// está leyendo...

Pensamiento

Siria bajo el espectáculo de la ayuda humanitaria

El estupor, la angustia, la tristeza, nos atenazan las entrañas a muchos sirios en Catalunya al sabernos ofendidos, manchados hasta en los huesos, como manchadas están siendo tantas y tantas víctimas que nos son cercanas, por quienes colaboran en la farándula “de la necesidad” proyectada últimamente en torno a Siria, coincidiendo, no casualmente, con la Campaña imperial-mediática “pro-Humanitaria” usando a su ONU.

El objetivo presidiendo estas triquiñuelas es invariante; el de siempre concorde al Plan de operaciones que empezó a ser tramado ya hace años, quizás todavía con Bush a la cabeza y su listado “Eje del Mal” donde a Siria se la incluía. A saber: el objetivo consiste en apuntalar la “Versión” huxleyana de “la rebelión de masas ahogada en represión”, a fin de ir ablandando los sentimientos de masas hasta sintonizarlos con el Happy End correspondiente con la “inexcusable Operación por Siria como mal menor”. En este sentido, podemos afirmar que -aunque hablando sólo metafóricamente- las bombas de los Estados expansionistas agresores van ya ocultas entre tanta filantrópica caja llenada de recolectas.

Estos señores cómplices conocen perfectamente la doble naturaleza de la táctica emprendida por la Conjunción de Potencias “denunciantes de la Dictadura siria”: golpear con una piedra envuelta en seda fina mientras muestran con la otra mano el perfumado y blanco pañuelo. Para citar una entre cientos de maniobras, decenas de militares turcos que “operaban” en Siria y quienes se han visto detenidos, declaran haber actuado bajo directriz y entrenamiento israelíes.

En esta secuencia serial televisiva, el fascículo "actual" relativo a "la Villana Dictadura que no permite la entrada de ayuda humanitaria a los barrios asediados" representa sin duda un Salto cualitativo -Trascendental- en la demonización del objeto, entendiendo esta demonización como Constante; como Ley general conductual a que se atiene la burguesía imperialista plurinacional en su producción de acontecimientos (tal y como en un alarde cínico espetara George Bush una vez a su propia prensa: “Nosotros producimos realidad, primero en nuestros Departamentos Think-Tank y con nuestras Agencias, y luego con nuestras fuerzas materiales; a ustedes sólo les queda hablar y escribir de ella”).

En otras palabras, y siendo dialécticos: el bombardeo de falsificación periodística se funde sintéticamente con la falsificación de los bombardeos, buscando engendrar su síntesis "superior" de belicismo abierto a fin de cercar a Rusia empleando la táctica de hegemonizar el islamismo al mando de varios Estados árabes clave. Esta táctica “(re)islamizadora” discurre englobada en la estrategia de reciclar a este continuo geográfico de Estados a modo de cordón de Estados-Tapón; de parachoques “de Frontera Oriente-Occidente” con tendencia a dotarlo de cinturones ofensivos No-convencionales. Y es que, aún más, tal islamismo está siempre dispuesto a ir de cabeza como “vanguardia de avanzada” contra “el Ruso impío ateizante del Vasto espacio Centroasiático”. En estas miras teológicas salvacionistas proyectadas hacia el Cáucaso, estos “yihadistas” interseccionan con Turquía hacia el entablamiento de una alianza de facto, pues este Estado no esconde su necesidad competitiva capitalista (Darwinismo económico) de reconstituir una especie de neo-Imperio otomano englobando como poco a estas poblaciones persa-turquemanas cuando su Presidente declara que “Turquía es una gran Potencia cuyas fronteras nacionales llegan desde el Adriático hasta el Mar de China”. Hablamos, si atendemos a estos procesos desde una óptica omnicomprensiva, de un cerco de "Grand Politik" a Rusia respecto de cuya racionalidad el cerco a Siria es tan solamente una maniobra intermedia.

Vayan, pues, estas palabras de la Compañera Miryam para situar al lector en la médula del texto, mientras los reaccionarios árabes instalados fuera de Siria invocan “la Necesidad que ahoga a Siria” al mismo tiempo que siguen empatizando cuando no secundando abiertamente a los verdaderos artífices de producir, con sus Bloqueos y con su Terror, tal “Necesidad”. Lobos con piel de cordero que, con su espectáculo de las “cajas de ayuda”, la que incitan conscientemente a abrir es la Caja de Pandora.

