vendrá a salvar al pueblo chileno o a la clase acomodada si las cosas se ponen negras? Todo está por verse.

Mientras tanto el ciudadano común debe soportar los “ajustes” del modelo económico como si se tratara de un pésimo chiste que rayara con la crueldad. No basta con la superinflación que se produjera a raíz de la supuesta “crisis alimentaria” (que agarró forma después que los compañeros Fidel y Chávez expusieran sus tesis y que el capitalismo internacional supo aprovechar a través de sus órganos afines, y ver una oportunidad de aumentar sus “utilidades”) y que maravillosamente aún se sigue manteniendo en un país llamado Chile. Ahora el nuevo “paquete” que se le ofrecerá al pueblo será la “crisis financiera”. Pero sucede que esta “crisis” capitalista, no es ningún invento. Y todos los “ajustes” que se hagan, de ahora en adelante, para salvar “nuestra” economía, serán para hacer frente a dicha crisis.

Lo preocupante acá, y que debería ya estar preocupando a algunos, es que el pueblo chileno antes de que explotara la actual crisis, ya estaba sumergido hasta el cuello con una inflación desvergonzada parida por los especuladores, y que, en muchos casos, en la actualidad se niega a la retirada. Productos como la leche, la harina, el pan, las legumbres, los granos, el aceite están con sus precios desvergonzadamente elevados. Pero esto no basta con todo ello; la suma prosigue con los aumentos de tarifas del agua, la luz, el teléfono, el transporte, la vivienda, u otros como el precio del gas y los combustibles. ¿A los sueldos de los trabajadores se les aumentó en algo? Son los grupos económicos sencillamente los que han acomodado la balanza en beneficio de sus propios intereses, no de acuerdo a los intereses de la clase trabajadora. Por el contrario, al pueblo, periódicamente, y desde el gobierno, sólo se les debe “tranquilizar” con una “buena” y una “mala” noticia. “La mala noticia es que subió el desempleo; y la buena noticia es que creció el país”. ¿De qué “crecimiento” nos vienen hablar? ¿Crecimiento de las utilidades de los privados o crecimiento de los niveles de vida de nuestro país? ¿Crecimiento de las utilidades de lo que queda de empresas nacionales o crecimiento de los niveles de vida de todos los chilenos? Con el cinismo de esas respuestas la clase trabajadora debe dormir. Y si el asunto se pone más complejo, entonces la respuesta será con algo parecido a…: “si el gigante estornuda, es muy probable que nos resfriemos”.

Poco tiempo atrás, internacionalmente los precios del petróleo se disparaban a más de 100 dólares el barril y, dentro de nuestros mercados, para hacer frente a aquellos precios la lógica capitalista decía que había que aumentar los combustibles; y si subían los combustibles obviamente había que subir la tarifa del transporte. Pues bien, ahora se ha venido desplomando considerablemente el precio del petróleo (80 dólares aproximado), y a nadie al parecer se le había ocurrido hacerse la pregunta de por qué los combustibles no habían bajado sus precios. Sin embargo, ahora tiene que subir el dólar para que nuevamente el precio de los combustibles vuelva a subir y algunos tengan que cuestionar dicha lógica capitalista. ¿Por qué cuando el petróleo venía bajando considerablemente y el dólar mantenía un precio relativamente estable el precio de los combustibles no se fue para abajo? Lógicamente los defensores del capitalismo en situaciones semejantes siempre se las habrán de ingeniar para contestar con respuestas “inteligentes” que sólo ellos mismos las podrían entender. Tan “inteligentes” llegan a ser sus respuestas, difundidas por los medios de difusión masiva, que llegan a violentar a la clase trabajadora, tratándolos poco menos de ignorantes “¿Entendió señora juanita?”.

Caso parecido es lo que ocurre cuando sube el dólar, que inmediatamente los precios de la electricidad suben y se ajusta a la lógica capitalista. Pero cuando ese mismo dólar baja su valor ¿la lógica capitalista hace bajar el precio de la electricidad? Como bien se sabe, la respuesta capitalista siempre habrá de tener una salida. Para todo problema siempre habrá una respuesta “inteligente”.

LO ESTAMOS PASANDO MUY BIEN!!! - YEAH, YEAH, YEAH!!!

