// está leyendo...

Para tener en cuenta

Inteligente discurso del ayatolá Jamenei sobre diálogos nucleares entre Irán y el Grupo 5+1

El presente artículo, intenta destacar las observaciones muy significativas hechas el 9 de abril de 2015 por el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

En este discurso, el líder iraní, además de dar un análisis de la declaración nuclear de Lausana, arrojó luz sobre los acontecimientos en Yemen y dio instrucciones cruciales al respecto. Aquí presentamos un análisis de algunos temas abordados en las declaraciones del líder sobre las conversaciones nucleares entre Irán y Grupo 5+1.

Al principio de su discurso, el líder mencionó ocho cuestiones claves sobre las conversaciones nucleares para luego abordar siete puntos de preocupación sobre la continuación de estas. Por último, expresó claramente cinco demandas principales de Irán en los futuros diálogos nucleares que se deben cumplir como condición previa a un acuerdo nuclear definitivo.

A. Cuestiones básicas en las futuras conversaciones

1. Si no hay trato no hace falta adoptar postura

"Algunos se preguntan por qué el líder no ha adoptado ninguna postura en las conversaciones nucleares. La razón es que no tiene sentido adoptar una postura en este momento porque los funcionarios estatales y nucleares dicen que nada ha sido finalizado todavía y no hay acuerdo vinculante entre ambas partes. Tal situación no requiere adoptar una postura".

Esto, de hecho, era una advertencia a todos los que habían optado por adoptar posturas extremas; por un lado a los que habían descrito al principio de acuerdo nuclear como un logro histórico para que se den cuenta de que no deberían enviar un mensaje a los enemigos que los lleve por el erróneo camino de pensar que el pueblo iraní está satisfecho con el actual resultado y no busca sus principales derechos legítimos.

Por otro lado, era una advertencia a todos los que se compararon la declaración de Lausana con el Tratado de Turkmenchay, creando desconfianza entre los iraníes sobre los negociadores y el futuro del país. El líder también les advirtió sobre las consecuencias de hacer juicios apresurados teniendo en cuenta que la declaración de Lausana no impone obligación alguna a Irán.

2. Ni a favor ni en contra

"Si me preguntaran que estoy de acuerdo o no con el resultado de las conversaciones nucleares respondería que no lo apruebo ni desapruebo porque nada ha sido finalizada todavía. La verdadera dificultad surgirá a partir de ahora, cuando empiecen a forjar los detalles, porque el otro lado es obstinado, ha marcado un récord en fallar sus promesas, es malo en hacer tratos, apuñala por la espalda y puede poner a los países, las personas y los negociadores en un aprieto durante las discusiones sobre los detalles. Lo que se ha hecho hasta ahora no da ninguna seguridad ni sobre el acuerdo en sí ni sobre su contenido, tampoco garantiza que las conversaciones acaben en un acuerdo integral. Así que, las felicitaciones ahora no tienen sentido".

El líder también señaló inteligentemente que las expectativas del G5 + 1 van más allá de los acordados en Suiza y que ellos no deben pensar que el pueblo iraní se limitará a acatar a este nivel de exigencias.

3. Ningún optimismo en las conversaciones con los estadounidenses

"Nunca he sido optimista sobre las conversaciones con Estados Unidos y esto no es debido a una ilusión, sino a la experiencia vivida. Si los detalles de los problemas, las circunstancias y las notas de las conversaciones nucleares en trascurso se publiquen en el futuro, todos averiguarán la fuente de mi falta de optimismo al respecto."

El pesimismo del líder sobre la naturaleza malintencionada del enemigo es, de hecho, una estrategia para frustrar el subterfugio de un enemigo que quiere aprovechar la oportunidad para explotar la buena voluntad de la parte iraní.

4. Apoyo a las conversaciones específicas con los Estados Unidos

"Aunque nunca he sido optimista sobre las conversaciones con los EE.UU., he apoyado de todo corazón y continuaré apoyando estos diálogos específicos."