Prefacio: Ante la humillación de ver jactarse a “los socorristas”, esa profunda ofensa que nos hiere

Por Miryam Al-Sham

Han anunciado un evento: una cena “en solidaridad” -según los convocantes- con el Pueblo sirio. ¿Con qué Pueblo?. ¿A qué Pueblo sirio están dejando respirar sus aplaudidos Agentes “rebeldes”?. ¿Será acaso solidaridad con los muertos hechos trizas por esa basura pagada por los “arabescos” del Golfo y por esa Cueva de ladrones de vidas que se reunió en Túnez? (felizmente rechazados por el Pueblo tunecino, solidario y consciente, en masivas manifestaciones).

¿Qué quieren dar a los sirios?: ¿pan y bombas?. El Pueblo sirio ni pide pan ni pide agua de manos corruptas. Y las mantas, ¿para qué?. El frío del miedo no se quita con el abrigo. Miedo a que al salir a la calle les cojan a las personas como escudos para proteger sus cabezas los mercenarios de los salafistas más sanguinarios y de sus Padrinos “occidentales”, como les ha ocurrido a mi familia y a muchos amigos.

Dicen los convocantes que quieren llevar mantas. No será para tapar a los muertos. De esto ya se encargan los ejecutores del Terror, ya que descuartizan a sus víctimas y las dejan en la puerta de sus familias en bolsas de plástico (negras, eso sí). Todo ello, ¿por qué?. Según la interpretación falaz, odiosa, sectaria y criminal, que esta gentuza hace del sagrado Corán, las personas descuartizadas no pueden entrar en el Paraíso. Hasta ahí llega su sadismo.

Pero ese sadismo no es peor que el del Imperialismo, que mata ya por matar, haciendo empleo de “política de tierra quemada” vertida contra “realidades sobrantes” a las que, esa decadente maquinaria inoperante en términos capitalistas, no puede ya ni siquiera “integrar” en el engranaje de la explotación y el uso.

Por eso, quienes se sienten en esa mesa, quizás amantelada con la bandera de las tres estrellas negras del Califato abbasí, o quizás amantelada con la bandera de las estrellas rojas de la vieja sociedad de Castas, deberían hacer auto-crítica y repensar su propia función y posicionamiento.

Por cierto: ahora que estos entrega-pueblo se han peleado entre sí, desde la reunión de Turquía, por ver quien llevaba la barbarie a cotas más altas, no sé cómo se habrá dividido la parroquia.

Puede ser que algunos de vosotros os preguntéis: “¿qué hago aquí?”. ¿Es de solidaridad participar en algo con un trasfondo tan turbio, codeándose con estos lobos con piel demócrata enmascarados de buena intención, cuando sus fines son otros muy suyos?. Es para pensarlo.

Miryam

La ayuda humanitaria que Siria necesita de los reaccionarios involucionistas: ¡dejen de acosarla, dejen de dinamitarla, dejen de asolarla!. ¡Retiren de ella sus manos, sus filamentos y sus extensiones operativas en el interior!

En un mundo cuya Lógica Nuclear es tener que vender el alma por un plato de lentejas (vigiladas en exóticos terruños para su circulación con abundancia relativa), no puede sorprender -aunque sí abochornar-, ver a los incendiarios haciendo de bomberos. En el Imperio del Espectáculo, la realidad imita a la imagen, y ya no al revés. Primero se procede a modelar y a proyectar el Film del desastre “y de sus criminales responsables” mientras al mismo tiempo el Frente armado a sueldo (o a promesas, o a Doctrina cafre) siembra el desastre. Por último, el Brazo “cívico”, “asociativo”, “solidario”, inserto a la “izquierda” en el Frente Bélico Total, aterriza salvador desde los Prístinos Cielos. A cuidar del trigo llegan con la guadaña… quienes han plantado e introducido la cizaña y la maleza.

El modus operandi a la vista está para aquél que goce de memoria inmediata: va repitiéndose calcado desde décadas país por país, aunque la Doctrina Obama -proyectar la presencia física de tropas USA en al menos 120 países para inicios de 2012- ha supuesto un acelerón a este giro de bucle:

“Actores terceros demonizados portando el Caos”--→ “Algo habrá que hacer, algo hay que hacer”--→ “Prosigue la campaña mediática espectacular de formateado”--→ “Hay que intervenir, hay que intervenir…”--→ Y así hasta haber conquistado la cumbre de ese Leit motiv, latente desde el principio, donde la provisión de ayuda acaba llegando en el petate mimetizado y los convoyes humanitarios se confunden con aquellos otros convoyes que, en el fondo y en perspectiva estratégica, de verdad interesan. Y todo es “por su bien, para la libertad, en solidaridad, por su protección, para defenderles”.

