// está leyendo...

Entrevistas

El análisis de James Petras en CX36, lunes 13 de abril de 2015

James Petras: "Es una tragedia para el pueblo griego, confiar en un partido como Siryza..."

"...que no estaba a la altura de cumplir con su compromiso de romper con el euro y abrir la recuperación de la economía"

Efraín Chury Iribarne: Nos vamos a Nueva York. Buenos días Petras, ¿cómo estás?

James Petras: Estamos disfrutando del buen tiempo, en una semana más empezamos a sembrar lechuga. Tenemos un día precioso para salir.

EChI: Para comenzar acaba de finalizar la Cumbre de las Américas en Panamá ¿Qué lecturas te ha dejado?

JP: Primero debemos anotar que los medios de comunicación de masas tratan de presentarlo en Europa y particularmente en Norteamérica como un gran éxito diplomático de (el presidente estadounidense, Barack) Obama por como los países de América Latina aplaudieron su acercamiento con cuba.
Pero más allá de esta propaganda debemos anotar varias cosas.


Primero que Washington está bajo la óptica crítica en América Latina, actualmente sus amenazas hacia Venezuela fueron universalmente condenadas, ningún país latinoamericano apoyó.


Segundo, incluso ni los gobiernos más cercanos a Washington se atreven a levantar la mano para decir que Estados Unidos ha hecho algo bueno para la región. Al contrario, la opinión general es que EEUU no debe intervenir en las políticas internas de América Latina. Es tan fuerte esta posición, esta corriente de opinión, que al final de la Cumbre no pudieron consensuar un documento final. Quedó pendiente por el hecho de que no hay acuerdo sobre los principios que consensuaron los países latinoamericanos y caribeños, y Washington y Canadá quedaron alejados de este consenso. Creo que este es un indicio de que en América Latina todavía queda una corriente no intervencionista más influyente.


Más allá de eso, hay otras dimensiones de esta Cumbre que debemos anotar. 
Por un lado, pese a la nueva retórica de Washington enviaron a una Cumbre  paralela sobre la sociedad civil (la Cumbre de los Pueblos) a todo un grupo de terroristas cubanos,  todas personas involucradas en actos terroristas, incluso el asesino de Che Guevara, como representante de la sociedad civil.


Debemos anotar también que Washington está aumentando su política hacia los grupos de fachada, como las ONG’s, para tratar de ganar -a partir de la penetración de la sociedad civil- a grupos que podrían influir en la política. Creo que los acuerdos formales no deben estar escondiéndonos un aumento de la penetración política y cultural que Washington está preparando.


 Hay un doble juego aquí. Por un lado con declaraciones generales y acercamiento con Cuba; pero en la práctica sigue tratando de subvertir los procesos.


El debate entre el presidente (de Ecuador, Rafael) Correa y Obama quedó como diálogo entre sordos. Incluso Obama fue a una caminata durante el discurso de Correa criticando la política  Washington hacia Venezuela. 
Creo que debajo de la manta de conciliación se está profundizando un nuevo conflicto entre los agentes de ‘entrismo’ en el sentido político y social; y la apertura hacia Cuba. No debemos exagerar el acercamiento con Cuba, el bloqueo sigue siendo el factor determinante y más allá de eso, se mantienen los esfuerzos de EEUU de promover la oposición interna.


Además, están aprovechando la situación en Brasil para ver en qué grado podrían debilitar y derechizar más el gobierno de Dilma Rousseff. Con la manifestación de este fin de semana de casi medio millón de personas  están explotando la debilidad por la corrupción de tantos jerarcas oficiales, diputados, senadores del PT y con el otro problema que son los recortes fiscales del gobierno; esto está empujando la doble oposición: desde la derecha y desde los movimientos sociales, combinando un rechazo al gobierno. Y esto sólo va a favorecer a la derecha. La corrupción del PT y la política fiscal están abriendo el camino para el regreso al poder de la derecha en Brasil. Creo que eso es a lo que apunta Washington: buscar colaboración interna, promover marchas y protestas, que favorecen el retorno de la derecha dura.


Esa me parece que es la nueva táctica. Un discurso aperturista pero combinado con la subversión doméstica interna.

EChI: Finalmente Hillary Clinton se anunció como candidata del Partido Demócrata en EEUU. ¿Qué supone eso?

JP: Es simplemente algo esperado. El anuncio de Hillary Clinton era un secreto conocido por la gran mayoría de los comentaristas.


Ahora el problema viene porque Clinton está muy mal vista por mucha gente, porque estuvo involucrada en la política de Obama como las guerras, el apoyo a Wall Street; lo que se suma a que una fundación que maneja su marido está recibiendo dinero de las grandes empresas y financistas de todo índole y mal vistas como de Arabia Saudita, etc.