La razón principal detrás del apoyo del Líder a las conversaciones con un enemigo poco fiable, es que Irán está tratando con flexibilidad heroica para desarmar al enemigo de su pretexto de la construcción de armas nucleares en Irán. En otras palabras, con la decisión de entrar en conversaciones, Irán ha revelado que el enemigo es el que quiere fabricar excusas. Si logramos el resultado deseable, nos galardonaremos con la victoria, mientras si las conversaciones no produzcan el resultado deseable, será un escándalo para los estadounidenses que tienen que asumir la culpa por el fracaso de las conversaciones.

5. Las conversaciones con Estados Unidos serán sólo sobre el tema nuclear

El líder reiteró a su vez que las conversaciones con los Estados Unidos sólo se centran en cuestiones nucleares y no en otros temas:

"Por supuesto, las conversaciones nucleares son una experiencia. Si la otra parte deja su mala conducta, esta experiencia se puede repetir en otros temas. Pero si la otra parte insiste en su mal comportamiento, nuestra desconfianza anterior hacia los Estados Unidos va a profundizar".

En esta parte de su discurso, el líder señaló que EE.UU. aun tiene la oportunidad de compensar sus malas acciones, subrayando que si Washington adopta una política correcta en las conversaciones nucleares, su movimiento positivo podría conducir a otros diálogos sobre las demás divergencias existentes entre Irán y Estados Unidos. De lo contrario, la estrategia anterior de Irán, basada en la desconfianza hacia los EE.UU., continuará.

6. Apoyo a un acuerdo que salvaguarda la dignidad de Irán

"Expreso mi absoluto apoyo a un acuerdo que respete la dignidad del pueblo iraní, y si alguien dice que el líder se opone a un acuerdo, se equivoca."

Ayatolá Jamenei enfatizó que respalda plenamente un acuerdo que salvaguarde los intereses y la dignidad del país y su pueblo, pero también dijo:"[llegar a] ningún acuerdo es mejor que [firmar] uno malo, ya que es mejor rechazar un acuerdo que no sirve a los intereses del pueblo iraní y no respeta la dignidad de las personas que firmar uno que tiene como objetivo humillar al pueblo de Irán".

La resistencia del pueblo iraní durante los últimos 12 años ha tenido una meta específica. Este objetivo es resistir contra la intimidación de los Estados Unidos y sus aliados y salvaguardar la independencia y la dignidad de una nación que está decidida a mostrar al mundo que puede, una nación que considera el uso de la energía nuclear con fines pacíficos como su derecho inalienable, y exige todos los componentes de este derecho, incluido el de enriquecimiento de uranio. Cualquier acuerdo que respete plenamente los derechos nucleares de la nación iraní es respetable y la República Islámica se comprometerá con implementarlo. A cambio, cualquier acuerdo que no respete los derechos nucleares de Irán y no conduce a la eliminación de las sanciones no será aceptado.

7. Líder se abstenga de involucrarse en detalles de diálogos nucleares

"A veces, se dice que los detalles de las conversaciones están bajo la supervisión del líder, pero esto no es una declaración exacta. No soy indiferente respecto a estas conversaciones sin embargo, no me he involucrado ni me involucraré en los detalles de las conversaciones. En algunos casos, he hablado de los temas principales como el marco político, y las líneas rojas con el presidente y el ministro de Asuntos Exteriores (Hasan Rohani y Mohamad Yavad Zarif respectivamente), pero los detalles están a su cargo".

En esta parte de su discurso, el ayatolá Jamenei, al especificar que no se involucra personalmente en los detalles de las conversaciones, da una respuesta clara y precisa a una de las especulaciones comunes. Al mismo tiempo, destaca su involucración en un nivel más alto de la gestión del proceso de las conversaciones nucleares, haciendo hincapié en que él personalmente ha trazado las macropolíticas y establecido los límites, marcos y líneas rojas de estas conversaciones.

8. La confianza en el equipo negociador

"He confiado y jamás he dudado de los miembros de la delegación nuclear iraní, y espero que todo siga igual en el futuro. Sin embargo, tengo serias preocupaciones acerca de las conversaciones nucleares en sí."

La confianza del líder en el equipo negociador es el principal fuerte de este grupo que siguiendo las directrices del ayatolá Jamenei, ha marcado grandes éxitos para la nación persa.