El Pueblo sirio lo está manifestando una y otra vez, tanto en las calles como en las urnas: la primera ayuda humanitaria que “requiere” de estas fuerzas “multinacionales”, es que le dejen auto-determinarse sin agresiones. Es decir, que retiren esa Dictatorial Ley del Embudo que han tendido sobre el país mediante acoso y derribo mercenario-explosivo-embargador-mercantil. Embudo impositor en aras de tragar el brebaje de reconocimiento al “derecho de Israel a existir”, tal y como todas las demás piezas regionales ya a su recaudo (honrosa excepción iraní). Hasta Hamas se ha alineado con Turquía, Estado, el último, íntimo de Israel y cuyo ejército -roces oportunistas de flotillas aparte- es poco menos que Uno con el Tsahal (operaciones conjuntas, maniobras de aviación y Plan Estratégico común). Pero el Estado sirio es el único en alojar y proteger a la Resistencia palestina (FPLP, maoístas palestinos del FDLP) que aún continúa exigiendo a Palestina sin paliativos, y no un “arreglo” con el usurpador. He ahí La Cuestión. He ahí la famosa “Dictadura” y el presumido “clamor mundial” pre-cocinado por expertos en técnicas de la “comunicación” audio-visual.

Aquellos mismos que jalean desde la grada por “la sangre y el hígado” del endurecimiento ONUístico del Boicot a la vida económica nacional y de subsistencias, son los mismos que simultáneamente jalean el “Plan de Ayuda Humanitaria” con Kofi Annan a la cabeza -otra “cara amable” del Régimen Nacionalsocialista mundial al que lamen los favores. Plan que es “la 4ª Fase”, después de que están perdiendo consecutivamente las otras tres: 1ª. Polarización poblacional hacia la Guerra Civil; 2ª. Desestabilización por importación fronteriza del Terror; 3ª. Aprobación de una “Intervención de Paz”.

Exponen sus banderas en “sus” áreas, sus Días de la Ira y sus llamamientos, que no son aquellos símbolos que el Pueblo sirio se dio en el fragor de sus Revoluciones Nacionales anti-dependentistas. Sino banderas neo-corporativas y gregarias-confesionales: las banderas de los nostálgicos por aquella pretérita hegemonía política (de mayordomos eso sí, subsidiaria) que les hubo sido delegada a la sombra de consecutivos colonialismos. Hegemonía política que necesitan recobrar justamente ahora que han ido acaudalando notable poder económico al impulso de la muy errónea línea gubernamental penúltima en materia de Fuerzas Productivas y de División Internacional del Trabajo.

En tal sentido, la bandera verdiblanquinegra con tres estrellas rojas no deja lugar a dudas (aunque el rojo de las estrellas pueda despistar a más de uno): se trata de la bandera pre-existente a la Revolución burguesa patriótica. Es decir, que estos abanderados están evocando una semi-feudalidad pasada, exactamente igual que hacen las ratas libias del CTN con su estandarte, bendito por Italia (en su día y de nuevo ahora), y símbolo evocador de la Monarquía-títere anterior a la Revolución de los Coroneles y al Coronel Al-Gaddafi. Por su parte, quienes en lugar de las estrellas rojas ubican tres estrellas negras en guerra integral declarada al movimiento Baaz (a sus Principios, a su proyecto, a sus avances y a su legado), anuncian con esa simbología inspiración y homenaje nada menos que al Califato teocrático Abbasí medieval. Se ve claro: estos “opositores” han decidido, en la subasta a la que concurren ante los ojeadores imperialistas, superar en su oferta a las medias tintas filo-neoproteccionistas (guante de seda éste lanzado a los franceses), de modo que exponen en su bandera su retro-tracción histórica hasta tiempos anteriores a la configuración y afirmación de Siria como nación política con auto-consciencia unificada más allá de teologías. Y es que, inmerso el mundo en plena descomposición capitalista pero sin Horizonte superador reconstituido, van re-haciéndose los proyectos, las filias y los diseños políticos pre-burgueses de tipo etnicista y exclusivista-privativo.