Creo que esto significa que el Partido Demócrata  busca la continuación y la profundización de la política de Obama, con el discurso pseudo populista. El problema es que con la carga de los ocho años de Obama es muy difícil que Hillary tenga posibilidades de ganar. Pero tiene una cosa a su favor: el apoyo de muchos sectores de Wall Street multi mil millonarios que le van a financiar la campaña, y esa es la carta fuerte de Hillary Clinton. En todo caso, no hay otra candidatura con fuerza en el Partido Demócrata. Su declaración significa que es el candidato a las presidenciales de 2016.

ECHI: ¿Y tiene relación con el sionismo?

JP: Si, Hillary es una querida de (el primer ministro israelí, Benjamín) Netanyahu y de los sionsitas que están dispuestos a canalizar mucho dinero en su candidatura. Es una persona muy cuestionada sobre sus actitudes hacia Palestina e irán.
Creo en este sentido que puede ser más conciliadora y subordinada a los sionistas incluso que el presidente actual.

EChI: ¿Qué pasa en Grecia y su relacionamiento con Europa?

JP: Yo creo que todos los esfuerzos del gobierno griego de negociar un acuerdo para el refinanciamiento de las deudas pendientes han fracasado, porque la Unión Europea está insistiendo en la continuación de las políticas depresivas, políticas de austeridad, en momentos en que el pueblo ya está cansado de cumplir con esas medidas.

Y Siryza que se presentó como un partido anti austeridad, se queda colgado incapaz de rechazar a la Unión Europea e incapaz de abrir un nuevo camino. 
Creo que tarde o temprano la realidad es que Grecia va a tener que renunciar a su filiación al euro, tendrá que salir de la organización bajo el dinero del euro. NO hay ninguna posibilidad que pueda cumplir con el pago de las deudas pendientes y no hay ninguna posibilidad de que Europa habilite nuevos fondos para reciclarlos como pagos de deuda. Entonces, es una tragedia para el pueblo griego, confiar en un partido como Siryza que no estaba  a la altura de cumplir con su compromiso de romper con el euro y abrir la recuperación de la economía.

Es el problema de esta izquierda pequeño-burguesa académica. Los académicos son incapaces de convertir su retórica en políticas prácticas. En los seminarios, en las aulas, hablan de todo, de Karl Marx, de Antonio Gramsci, pero cuando llega el momento de elaborar políticas de cambio efectivo, de buscar formas de movilizar al pueblo,  les falta todo. No están a la altura de entender el poder. No tienen la capacidad de un Hugo Chávez, un líder que aceptó la confrontación y se basó en el pueblo para movilizar. Siryza no ha movilizado ninguna protesta masiva contra esos acuerdos, todos son personajes del gobierno que van y vuelven, entre Londres, París, Berlín, etc. pero nunca vuelven a explicar la situación a una reunión de medio millón de griegos, y decirles: ‘estamos a punto de una ruptura, debemos entender que tiene un costo pero también que abre la posibilidad de una nueva política’. No estaba a la altura de eso y por tanto creo que va en camino a una crisis, no sólo para el país, sino también entre los sectores de Siryza. Es realmente algo muy triste.

EChI: ¿El PODEMOS en España es lo mismo?

JP: PODEMOS es muy similar a Siryza. Son políticas indefinidas en relación a cómo se van a realizar las medidas que anuncian. Y no tienen ninguna capacidad de ir a la confrontación de clase, hablan de los indignados, hablan mucho de formar alianzas, pero no tienen ninguna organización de combate, ningún plan de lucha. Hablan críticamente de la derecha, críticamente de los pseudo socialistas, peor cuando se les pregunta con quién se van a aliar para la lucha si tienen éxito electoral, ellos son muy indefinidos, hay que cuestionar la trayectoria próxima de PODEMOS, particularmente si llegan cerca a las condiciones de formar un gobierno. En última instancia creo que ellos van a buscar una alianza con los corruptos del PSOE para formar un gobierno compartido. No creo que estén a la altura de una ruptura con el sistema y mucho menos, que busquen una forma de política para socializar la economía particularmente los bancos y dar un empuje mayor a la economía.

EChI: ¿Algún otro tema para comentarnos hoy?

JP: Si, tengo una cosa anotada en la que tengo especial interés. Este año se cumplen 100 años del genocidio de los otomanos contra los armenios. 
Tengo familiares que fueron expulsados de Turquía, creo que es un abuelo de mi abuelo que sufrió este tratamiento. Entonces más allá de la justicia histórica, tengo que aplaudir al Papa por su declaración y denuncia.


Cuando yo estuve en Ankara, hace cuatro años, me atrevía a denunciar el genocidio en un aula llena de profesores y alumnos y nadie se levantó a atacarme. Es que las clases educadas en Turquía entienden que fue un crimen y están a la altura de reconocerlo. Pero los políticos, los chovinistas, los nacionalistas, siguen con esa leyenda de que Turquía no tuvo responsabilidad en la muerte de ese millón y medio de armenios.  Y en eso hay que seguir insistiendo… (Se interrumpe la comunicación telefónica)

Fuente: http://www.radio36.com.uy/entrevist…