// está leyendo...

Análisis de interés

Con Crimea, Venezuela, Libia y Siria, Antiimperialistas y Antifascistas, hasta la victoria final

Ante todo, mi total solidaridad con el Referéndum en la República Autónoma de Crimea. También con las resistencias antifascistas en Venezuela, Siria, Libia, etc. Sobre esto hay que precisar que la situación internacional es absolutamente favorable a estos países. No es un secreto para nadie que la ocupación de Kiev ha removido el asunto geoeconómico. Rusia y China empiezan a divergir y acentuar en sus propias opciones. Es parte de las leyes económicas que controlan el funcionamiento del sistema imperialista y que ahora los empuja a un agravamiento de sus contradicciones. Y en estas condiciones las cuatro características de la actual coyuntura histórica empiezan a acentuarse. Nos referimos a la debacle del dólar, las ansías de los espacios geopolíticos por parte de Estados Unidos, la equiparación de fuerzas y la carrera armamentística que cada vez es muy intensa.

En esto es bueno no olvidar los recientes hechos históricos:

Primero, que el edificio unipolar ha venido diluyéndose casi desde cuando se impuso, exactamente, desde finales de la última década del siglo XX (1995-1999). Esto es a raíz de los remezones que empezaron a sentir sus experimentos en el sudeste asiático (tigres asiáticos). Sabíamos que se había impuesto en 1991, tras la caída de la Ex URSS. Entonces su vigencia fue tan fugaz. Luego, con la gran crisis económica de 2008 su situación estaba complicada. En 2010 se hizo aún más aguda. A finales de ese mismo año soportó la ruptura de la alianza estratégica sino-estadounidense en lo económico y, desapareció en ese mismo momento (2010), vapuleado por la gran crisis económica y enterrada para siempre con la reacción político-militar de Rusia y China a finales de 2011. Y, desde entonces sabemos que la estructura multipolar estaba en pleno proceso. Luego, esto se vio fortalecido, aún más, en el primer semestre de 2013 con la derrota de la línea militar de desgaste del ejército agresor estadounidense en Siria, del que emergió un importante equilibrio de fuerzas en el mundo. Una situación que el grupo de poder de Washington no soportó y trató de romperla el 03 de septiembre de 2013 al disparar dos misiles balísticos contra Damasco. Pero fueron tan milimétricas las defensas antiaéreas de Rusia y Siria que obligaron inmediatamente a este grupo criminal a desistir de sus infames propósitos.

Segundo, que Moscú está harto de los incumplimientos de Washington de acuerdos preestablecidos. Como se recordará los incumplimientos han sido varios. Solo tres ejemplos: uno, cuando fue disuelta la ex URSS en 1989 y consecuentemente el Pacto de Varsovia. Dos, cuando pidieron a Rusia dejarle de asistir a Irán con los S-300 a condición de que este asunto fuera tratado posteriormente en el mismo Consejo de Seguridad de la ONU y con condiciones desconocidas que luego indudablemente no fueron cumplidas. Tres, cuando le pidieron a Rusia se abstuviera en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU en el caso de la exclusión aérea sobre Libia. El primero motivó al avance de la OTAN casi a las fronteras de Rusia (Europa del Este y Asia Central). El segundo debilitó el potencial de fuego de Irán. El tercero dio origen a la exclusión aérea sobre Libia, una agresión con saña y ventaja, que condujo a este país en lo que es ahora realmente (colapsado). Toda esta patraña fue asimilada, con creces, por el actual presidente Ruso, Vladimir Putin, que califico a Estados Unidos, de un país nada confiable. Particularmente sobre el tercer punto mi fuente dice lo siguiente: “Dando este paso (reacción contra occidente), Rusia pretende justificarse y recuperar su prestigio después de la guerra en Libia. En aquella coyuntura bastó que el embajador ruso renunciara a vetar en el Consejo de Seguridad la resolución sobre la zona de exclusión aérea sobre Libia para que en este país ocurriera lo que, afortunadamente, hasta ahora no ha pasado en Siria. Luego, Moscú exclamaba indignada que la habían engañado” (1).

Tercero, es bueno tomar en cuenta siempre, por lo menos en esta coyuntura, el siguiente dato: “La política actual de Washington es mantener la supremacía militar en Asia, pero una carrera armamentística con China podría hacer que la Guerra Fría nos pareciera una minucia. La economía de la Unión Soviética representaba solo una cuarta parte de la de Estados Unidos cuando se produjo aquella carrera armamentística. Si Estados Unidos entrara en un proceso serio de ese tipo con China, los estadounidenses podrían olvidares de Medicare, la seguridad social y de la mayor de aquello en lo que el gobierno de Estados Unidos gasta su dinero” (2).

