// está leyendo...

América Latina

¿Hasta cuándo seguiremos los habitantes de América Latina manteniendo a los países del llamado primer mundo?

A comienzos del pasado octubre, en el contexto de la V Conferencia Italia – América Latina, que cada dos años convoca el gobierno del país europeo para los cancilleres y empresarios italianos y latinoamericanos, el subsecretario italiano de Relaciones Exteriores, Vincenzo Scotti, afirmó que se debe pedir la contribución de los países latinoamericanos, para afrontar la crisis económica del mundo desarrollado.

Desde 1492, cuando se inició la invasión de Europa a nuestras tierras, hemos financiado su desarrollo.

Durante 519 años han vivido de nuestras riquezas: el oro, la plata, el carbón mineral, el petróleo y el gas, y hoy en día otros minerales como el litio y el coltán; nuestro subsuelo ha sido saqueado sin reparos en los daños al medio ambiente, a sus pueblos y naciones.

Nuestras riquezas vegetales y animales y sobretodo NUESTRO TRABAJO, es decir, el sudor, la sangre, la vida de millones y millones de habitantes de este continente y de las islas del Caribe, convertidas en mercancía, han ayudado a financiar, las guerras contra nuestros mismos pueblos y la buena vida de esa parte del mundo que no nos ha dado más que miseria a todo nivel.

Las clases que han detentado el poder en nuestros países, aprendieron, se entrenaron, con los poderosos ejércitos de los países europeos y de Estados Unidos. El patrón de dominación que se instauró en América Latina desde los tiempos coloniales fue el de Europa Occidental.

Cabe preguntarnos ¿qué de bueno ha venido de Europa?

Es sabido que los grandes inventos como la imprenta, la brújula, el papel, no provienen de allá. Ni siquiera el ship, que ha acelerado el desarrollo de la electrónica salió de mentes de ninguno de esos países. Por algunas investigaciones se conoce hoy que incluso la llamada Revolución Industrial que tuvo lugar en Gran Bretaña, durante el siglo XVIII, se basó en las innovaciones tecnológicas desarrolladas por los esclavos de origen africano en las plantaciones de islas como Cuba, Martinica y Jamaica.

La deuda del primer mundo con los latinoamericanos y caribeños es inmensa. ¿Cómo pueden hoy pedir que les “ayudemos” a salir de su crisis?

Es cínica y grosera la afirmación del ex primer ministro italiano Massimo D’Alema de que, “al contrario del pasado, es América Latina la que se debe preocupar de una Europa en dificultad", y que “"Para superar la crisis, necesitamos de una relación económica y política fuerte con América Latina, con ese continente en fuerte crecimiento y terreno de nuevas oportunidades".

La dificultad que enfrentan sin lugar a ninguna duda se la buscaron ellos mismos al tomar el camino de un desarrollo voraz de su capitalismo. Hoy están atrapados en su propia red y como la historia tiene sus ironías, enfrentan no solamente una difícil crisis económica, sino también social y política, que nadie sabe cómo va a evolucionar.

Miran a nuestro continente y ven solo las oportunidades para solucionar sus problemas. Si permitiéramos que estrecharan más los lazos económicos y políticos nos ahorcarían.

Los pueblos latinoamericanos llevamos 519 años en crisis humanitaria, las estructuras que nos impusieron han mantenido y acrecentado día a día la pobreza, la falta de educación, de atención a la salud. La explotación anti ética de nuestros recursos naturales, nos conduce a una debacle ambiental.

Empresarios italianos, españoles, alemanes, y otros, están hoy tras nuestras fuentes de agua, la amazonía, nuestros minerales estratégicos son objeto de la histórica avaricia de los europeos y de la elite estadounidense.

¿A quién pedimos ayuda para palear nuestras crisis?

Solo hay una respuesta: a nuestros propios pueblos. Jamás la ayuda vendrá de quienes nos condujeron al subdesarrollo y la miseria, lo sabemos bien.

Solo la unidad y coraje de nuestras gentes, han logrado algunos gobiernos que están claros de las intenciones de los poderosos de los países desarrollados; en otros países, se acrecienta la resistencia y la lucha por nuestra independencia y la soberanía sobre nuestras riquezas y esta debe tornarse incontenible.


http://www.eln-voces.com/index.php?…

Ver en línea : ¿Hasta cuándo?