B. Las preocupaciones de Líder sobre conversaciones nucleares

Además de sus directrices fundamentales, el ayatolá Jamenei en un discurso dirigido al pueblo iraní en general y al equipo negociador en particular, expresó claramente sus principales preocupaciones en los siete apartados siguientes:

1. Las mentiras y los engaños

"Fuimos testigos de un ejemplo de este tipo de comportamiento por parte del otro lado de las conversaciones recientes. Apenas dos horas después del fin de conversaciones, la Casa Blanca, emitió un comunicado de varias páginas (ficha técnica) para explicar [el resultado de] las conversaciones nucleares, contradiciendo la realidad en la mayoría de los casos".

De hecho, la rápida divulgación del texto demuestra que el documento fue preparado por el departamento de Estado de los Estados Unidos antes de que las conversaciones en Lausana siquiera se concluyeran y con el fin de engañar a la opinión pública dentro y fuera de los EE.UU. Ellos presentaron una ficha técnica falsa como una verdadera sobre los temas que ya habían acordado en Lausana con el objetivo de poder presentar sus demandas dentro de los próximos tres meses.

2. Romper promesas

"Después de cada ronda de conversaciones, la contraparte hacía algunas observaciones en público que luego, en privado, confesaba haberlas hecho para mantener la apariencia y contrarrestar a sus oponentes[internos] y no tenían nada que ver con nosotros".

El ayatolá Jamenei rechazó esta doble política de los negociadores estadounidenses que toman una determinada postura durante las conversaciones y hacen declaraciones irreales después de estas con el fin de apaciguar a la oposición dentro de su país. De acuerdo con el líder, las autoridades iraníes gozan de la confianza de su pueblo hasta tal punto que pueden compartir con este las diferentes cuestiones planteadas al respecto de forma transparente y sin ningún reparo porque el sistema islámico no tiene nada que ocultar. De hecho, las personas serán informadas del resultado de las conversaciones después de cada ronda, pero los detalles de las conversaciones se darán a conocer después de que se finalicen los diálogos.

3. Sonrisas engañosas, falsas promesas

"No debemos ser engañados por las sonrisas de la otra parte y no debemos confiar en sus promesas. La postura y los comentarios del presidente de Estados Unidos después de la reciente declaración es una clara prueba. Además, tenemos que tener cuidado en nuestras relaciones con la otra parte en las próximas conversaciones y prestar atención a sus intenciones ocultas y no sólo a sus declaraciones durante los diálogos".

Una de las estrategias de las arrogantes potencias occidentales es hacer promesas vacías y engañar a la otra parte en las conversaciones. Aquí, el líder ha recordado a los negociadores iraníes no aceptar estas falsas promesas sin las debidas garantías. Nuestros negociadores nunca deben ser engañados por las sonrisas y pasar por alto la intención principal del Occidente que es expandir su hegemonía.

4. Sin exageración ni evaluación apresurada

"Los funcionarios podrían decir que el plazo de tres meses para llegar a un acuerdo no deja tiempo suficiente para consultar o escuchar las palabras de los críticos. En respuesta, hay que decir que el plazo de tres meses no es algo improrrogable y no hay nada malo en posponer esta fecha, al igual que lo hizo la otra parte durante siete meses en un punto de las conversaciones".

Existen algunas personas entre los artidarios de la declaración de Lausana que exageran el resultado de las conversaciones en Suiza, calificándola de un gran logro para el país. El líder advierte contra cualquier exageración porque el acuerdo final no ha sido alcanzado aún. En este mismo contexto, ha instado a los opositores de la declaración de Lausana a evaluar el principio de acuerdo logrado con precisión y abstenerse de hacer evaluaciones apresuradas.

5. Compartir los detalles con la gente y la elite

"Los funcionarios, que son honestos y les importa los intereses nacionales, deberían invitar y hablar con los críticos distinguidos. Si hay un punto [positivo] en los argumentos de los críticos, deben utilizarlo para promover mejor las conversaciones, de lo contrario, deben intentar convencer a los críticos. Esta es una manifestación de la solidaridad y la convergencia de la creencia y la actitud".