Quizás habría sido ayudar humanitariamente, haber apoyado al Portavoz sirio en su dignísima comparecencia oficial ante quienes confabulan por dejar a Siria como a una balsa rodeada de agua por todas partes. Lo que, obviamente, no habría significado tener que apoyar el Programa de Gobierno punto por punto, ni en unas u otras dimensiones de su corpus central. Los comunistas sirios han denunciado frontalmente la involución liberal y la erosión de Soberanía que ella ha estado comportando en todos los planos, a la vez que aplauden la presente marcha atrás estatal a ese nivel. Tales nuevas medidas derogatorias de la anterior “apertura” a entreguismo de la Independencia y a liquidacionismo de los sistemas centrales re-distributivos, son medidas que ya están siendo aplicadas y que sin duda han levantado ronchas entre los charlatanes imperiales abogados de las teóricas “reformas democratizadoras”.

Y por eso está Siria como está: pues esos mismos “democratizadores” (de los mercados de Capitales y de inversiones financieras), no han perdonado previamente al Gobierno ese correcto “giro de curso”, cuando todo parecía tender a irles como una seda y “el país estaba acelerando su apertura”. De haber proseguido aquel escenario anterior, sí habría sido cierta la falsa “rebelión masiva”, pero de eso, ni de la universal “democracia del palo”, ni nos hubiéramos enterado por prensa: garantizado habría sido el silencio de la agonía, como en tantos y tantos lugares desapercibidos donde lugartenientes imperiales sí reprimen a las genuinas masas populares (en Bahrein, sin ir más lejos, tiene puesto Arabia Saudí, plañidera de la ONU, la mitad de sus efectivos totales de infantería).

Mientras, van cayendo sin remisión, a manos del Pueblo armado y del ejército, los auténticos opresores: 120 militares franceses, mercenarios de su Estado imperialista, han sido capturados y desarmados en los últimos días. ¿Y qué hace la prensa?: de eso no informa, sino que vuelve por enésima vez a falsificar las imágenes del Pueblo manifestándose a millones contra el Plan del imperialismo, narrándolas como si fueran imágenes de manifestaciones “anti-Bashar”. Ahora que el Ejército está aplastando a los paramilitares terroristas del ELS y adláteres, ahora que Homs está bajo control sirio prácticamente total, ahora que Siria ha desbaratado el Plan de colocar más de 1.000 artefactos explosivos en las principales ciudades del país…: solamente ahora y justamente ahora sale a escena la Cruz Roja a “pedir una tregua” que permitiera “llevar ayuda humanitaria”, es decir, dar oxígeno a los carniceros y rehacer sus arsenales en mitad del respiro. Planea la sombra del K.O. entre estos Escuadrones de la Muerte, así que hay que detener transitoriamente la pelea. En este propósito, la ONU hace de sicario amenazando con, textualmente, “llevar a Siria ante la Corte Penal internacional” si no detiene “los ataques” (¡serán canallas estos sinvergüenzas y todos sus propagandistas…!).

Pero es más: la crítica radical efectuada por los comunistas sirios a la política de Gobierno, ha sido publicada en numerosos medios de prensa sirios. ¿Publican aquí en prensa a los enemigos de la fascista Constitución española de 1978?; ¿o los encierran en prisión y hay muchos que yacen enterrados bajo la tierra de la policíaca “Zona Especial Norte”, mientras otros para siquiera hablar en política tienen que pasar por el aro de jurar la Constitución y Lealtad a la Corona? ¿Dictadura? En verdad, ¿quién puede arrojar aquí la primera piedra? La Reforma Agraria hecha en Siria durante la Revolución Nacional y profundizada por el Baaz, aquí mismito siguen soñándola los jornaleros andaluces bajo la vara de los señoritos y los campesinos catalanes bajo la chiruca de los empresarios aceiteros; mientras a quienes en España osaron plantear tal Reforma, las mismas Potencias imperialdemócratas que ahora manejan los hilos de “la Primavera siria”, les montaron una Guerra Civil y pusieron a sus lacayos fascistas como hoy quieren poner en Siria a rentistas neo-califales.

Volviendo al recurrente espectáculo de “la ayuda”, a estas alturas de “la Película” desde luego al Pueblo sirio no pueden engañarle quienes le arrebatan el sol para regalarle sombra con que buscar en él adhesiones. Para decepción de esos manipuladores, tampoco puede comprársele tendiéndole cálida mano de supervivencia; la misma que les ha generado dramática necesidad. El Pueblo sirio tiene bien calados a sus verdugos y, digno, los maldice. No vende su alma por un plato de lentejas. Es lastimoso que a otros Pueblos sí puedan enrolarles a “cooperación”. Que lo intenten ya da asco.