Quien desconozca que en Chile las cosas están yendo de mal en peor adolece de una ingenuidad grotesca. Es cosa de ir a comprar parafina (kerosén) para la estufa de casa que utiliza parte del pueblo para calefaccionarse en invierno, y ver el descontento en la cara de una señora que ve que el precio de la parafina ha vuelto a subir. Es que hasta parece un chiste en los medios de “información” cuando difunden que el precio de los combustibles baja 3 pesos y al par de días sube 15 pesos o más, y así sucesivamente. Las fuerzas capitalistas han hecho de esos “pesos más, pesos menos” una estrategia para poder aumentar sus “utilidades” (tal como se utiliza en las grandes tiendas comerciales cuando un producto es mostrado en “oferta” y se les advierte a los consumidores que “aproveche ahora, últimos días”). Por medio de ciertos canales se les comunica al pueblo, periódicamente, la futura alza de combustibles que se hará efectiva determinado día, lo que obliga a los consumidores a abastecerse “antes de…” Luego, después de cierto tiempo, por los mismos canales se les comunica al pueblo de que los precios habrán de bajar, para de alguna manera aminorar cierto descontento o prevenir cualquier intento de organización que vaya a tomar fuerza.

El Estado cumple la función de entregar “confiabilidad” a la ciudadanía y de aplacar cualquier intento que vaya en contra de las políticas capitalistas. Su función es claramente coercitiva y servir a los intereses de los grandes capitalistas. Tiene los medios y las herramientas para hacerlo. ¿Cuál es la respuesta del Estado frente a las justas reivindicaciones de nuestros estudiantes, trabajadores y pobladores? Represión multiplicada por más represión.

Dentro de esta seudo democracia, no se puede incluso protestar frente al palacio de gobierno (La Moneda) si no es para protestar por unas malditas ballenas o quizá unos malditos cisnes de cuello negro, porque la represión es segura si no se protesta a la manera pequeño-burguesa.

El Chile de hoy, si bien no es el Chile de la dictadura pinochetista, es un Chile diseñado especialmente para que los grandes grupos económicos, tanto extranjeros como locales, puedan hacer sus fiestas inhumanas e inmorales gracias al sudor y la ignorancia de nuestro pueblo. Los grandes grupos económicos se han estado dando la gran fiesta privada mientras el pueblo chileno ha venido asumiendo las consecuencias de estar avalando periódicamente un modelo económico y un sistema que sólo vela por los intereses particulares de unos pocos.

El futuro de nuestros hijos cada vez se ve ennegrecido por políticas de exclusión administradas por la clase política dominante y en conjunción con los grandes grupos económicos. Que se declare que la clase política dominante no tiene ningún lazo con los grandes grupos económicos es politiquería barata. Si observamos un poco mejor, esos mismos ministros que año tras año vemos “defender” los intereses de las clases populares, los podemos ver asentados en puestos muy particulares de empresas privadas pertenecientes a esos grandes grupos económicos. ¿Coincidencia? Pasó en dictadura y sigue pasando en esta seudo democracia.

Expresar al pueblo chileno, desde una tribuna oficial, de que hoy existe más libertad, más justicia o que hoy estamos mejor que cuando se estaba en dictadura es un simple recurso retórico empleado por sus gobernantes. No faltará el humilde que haya de repetir religiosamente las “enseñanzas” de esta clase gobernante.

Si pasarlo bien se traduce en tener el 70% de nuestros recursos del cobre en manos extranjeras, los servicios de agua, luz, teléfono en manos privadas o extranjeras, transportes privatizados, educación superior privatizada, etc. entonces habría que ir donde un “experto” para que nos diga de qué nos hemos perdido. Los grandes grupos económicos, ellos sí que se están dando la gran vida.

El Marxismo-Leninismo y su importancia imperecedera

El pueblo chileno, dentro de este nuevo escenario complejo, sin lugar a dudas entrará a cuestionar este modelo y sistema de exclusión capitalista. Cuando falta el pan en la mesa de los hogares o cuando falta la leche para nuestros hijos o cuando no hay dinero para pagar las cuentas, el pueblo se empieza a hacer muchas preguntas y está sensiblemente abierto a aceptar políticas revolucionarias que vayan a su auxilio. Las organizaciones de izquierda, por tanto, tienen el deber y la obligación de estar más unidas que nunca para poder canalizar este descontento popular que podría insospechadamente acentuarse o explotar. Y cuando hablamos de organizaciones de izquierda no estamos hablando de la clase política oportunista que se hacen llamar “socialistas” o “comunistas” para de algún modo confundir, estamos hablando de organizaciones con carácter revolucionario, consecuentes y con objetivos claros, que no transan de ninguna manera con el capitalismo.

