// está leyendo...

América Latina

[Colombia] Los verdaderos planes para el post-conflicto…

..o post rompimiento de los diálogos en La Habana

Mientras el presidente Santos y ex militares miembros de su delegación en La Habana andan haciendo el show por las brigadas y batallones del ejercito, dizque socializando el proceso de paz y preparando las FFMM para el “post-conflicto”, su ministro de defensa, acompañado también de altos mandos militares, se reúne con altos funcionarios del gobierno de EEUU y asesores de extrema derecha, para preparar y discutir las verdaderas estrategias del post-conflicto.

En esa reunión, convocada por el Mindefensa para discutir el futuro de las FFMM, el ex alcalde de New York Rudy Giuliani le dice al ministro Pinzón que la peor amenaza para el país no es que las FARC y el narcotráfico se tomen el poder sino la delincuencia organizada. Obviamente, el mensaje de Giuliani hay que leerlo al revés; es decir, para el gobierno gringo, la peor amenaza es que el país mas fiel y dócil del imperio en Latin America siga el “mal ejemplo” de Venezuela. Mejor explicado aun, que ex líderes de las FARC se tomen el poder no les preocupa, les aterroriza!!!. En el mismo sentido, otra ex alta funcionaria del Pentágono, de la CIA y la NSA le recomienda a Pinzón que hay que tener cuidado con Venezuela ya que representa una amenaza para Colombia y que por lo tanto hay que estar preparados para una guerra.

Y todo esto pasa frente a cámaras y micrófonos!!! Como si quisieran preparar al pueblo colombiano para lo que viene. O advertir a las FARC de lo que les espera si se atreven a hacer política y buscan controlar las mayorías en el congreso, en las asambleas departamentales, consejos municipales, alcaldías; y peor aun si se atreven a buscar la presidencia.

El plan del “post-conflicto” puede en la práctica tornarse un plan de sabotaje de la firma de acuerdos de paz en La Habana, pues eso les ahorraría el tener que implementar el plan de exterminación de los lideres de las FARC y sus seguidores políticos, una vez incorporados a la arena política.

Pretender que las FARC se desmovilicen pero que se reduzcan a un partido político minoritario, como el Polo Democrático o El Progresismo, es desconocer la reciente realidad política que esta viviendo el país.  El surgimiento de organizaciones y movimientos sociales de campesinos, indígenas, afrocolombianos, estudiantes,… que han hecho trastabillar al régimen de Santos con ocasión de varios paros y marchas en calles y carreteras, es vista por los buitres planificadores como la peor amenaza contra la sostenibilidad del establecimiento mafioso y terrorista que controlan y usufructúan.

No sin razón anticipan que todos esos nuevos movimientos, agrupados en lo que esta empezando a constituirse como un Frente Amplio Nacional, puede convertirse en la plataforma política de un nuevo movimiento de izquierda fuerte del que por supuesto harían parte los lideres de las FARC.

Así las cosas, como ya se había discutido en artículos anteriores, al establecimiento solo le quedan dos opciones para evitar que el escenario político anterior se consolide:

1) poner en marcha el plan de sabotaje de las negociaciones en curso para justificar levantarse de la mesa y dar inicio a lo que constituirá una segunda fase del Plan Colombia: escalamiento de la guerra contra las FARC y la población civil, con el agravante de que esta vez se extenderá a territorio venezolano;

2) Firmar un acuerdo de paz y permitir que las FARC se desmovilicen, pero mantener estrictamente “vigilados y controlados” a sus lideres y a los lideres de las organizaciones sociales y movimientos políticos que se han conformado mientras se desarrollaron las negociaciones, para evitar que sus causas políticas tengan amplia acogida y respaldo entre el pueblo colombiano. Como esto es un imposible, el desenlace mas probable de este escenario es la repetición de lo que fue la masacre de la UP.

Para los intereses imperialistas de EEUU, la opción numero uno es la que mas les conviene, pues les servirá de pretexto para atacar militarmente a Venezuela y derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. La alta funcionaria del pentágono, en reunión con el ministro Pinzón, ya puso a rodar la idea de que Venezuela podría atacar a Colombia.

Lo que sigue es mas que predecible porque es lo que EEUU ha estado planeando desde el ascenso de Chávez: acusarán al gobierno de Venezuela de dar refugio a los lideres guerrilleros de las FARC (los volverán a llamar terroristas), en desbandada luego del rompimiento de los diálogos en La Habana, ordenarán a los grupos paramilitares (ya entrenados para el efecto) que desplieguen ataques en la frontera, acusarán a la fuerzas armadas venezolanas de incursionar en territorio colombiano y el plan de guerra frontal contra Venezuela estará listo y en movimiento.

Lo que no calculan los lacayos colombianos que dócilmente están siguiendo las instrucciones del gobierno de EEUU es que una guerra contra Venezuela llevará al país a la postración total, al desencadenamiento de una aguda crisis social y humanitaria, y a su aislamiento en la región.

Fuente: http://lacolombiainvisible.blogspot…