A los artífices de tales espectáculos del “socorro” podría respondérseles que quizás si sus loados reaccionarios-“revolucionarios” operantes en el interior, dejaran de bombardear las escuelas infantiles estatales porque son laicas, puede que entonces Siria no fuera “dependiente de la actuación exterior”. O quizás si dejaran de bombardear hospitales buscando así mermar las fuerzas de respuesta del país. O quizás si cesaran en su dinamitaje de plantas petroquímicas cercanas a Alepo productoras de medicamentos. O quizás si dejaran de sabotear las centrales eléctricas, los gaseoductos y oleoductos, las infraestructuras urbanas para el paso de energías…, entonces quizás muchos sirios podrían librarse de tener que salir a talar árboles urbanos para calentarse con la leña. Sí: es cierto que mi familia y millones más pasan días a oscuras y al crudo invierno, pero si salen a comprar una garrafa de gasolina o de Diesel a fin de calentarse o alumbrarse esos aniquiladores de la vida del país les pegan un tiro.

A todo ello, están vendiendo la moto de que Siria es un país dependiente “de ayuda” (así cultivan las reacciones espectadoras en clave de “dependencia a intervención”). Y, la verdad, de lo único que depende es de que “sus amigos” dejen de maltratarla. Que la sedicente “oposición externa” con las garras afiladas llame a desmovilizar a sus puntas de lanza del interior: esa es la única “ayuda humanitaria” que mi Pueblo les exige masivamente en calles y plazas. Siria produce hoy, a pesar del bloqueo en suministros de piezas de recambio, el 70% de los medicamentos que consume, y aun exporta a terceros. No es cierto que Siria esté exigua de recursos: dejen trabajar a médicos y personal sanitario en lugar de asesinarles a quemarropa. Dejen de detonar centros de enseñanza y de enviar niños y más niños a los hospitales y a sus depósitos de cadáveres. Dejen de atentar contra los suministros energéticos. Se ahorrarán mantas. Se ahorrará en recaudaciones y en financiación a carniceros. Y la ONU tendrá que meterse donde le quepa las partidas de medicamentos caducados; sobre-stocks industriales del Complejo farmacológico transnacional, que lleva medio siglo colocando en “el 3er mundo”.

El Plan es reincidente una y otra vez: a Irak, por ejemplo, se le anduvo hostigando con aviación anglo-norteamericana a diario durante más de doce años, se le arruinó, se le esterilizó el suelo, y, reo entonces de dependencia alimentaria cuando antes había sido soberano, se procedió a chantajearle genocida-expoliador con el Programa ONU de “intercambio” “Petróleo por alimentos”. En Siria, a muchos de los asesinados no se les puede tapar con mantas: porque los terroristas sectarios tienen por costumbre descuartizar a sus víctimas y dejar en una bolsa sus cuerpos a trozos junto a los portales de la población, a quien así amenazan, humillan y destrozan emocionalmente en sus zonas urbanas raptadas. Según su creencia, así estarían privándoles de entrar enteros en el Paraíso, con lo que infligen un aberrante daño extraordinario a los familiares aún vivos.

Encima tiene una amiga mía que oír, a tanto ciego aquí “de buena voluntad”, preguntarle si su hermano, defensor de su Pueblo y asesinado por las Bandas paramilitares, estaba “con los manifestantes”. De nada sirve explicarles que los soldados no están presentes contra manifestantes; a quienes muestran a su aire y expresándose en medio de un ambiente distendido y celebratorio, las propias imágenes mediáticas “occidentales”. Sino que hay secuestro de barrios, al que los soldados tratan de enfrentar. Pues el ciego que ve desde dentro de Matrix y hacia adentro de Matrix, ve a una cabra, le dicen que ésta vuela, y la ve volando. Como ve a un blindado disparando, le dicen que contra “civiles concentrados”, y así lo ve él.

Carrileros del Imperialismo, a quien hacen la cama esperando de él calor que les catapulte hacia la hegemonía particularista sobre un redil cuyos trazos al fin sean esbozados con libertad por el Capital financiero: prescindan por una vez de sus ansias neotribal-confesionalistas, pónganse sin ambigüedades del lado del país vergonzantemente agredido, rompan su silencio hacia las atrocidades de los únicos verdugos reales de la patria y del Pueblo, pongan las manos fuera de la Siria libre y resistente al sionismo y a todas sus entidades; ésa es la acción humanitaria que les corresponde “implementar”. Toda otra, el Pueblo sirio se la vomita. Pero hablarles, a los tiburones, de ayuda HUMANITARIA, sea quizás pedirle peras al olmo.