Cuarto, también lo voraces e insaciables que son las rapaces burguesías financieras de Estados Unidos que a pesar de que al final del circuito productivo o ensamblaje que se produce en China, aproximadamente, 55 centavos de cada dólar inmersa en cada producto que va al mercado internacional con la leyenda “Made en China” pasan a engrosar directamente a sus propias arcas, y aun así, fíjense ustedes, hay descalabro económico en Estados Unidos (3). Esto no es sino una muestra real e incuestionable de que este país se ha convertido en un país parásito que vive a expensas del resto de países y, aun así, se atreve a acusar a Rusia y China de ser el causante de sus penurias económicas.

Y, quinto, lo sucedido el 09 de enero de 2014 cuando Estados Unidos fue remecido que hasta sus prensas enmudecieron, pues ese día el ejército chino (EPL) había probado con éxito el misil hipersónico WU-14 que se desplaza a una altura relativamente baja y rasante y con una velocidad récord que se estima en 10 veces la velocidad del sonido, es decir más de 12.000 kms por hora (Estados Unidos tiene un aparato semejante pero con menos velocidad), capaces de penetrar en los sistemas de defensa de misiles de este país (Estados Unidos) y capaces de transportar cabezas nucleares. Fue una situación algo parecida a lo que ocurrió el 04 de octubre de 1957 cuando la URSS envío al espacio el Sputnik 1 el primer satélite artificial de la historia. Y. también como el 12 de abril de 1961 cuando Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano que viajó al espacio en la nave Vostok 3KA-3, más conocida como Vostok 1. Por lo que con la prueba exitosa de este misil hipersónico WU-14 China pasaba a establecer su hegemonía ofensiva en el campo de los misiles por delante de los Estados Unidos. Veamos el apunte internacional: “La preocupación del Pentágono radicaría en que, según los expertos, este tipo de misiles tendrían la capacidad de invalidar toda tecnología de detección e interceptación antimisiles de EE.UU., estableciendo una hegemonía ofensiva. Mientras tanto, China continúa su decidido progreso militar, con la reciente puesta en servicio de un portaaviones, buques de asalto anfibio, cazas invisibles a los radares, aviones no tripulados y un sofisticado programa espacial” (4).

Entonces, ahora el asunto está bien claro:

En que por un lado, mientras Estados Unidos ha agitado a los países de Europa Occidental, sobre todo, a los países del báltico incluyendo a Polonia, tensionándolos militarmente vía la OTAN e incluso llevando el asunto al Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas para una Resolución anti-Crimea, que este sábado (15 de marzo de 2014) fue vetada por Rusia; por otra parte, este país (Rusia) ha puesto en máxima alerta sus tropas e incluso hizo una prueba de lanzamiento del misil balístico Topol-M este martes 04 de marzo de 2014 desde el polígono del Ministerio de Defensa ruso situado en la provincia de Astracán e impactado en territorio de Kazajistán, también envío una flotilla de aviones de combate a Bielorrusia para contener, en caso necesario, lo que hay en Polonia. Todo esto, no puede indicar otra cosa, sino, la certeza de que efectivamente existe en el plano internacional la equiparación de fuerzas entre Estados Unidos, Rusia y China, que al parecer el grupo de poder fascista de Washington no quiere aceptar.

Pero la historia es la historia. Aunque su avance no es en línea recta, sino, zigzagueante, pero al fin y al cabo siempre ascendente, que en este caso nos estaría poniendo en sobre aviso que la situación internacional está definitivamente a favor de los países que luchan contra el fascismo. Esto incluso a contracorriente de esa situación explosiva y de agitación fascista que hay actualmente en algunos países. Y por eso decimos que el fascismo no pasará. En eso estamos bien claros. Absolutamente claros.

www.enriquemunozgamarra.org

NOTAS:

1.- “Los S-300 rusos y su influencia en la conferencia de paz sobre Siria”. Autor: Dmitri Kósirev. Nota publicada el 31 de mayo de 2013, en: Ria Novosti.

2.- “¿Debería preocuparnos que China supere a Estados Unidos? Noticia aparecida el 29 de abril de 2011, en:spanish.china.org.cn

3.- “Políticas proteccionistas de EEUU hacia China dañan sus propios intereses: Medios”. Noticia publicada el 18 de agosto de 2012, en: spanish.china.org.cn

4.- “EE.UU. hace saltar las alarmas ante el imparable progreso militar de China”. Nota publicada el 20 de enero de 2014, en: Rusia Today.