Sin una dirección política clara los esfuerzos serán en vano. Coyunturas como las que se está viviendo no se dan todos los días.

Ahora bien ¿cuál es la herramienta que el pueblo debe sostener para poder hacer frente a las injusticias de este sistema depredador? La historia es muy sabia compañeros. Aún no ha nacido un instrumento capaz de hacer frente al capitalismo con la misma disposición y entrega que el marxismo-leninismo enseña. Y si las hubiera, no podría ser otro más que el marxismo-leninismo. Sea vestido con el traje que sea marxismo-leninismo será. No por nada dentro de cualquier sociedad capitalista todo lo que se levante como marxista-leninista será considerado ante la sociedad como elementos “terroristas” y así tener la forma de poder anularlos, ya que les asusta ver multiplicados sus avances populares.

Las enseñanzas del marxismo-leninismo deben estar presentes más que nunca dentro del complejo escenario que se avecina. El Capitalismo internacional en momentos difíciles es capaz de sacar sus garras y mostrar su lado oscuro. El pueblo no puede permanecer indefenso frente a las próximas jugadas (que podrían ser jugadas desesperadas por un sistema herido de muerte), debe estar preparado.

El marxismo-leninismo no es un instrumento nacido de la espontaneidad, es un instrumento que nació para hacer frente a las hostilidades significativas de la clase burguesa y para, especialmente, liberar al pueblo de la opresión capitalista. Mientras exista un sistema burgués capitalista, el marxismo-leninismo nunca perderá vigencia. Su importancia es claramente imperecedera y, estará allí siempre para hacer frente a cualquier fuerza opresora, sea capitalista o fascista.

¿“Fiesta de la Democracia”? Botémoslos a todos!!!

¿Por qué los servicios básicos y estratégicos como el agua y la electricidad están en manos privadas, haciendo de todos ellos un enorme negocio? ¿Por qué la educación y la salud están diseñadas para obtener lucro y no para el beneficio de los intereses generales? ¿Así es como se defienden los intereses del pueblo dejando que unos pocos, en beneficio de sus intereses particulares, puedan acomodar los mecanismos para apropiarse de lo que el pueblo obtiene con sudor y esfuerzo?

Antes de cualquier elección, ya sea comunal o presidencial, nuestro pueblo debe saber lo que significa participar dentro de la supuesta “fiesta de la Democracia”. Entregar votos, ya sea para uno u otro candidato, significa en la práctica avalar el actual status quo. El pueblo no tiene más opción que elegir la sonrisa o el slogan que más le despierte confianza. Los que están fuertemente “auspiciados” por lo general son los que salen elegidos. Además, no se trata de elegir programas políticos (la mayor parte de estos “políticos” tienen un mismo discurso) se trata de elegir al que proseguirá con la obra del anterior representante de la clase acomodada. ¿“Representar a la clase trabajadora”? ¿“Representar al pueblo”? ¿“Representar los intereses generales de los gobernados”?

Cuando quieren votos estos seudo políticos se dan el trabajo de acercarse de alguna manera a los gobernados, ya sea con su presencia o con regalitos, y se dan el trabajo, además, de llenar a los gobernados con promesas de un mejor vivir o con la ilusión de que se estará cerca de la gente y de sus angustias o que estará presente cuando se le necesite, pero que en la práctica nunca cumplirán. En cambio, sí podrán estar presentes cuando las clases acomodadas, quienes invirtieron enormes sumas de dinero en sus campañas propagandísticas, necesiten de su colaboración para beneficiar sus propios intereses particulares.