El líder ha estimado importante que los expertos y los críticos expresen también sus puntos de vistas al respecto. Si los críticos han propuesto puntos correctos, prestando atención a ellos puede ayudar al equipo negociador nuclear y si las cuestiones planteadas carecen de valor, deben ser respondidas de manera precisa y convincente para poder crear al fin un ambiente de solidaridad y cooperación entre la gente y la administración. Algo que se consigue más que nada convenciendo a la oposición.

6. Logros nucleares no deben ser minimizados

"Algunos de los llamados pensadores progresistas preguntan, ¿Cuál es la necesidad que tenemos a tecnología nuclear?.Esta pregunta es engañosa. La necesidad del país a la tecnología nuclear en las áreas de energía, radiofármacos, la desalinización del agua de mar y la agricultura no es ningún secreto hoy en día. La característica principal de la tecnología nuclear en el país es el hecho de que su adquisición ha sido el resultado del florecimiento de los talentos de los jóvenes iraníes. Por lo tanto, la tendencia progresiva de la tecnología nuclear se debe continuar".

7. Los delincuentes que acusan a Irán

El Líder de la Revolución Islámica, se refirió a las afirmaciones de algunos gobiernos criminales como el de los EE.UU., que ya ha usado bombas nucleares, o el de Francia, que ha llevado a cabo pruebas nucleares peligrosos, y dijo: "Nos acusan de intentar construir bombas nucleares, mientras que la República Islámica de Irán nunca ha estado ni estará detrás de las armas nucleares y las considera como fuente de problemas tanto por una fatwa religiosa, como por principios racionales".

C. Las expectativas del Líder

En la parte final de su discurso, el ayatolá Jamenei se refirió a los siguientes cinco temas principales como las líneas rojas que los negociadores tienen que tener en cuenta:

1. El levantamiento simultáneo de las sanciones con el acuerdo nuclear

El Líder de la Revolución Islámica dijo que una vez firmado el acuerdo final, los funcionarios deben asegurarse del levantamiento total de las sanciones antiiraníes y agregó: "El tema es de gran importancia y todas las sanciones deben ser eliminadas por completo en el mismo día del acuerdo."

El ayatolá Jamenei señaló:"Si la eliminación de las sanciones es sometida a un nuevo proceso, las conversaciones serán sin sentidos, antes que nada, debido a que el objetivo de los diálogos es la abolición de las sanciones".

2. Las zonas de seguridad nacional no serán inspeccionadas

Refiriéndose a la cuestión de las inspecciones, el ayatolá Jamenei dijo: "Ellos no podrán , bajo ningún concepto, penetrar en los perímetros de seguridad y de defensa de Irán y los oficiales militares del país tampoco tienen permiso para dejar que los extranjeros entren en estas zonas o detengan el desarrollo del poder defensivo del país bajo el pretexto de supervisiones e inspecciones".

3. No habrá restricción en el desarrollo de instalaciones de defensa

"Es fundamental que la capacidad defensiva del país y el puño poderoso de la nación en el ámbito militar sigan siendo fuertes u incluso se fortalezcan cada día. Además, el apoyo a nuestros hermanos de la resistencia en diferentes lugares no debe ser objeto de las negociaciones de ninguna manera ".

4. Decimos no a la petición de inspecciones no convencionales

Hablando de la supervisión del programa nuclear de Irán, el Líder subrayó: "Rechazaremos cualquiera supervisión no convencional que haga que Irán sea una excepción en lo referente a este término. El monitoreo debe estar dentro de los límites de supervisiones convencionales realizadas en todo el mundo".

5. Investigación y desarrollo nuclear continuarán su curso

"El desarrollo científico y técnico en diferentes dimensiones deben continuar su curso. Por supuesto, el equipo negociador pudiera juzgar necesario aceptar algunas limitaciones y no hay nada que decir al respecto. Sin embargo, el desarrollo técnico debe continuar y avanzar vigorosamente".

El ayatolá Jamenei señaló: "Los negociadores son responsables del cumplimiento de estas demandas y deben encontrar y adoptar estrategias de negociación beneficiándose de los puntos de vista de los críticos honestos y bien informados".

Fuente: http://www.hispantv.com/newsdetail/…