Estos seudo políticos no tienen la menor idea de lo que es pasar hambre, frío, miedo a perder la casa o a que los embarguen, miedo a que le corten la luz o el agua; no tienen idea de lo que es perder el trabajo e ingresar a la lista de los cesantes; no saben lo que es trabajar duro más de diez horas de trabajo; no saben lo que es tener a un hijo que no podrá llegar a la universidad porque no tiene “aptitud” o porque no quedó “seleccionado” o porque hace falta el dinero; no saben lo que es estar angustiado por las deudas o que sea acosado permanentemente por órganos de cobranza… ¡¡¡NO TIENEN IDEA DE LO QUE ES RECIBIR UN SUELDO MISERABLE Y ADEMÁS MANTENER UNA FAMILIA CON ESE MISMO SUELDO!!! Por el contrario, estos seudo políticos lo tienen todo con el solo hecho de sentarse en un puesto como alcalde, diputado, o como senador. Tienen sueldos mensuales tan exagerados que un trabajador corriente debería trabajar en muchos casos uno, dos o incluso mucho más años para poder conseguir ese mismo sueldo que un “representante” lo gana en un mes. Y eso, claro está, sin contar las famosas “dietas” parlamentarias. ¿De donde sale tanto dinero? Pues del bolsillo de nuestro pueblo, de los impuestos recaudados, de los recursos naturales de nuestra patria… ¡¡¡EL SUDOR DE NUESTRO PUEBLO MANTIENE SUS ACOMODADOS ESTILOS DE VIDA!!! ¿Cómo no podrían tener esas radiantes sonrisas? Viajes, lujos, propiedades, inversiones, educación para sus hijos, buena comida, buena atención médica, etc.

Podemos comprender el porqué, para las elecciones, se tienen que pelear tanto por ocupar todos esos puestos “representativos”.

Ya nadie ni les cree. Porque votar por ellos es votar por la continuidad de políticas fallidas. Es tal el descontento popular hacia los “políticos” que muchos deben abstenerse de firmar por el partido o coalición a la que pertenece.

Quienes se prestan para toda esta farsa que es la “fiesta de la democracia” no hacen más que dejar entrever su grado de inocencia e ignorancia frente a todo lo que se esconde detrás de todo este circo que ya dejó de darnos gracia.

23 de Octubre – Jornada de Protesta Popular

Este 23 de Octubre debemos expresar con fuerza nuestro descontento frente al actual modelo económico que humilla a nuestro pueblo. Tenemos que dejarle en claro a esta clase política que nuestro pueblo está cansado de sus políticas que no ayudan en nada a los intereses de nuestro pueblo. Debemos expresar nuestro rechazo rotundo a esta clase política que sigue vendiendo a nuestro pueblo una “democracia” que nunca ha tenido pies ni cabeza; nuestro rechazo profundo a esta clase política que no tiene respeto hacia nuestro pueblo y que no tiene ni vergüenza en “reconocer” a un firme colaborador de la dictadura pinochetista y ex agente de la CIA, Sergio Onofre Jarpa, por haber “contribuido” a la transición chilena. (Nota 2: ¿Habrá tenido algún tipo de vergüenza el ex presidente de Chile Patricio Aylwin y uno de los que estuvo a favor del golpe militar, al entregarle su “gratitud” a ese señor? ¿Por qué nuestros medios de “información” no le dieron la cobertura que debió haber tenido, para que nuestro pueblo viera lo irrespetuoso y sinvergüenza que es la clase política para con el pueblo chileno? ¿La presencia de la presidenta Michelle Bachelet y los ex Presidentes Eduardo Frei y Ricargo Lagos no tenía ninguna trascendencia?). Trabajadores, estudiantes y pobladores fuertemente organizados, este 23 de Octubre deben estar presente para expresar el rotundo rechazo a esta clase política vende-patria que pretenden organizar su “fiesta democrática” este 26 de Octubre. Expresemos nuestro rechazo ya sea con marchas o actos culturales, o ya sea con barricadas, cortes eléctricos, cortes de ruta, etc. Toda expresión popular de rechazo a esta clase política debe hacerse notar. Manifiesto mi absoluto respaldo a la iniciativa desplegada por el Frente Unitario por el Rechazo. Adelante compañeros!!!

SOCIALISMO O MUERTE!!!

VOTA PROTESTA… BOTÉMOSLOS A TODOS!!!

Identificadores personales
Enlace hipertexto:

¿Un mensaje, un comentario?

9 Firmas

Fecha Nombre Mensaje
22 de marzo de 2012 envoyer email site web
26 de febrero de 2012 exemple emailing site web
7 de febrero de 2012 hotel montpellier pas cher site web
2 de febrero de 2012 lemo connectors site web
22 de noviembre de 2011 how does a heat pump work site web
13 de noviembre de 2011 capture emails site web
10 de noviembre de 2011 michelin motorcycle tires site web
23 de junio de 2011 champagne vranken prix site web
11 de febrero de 2011 comzbalistoy site web